Res Pública

Tómbolas fiscales y laborales

La cercanía electoral y la curiosidad por las ofertas de los partidos nuevos han producido presentaciones de todo tipo que hasta ahora se resumen en cambios que no lo son tanto, son más bien ejercicios de power point para acomodar fichas en el tablero de lo existente, sin plantear modificaciones del marco general ya sea fiscal, laboral y no digamos institucional. Que lo hagan los partidos tradicionales, cuyas obras y trayectorias son conocidas así como sus resultados, no es raro, pero que participen de las mismas pautas los que se llenan la boca con el cambio resulta chocante y no dudo que desesperanzador para quienes creyeran que España, con el concurso de esas nuevas fuerzas, podía enfilar el camino hacia su reconstrucción política y económica.

Puede ser que resulte ilusorio pedir peras al olmo español, cuando éste ha venido padeciendo una gran sequedad de ideas

Puede ser que la premura electoral esté en el origen de la confusión y de las inercias que se desprenden de las primeras apariciones públicas de los partidos emergentes y que quizás habría que esperar un poco más para comprobar si hay proyectos nacionales o simplemente estamos ante el calafateado del modelo. También puede ser que resulte ilusorio pedir peras al olmo español, cuando éste ha venido padeciendo una gran sequedad de ideas, propiciada inteligentemente por quienes han ejercido el poder y que disponen de capacidad y de medios para intentar retenerlo. En fin, se trata de que el resumen de tanta parafernalia no se quede en que subirán el vino o el pan, como decían los castizos.

Juegos malabares con los mismos impuestos y paganinis

En el solar quemado por los años de castigo económico y social florecen los debates sobre fiscalidad, con la preocupación fundamental de seguir exprimiendo a los paganinis tradicionales, aunque se enmascare con proclamas efectistas de hacer pagar a ricos y grandes empresas, que todos sabemos lo que pueden dar de sí y el alcance que tienen. Pero, con ser significativo, no es eso lo que más me llama la atención: lo llamativo es que no se calibra cuál es el estado de la economía nacional y de qué manera se puede estimular su crecimiento real. De eso apenas se habla, porque se parte del error de creer que en el pozo hay agua abundante, capaz de seguir regando el Estado elefantiásico construido durante más de tres décadas. Hasta el momento, ni los partidos viejos ni los nuevos, salvo la excepción de UPyD que aboga por una reestructuración seria y cuantificada del modelo autonómico, se plantean cambiar en serio el statu quo, porque lo de las Diputaciones provinciales es una broma, lo mismo que lo del federalismo, sabiendo que el nudo gordiano del problema está en las Comunidades Autónomas, convertidas en fuente inagotable de clientelismo y de gasto corriente, sin un poder superior capaz de impedirlo.

Que los partidos viejos no se planteen cambiar, pase, aunque recogerán los frutos de su obstinación, pero lo de Podemos y Ciudadanos resulta bastante incomprensible

Que los partidos viejos no se planteen cambiar, pase, aunque recogerán los frutos de su obstinación, pero lo de Podemos y Ciudadanos resulta bastante incomprensible, porque con tal actitud quedan aguadas sus promesas regeneradoras o constituyentes y pierden justificación las levas fiscales que están planteando. Pagar más y siempre los mismos ¿para qué? ¿para seguir alimentando las fauces de un Moloch estatal incapaz siquiera de mover los resortes para estimular la economía? Creo que no es eso lo que esperan tantos españoles deseosos de cambios y de ver el fruto de sus esfuerzos fiscales que, a la postre, pueden terminar siendo baldíos en manos de unos meros continuadores de las prácticas tradicionales. En realidad, éstas son un refugio cómodo para los que, por miedo escénico o indolencia programática, no proponen cambiar el marco general, sin darse cuenta de que ello supone a corto plazo ser fagocitados o asimilados por ese régimen aparentemente agotado, pero con capacidad sobrada para engullirlos con sus prebendas y privilegios. Mientras no se demuestre otra cosa, se nos ofrece un guiso parecido al existente, salpimentado con una tómbola fiscal, cuyos premios caerán a la espalda de las clases medias.

Planeamiento económico y reglas de juego claras

Tómbola fiscal que se enriquece con piruetas en el terreno laboral, también aquí sin preocuparse de qué economía debemos cultivar y estimular para que surja el empleo saludable y abundante del que se habla pero que, visto lo visto, tardará en aparecer, para desesperación de millones de parados. Por supuesto que abrogar un marco laboral que estimula la precariedad y mira hacia otro lado con los abusos de las jornadas laborales y las horas extraordinarias sin remunerar, parece de sentido común, pero ello debe hacerse en el seno de un planeamiento general en el que empresarios y trabajadores asuman sus papeles con el objetivo irrenunciable de que la economía española recupere el pulso perdido. Por su parte, los poderes públicos, aparte de señalar qué sectores son prioritarios, deben recuperar a la inspección de trabajo en beneficio de la seguridad y de la estabilidad económica y social.

No hay que estrujarse las meninges para poner sobre el tablero español las ideas fuerza, pocas y claras, que permitan discernir a los electores

Desde mi punto de vista, no hay que estrujarse las meninges para poner sobre el tablero español las ideas fuerza, pocas y claras, que permitan discernir a los electores cuáles son los gatos y cuáles las liebres a la hora de enfrentar nuestros graves problemas nacionales. Problemas creados en gran medida por los que han gobernado que aspiran a seguir llevando la batuta y que lo conseguirán si los llamados planteamientos renovadores son los que hemos ido conociendo días atrás. Sería malo para todos, incluidos los que mantengan el poder, porque el problema español está muy lejos de haber entrado en la senda de su resolución.


Imagen: Moloch, de Charles Foster (1897)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba