Reflexiones de una asesora independiente

Emprendimiento social: introducción a la economía colaborativa

A principios de los años 70 William Drayton viajó a la India y despertó en él la inquietud por cambiar la manera de hacer las cosas. Acuñó el concepto de “emprendimiento social” y años más tarde fundó Ashoka (organización de la que hablaremos en las próximas líneas). Es un tema de actualidad, pero que lleva más de 40 años presente en la mente de muchos. Incluso si vamos más allá personajes  tan ilustres como Gandhi o Luther King por citar algunos fueron emprendedores sociales. ¿Somos tú y yo emprendedores sociales?

“Un emprendedor social es aquella persona que provoca un cambio importante y sistémico para la sociedad y que además está comprometido con el bien de todos”. Son palabras del ya mencionado Bill Drayton, Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2011 y creador de Ashoka, la organización independiente y sin ánimo de lucro de emprendedores sociales más grande del mundo. Esta asociación busca emprendedores sociales por todo el planeta bajo el lema “Todos podemos cambiar el mundo”, entendiendo que cada persona es un potencial actor de cambio.

El emprendimiento social no discrimina entre lo público y lo privado, con o sin ánimo de lucro…Es ahí donde radica la esencia y el atractivo del concepto ya que no importa la forma, sino el fondo; dedicarte con tu ONG a colaborar con obras sociales o por el contrario orientar tu negocio privado a reinvertir los beneficios en algo que reporte valor social, medioambiental o financieramente ético. ¿Podemos hacer mucho más en la coyuntura actual? Como hemos comentado, hoy en día tenemos muchas más herramientas, reduciéndose todas a internet. La colaboración implica relaciones interpersonales, que se han intensificado a través de la red en general y de las redes sociales en particular. En la actualidad tenemos infinidad de proyectos, desde proyectos con África y países subdesarrollados (proporcionar bicicletas a los niños que tienen la escuela a varios kilómetros de sus casas, conexión a internet más rápida que redunde en información instantánea hasta modelos de negocio basados en consumo colaborativo. El país más involucrado en lo que emprendimiento social se refiere ha sido Estados Unidos, siendo Francia y Reino Unido en Europa los más activos actualmente.

En España parece que cada vez nos vamos concienciando más de que es posible un modelo de negocio en el que, además de obtener beneficios, el fin de esos beneficios o parte de ellos sea invertirlos en mejorar su entorno y dar ejemplo. Estamos acostumbrados a utilizar patentes, diferenciarnos para no ser copiados…Tal vez la solución sea poder ser imitable y crear modelos imitables para que todos podamos realizar buenas prácticas y predicar con el ejemplo. En un entorno tan aséptico como lo es el financiero a veces es difícil de darle forma a todo esto que estamos hablando, pero desde AFS creemos en el Win – Win (todos salimos ganando) y ponemos todo lo que está de nuestra parte para que así sea, siempre de una forma responsable y con valores representados en el texto que has leído en estos minutos.

Queremos finalizar este artículo repleto de referencias y citas con Gandhi, que decía: “La transformación personal y la social han de ir de la mano; sólo un grupo de personas trabajando juntas con disciplina y persistencia podrá ser capaz de combatir la injusticia”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba