Punto de equilibrio

Los mercados se vuelven a cerrar para España: ¿otra vez suspirando por Draghi?

Empiezo por aclarar que no hablo de Bárcenas ni los sobres ni esas cosas, porque lo del ex tesorero es sólo una anécdota en un modelo en el que la corrupción es estructural y está capilarizada, tanto desde las instituciones (Corona, partidos, gobiernos locales…) como en el mundo privado. No sólo lo público está podrido, también tienen una gran parte de culpa los presidentes de empresas Ibex que siguen haciendo lo que quieren aunque la compañía no sea de ellos, los empresarios que no pagan impuestos y que disponen de la caja como si fuera su propio bolsillo, dejando a deber a proveedores, empleados… La corrupción está en lo público y lo privado.

Hace falta una reforma institucional y constitucional, con listas abiertas, otra ley electoral, fin de la inmunidad parlamentaria, nueva gente, nuevos partidos, etcétera. Ni me siento capaz ni soy la persona indicada para plantear un paradigma de futuro para los próximos 30 años, que es lo que de verdad necesita la sociedad, más allá de dimisiones e investigaciones (que también).

Simplemente quería aprovechar la oportunidad que amablemente me brinda esta columna para hacer una reflexión sobre libre mercado y corrupción, bajo la sospecha de que los inversores le han cerrado la espita a España. Y si no lo han hecho aun, ojito, porque falta el canto de un duro. 

Chiste sobre Draghi

Luis de Guindos, un hombre de mercados de toda la vida, le echó alquitrán político ayer en el Consejo de Ministros a la duda de si los inversores habían penalizado a España por la corrupción, a tenor del día y medio a la baja que sufrían las cotizaciones: “no, porque la prima de riesgo se mantiene y si cae la Bolsa es por el levantamiento de los cortos”. Una respuesta manipulada, porque también conviene aclarar que si la prima de riesgo no se amplía es por la put de Draghi, consistente en la promesa de compra de todos los bonos que sean necesarios para evitar que se disparen los diferenciales. Todavía no ha hecho ni una compra real, pero ha logrado el efecto deseado, ofreciendo oxígeno a los países periféricos con sólo unas palabras ("Haré todo lo que sea necesario..."). ¿Saben aquel que diu que a la ‘put de Draghi’ le llaman la ‘putLewinsky’, porque es una put oral? Ustedes perdonen la licencia.

Puede decirse, por tanto, que el presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha prohibido verbalmente los cortos sobre la deuda, demostrando que, como hombre de Goldman Sachs, conoce el funcionamiento de los mercados.

Sobre las posiciones cortas, la CNMV y la propia BME deseaban levantar el veto, mientras en Economía no tenían la menor gana, para no volver a las andadas como desgraciadamente ha ocurrido. La bolsa y el regulador, por el contrario, desean un mercado libre de ataduras, entre otras cosas porque a BME le van bastantes ingresos en ello. En el lado de los que también quieren el levantamiento están las grandes compañías, sobre todo los bancos, quienes tienen potentes mesas de brokerage para ganar dinero con esos cortos y además, se benefician de la sensación de chicharros que emanan los banquitos pequeños, a merced de cuatro hedge funds desalmados, mientras ellos son acorazados invencibles.

Guindos no puede presumir de que la prima de riesgo sigue estable por los esfuerzos del Gobierno. Permanece (relativamente) tranquila porque a ver quién es el guapo que se atreve a ponerse corto sobre la deuda y que los barra el BCE de un plumazo. Hay gente que ha ganado un dineral con los bonos en meses recientes, pero también quien ha perdido.

En Bolsa, hay caos de nuevo porque una vez levantados los cortos, la oportuna crisis política, que no por sabida anteriormente ha causado menos revuelo, les da motivos para poner de nuevo a España en el disparadero. Esta luz verde ha tenido el don de la oportunidad.

El levantamiento de los cortos llegaba ante el buen tono que mostraba la inversión extranjera, sobresuscribiendo emisiones y empujando la Bolsa. España tenía los mercados abiertos. No faltaba quien decía que eso era definitivo y que no se esperaban ya grandes sobresaltos en la Eurozona. Podía levantarse la prohibición porque había por delante un entorno de normalidad sostenible, aparentemente.

Es cierto que los bancos españoles no están para tirar cohetes, pero también en Holanda han tenido que intervenir el SNS, en Francia el Credit Agricole anuncia pérdidas imputables al ladrillo de más de 3.000 millones, en Italia hay un escándalo con el Monte dei Paschi y Merkel insiste en que nadie puede decir nada de sus landerbanks, con Alemania entrando en recesión. No se han conocido grandes novedades económicas negativas. En enero no ha emperado la situación económica, más bien al contrario. Era el momento de probar en un mercado sin trabas. 

Un show

Pero en estas ha estallado ‘el show de Bárcenas’ y se ha liado otra vez. La marca España está seriamente tocada y los inversores o nos dan la espalda o nos atacan. Me encantaría ver a corporaciones españolas saliendo a emitir con tipos razonables. Ojalá me equivoque, pero me apuesto lo que quieran a que se lo van a pensar un poco. Ayer salió Ence, pero era una operación pre-Bárcenas, con bonos a 7 años al 7,5%. Menudo diferencial. La Bolsa, que había comenzado enero vaticinando máximos en contratación de muchos meses, finalizó con unos 67.000 millones, que no está mal, pero no supera con creces las marcas anteriores, que era lo que se esperaba. El dinero ha pegado un frenazo claro. 

Un importante economista, cuyo nombre me guardo porque le hice un atraco por mail a últimas horas de ayer, me contestaba que "las fuertes caídas de bancos ayer y hoy son mala señal. Los itraxx bancarios senior han subido 25 pb en las ultimas semanas y el subordinado 60 pb. Encima, acabamos de devolver LTRO y levantamos los cortos, esto es la ley de Murphy. Tiene pinta que la euforia de enero se acabó".

La cosa está en ver si esta crisis coloca otra vez a España en el ojo del huracán, con mercados cerrados, inversores descontando elecciones y tumultos sociales y, por supuesto, los cortos atacando, o si se logra frenar esto, recuperando el tran-tran alcista de hace poco. Si ocurre lo primero, estaremos de nuevo al 100% en manos de Draghi y eso es una horrorosa noticia. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba