Res Pública

Podemos y los programas

La llegada de Podemos a la política española ha despertado un interés inusitado por su programa en contraste con el poco interés despertado por los programas de los demás que, a fuerza de ser incumplidos, se han convertido para muchos españoles en papel mojado. El fenómeno merece atención, especialmente en un país poco aficionado a la lectura, y menos a la literatura política, porque demuestra la preocupación de la gente por el porvenir y la búsqueda ansiosa de remedios a los males que nos aquejan. Sólo por eso hay que dar las primeras gracias a los dirigentes de Podemos.

El fenómeno merece atención porque demuestra la preocupación de la gente por el porvenir y la búsqueda ansiosa de remedios a los males que nos aquejan

Me imagino que se esforzarán en presentar un proyecto realista y sencillo, sin concesiones a la ensoñación, obligando a los demás a retratarse sobre los asuntos que preocupan a la mayoría que, hasta ahora, está profundamente insatisfecha por la manera en que se administra la crisis española. Es de esperar que, en las vísperas de elecciones decisivas, seamos inundados de programas que obliguen a su lectura, aunque sea somera, para discernir entre ellos y calibrar quiénes tienen crédito y capacidad para llevarlos a buen término. Será una experiencia inédita en la política española que, como se dice ahora, confiemos que llegue para quedarse.

Podemos se examinará con todos los demás

Los causantes de las ansias programáticas, los de Podemos, sólo tuvieron tiempo de realizar un esbozo de intenciones con motivo de las elecciones europeas y es ahora cuando parecen enfrascados en preparar respuestas para las cuestiones domésticas o nacionales. Pero no olvidemos que los que se van a examinar no son sólo los de Podemos, también lo harán los demás que se diferencian de aquellos en que su cuenta de crédito está en las últimas, lo que les supondrá un esfuerzo mayor para recuperarlo.

Los de siempre están en lo de siempre y demasiadas veces se refieren a España como si fueran consultores de un país extranjero

De momento, los de siempre están en lo de siempre y demasiadas veces se refieren a España como si fueran consultores provenientes de un país extranjero, que nada tienen que ver con los problemas que han contribuido a causar y que teóricamente deberían resolver. Empiezan por no reconocer los errores e insisten, con matices, en mantener políticas incapaces de detener el agudo decaimiento de la economía y de la sociedad españolas, porque creen, a mi juicio infundadamente, que la crisis española es sustancialmente financiera. Puede que en otros países sea así, aquí no lo es, o no sólo.

España está sufriendo el fracaso de dos modelos, el político y el económico, caracterizado el primero por la construcción de un Estado clientelar y elefantiásico y el segundo por la desertización industrial y la concentración en el sector inmobiliario, con dosis agudas de especulación. Cualquier diagnóstico que ignore el carácter global de nuestra crisis estará incapacitado para ofrecer soluciones a la misma, que es lo que viene ocurriendo desde que estalló.

Por supuesto, las soluciones no son fáciles ni rápidas, pero en algún momento habrá que empezar a afrontarlas si queremos corregir nuestros males. Y eso es lo que da importancia al asunto de los programas, no únicamente al de Podemos, porque todos aquellos partidos y organizaciones políticas que soliciten el voto de los españoles tendrán que asumir que de ellos se espera que, además de ser administradores buenos y honrados, propongan qué modelo de país, tanto constitucional como económico, desean para las próximas décadas. ¡Ahí es nada!, pero a grandes males, grandes remedios.

Poca utopía y mucha sencillez y realismo

No es un problema de quitar un poco a los ricos para dar a los pobres, es mucho más que eso

Los señores de Podemos han arrancado el telón que cubría lo políticamente correcto, dejando al descubierto la endeblez del régimen del 78 para atajar los tumores que corroen a nuestra sociedad. Con esa actuación, ellos mismos se han cargado de deberes programáticos que habrán de responder a la envergadura de los males denunciados. Lo que cabe pedirles es que administren con prudencia los sueños, que analicen el tipo de sociedad en el que han de operar, que no es ni Bolivia ni Ecuador, y que no desdeñen la hipótesis de confesar nuestras vergüenzas a los socios de la Unión Monetaria para que nos echen una mano, y no precisamente al cuello, para enderezar el rumbo de éste país, ahora desnortado y decadente.

En lo económico, esto no es un problema de quitar un poco a los ricos para dar a los pobres, es mucho más que eso, se trata de crear las condiciones para que el tejido productivo se regenere y los ingresos públicos crezcan y sean bien administrados en beneficio de todos. Parece sencillo, pero a la vista está que no ha sido así. Por cierto, si se contrastan las intenciones esbozadas por Podemos con lo que proponía el PSOE en los años 1977 y 1979, éstos de Podemos son monjas ursulinas. Así es la vida.

Procede aprovechar los comportamientos pacíficos y tolerantes de los españoles para introducir savia nueva en el entramado público e institucional

En realidad, lo que se pide o espera de Podemos sería extensible a todos los demás, lógicamente con las diferencias ideológicas, según los casos. Cada cual verá, pero conviene insistir en que hay un denominador común que no se puede seguir ocultando más tiempo: lo que hay ha llegado a su final y procede aprovechar los comportamientos pacíficos y tolerantes de los españoles para introducir savia nueva en el entramado público e institucional, conformando un Estado distinto, ajustado a la realidad, que no olvide a los débiles y que genere confianza y orientación suficientes para que la iniciativa privada se sienta con ganas de apoyar el proyecto de construir un país educado y trabajador. Una tarea inmensa, que requerirá años, ojalá que menos que los utilizados para conducirnos a la crisis actual.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba