Punto de equilibrio

Una gran fuente de irregularidades autonómicas

Habría que hablar mucho de unos instrumentos que han sido un auténtico coladero de despilfarro, corrupción y amiguismo: los fondos de capital riesgo autonómicos. Apenas se habla de ellos, por desgracia, pero son un claro síntoma de lo que han sido estos tiempos. Los hay en prácticamente todas las regiones y no pondría la mano en el fuego por ninguno.

Existen muchos ejemplos, pero vayamos al último. En el escándalo de la ‘trama de las ITV’ barcelonesas, las informaciones publicadas así como las investigaciones judiciales, apuntan a presuntas relaciones inadecuadas entre Oriol Pujol y dos señores relacionados con la gestora Alta Partners. En la página web de la entidad destacan subrayan que son una firma de capital riesgo, con todas las de ley, “registrada en la CNMV”.

Yendo al registro del regulador, se puede ver que Alta Partners tiene como consejero delegado al imputado Sergio Alsina y sólo tiene un fondo registrado: ‘Inversions en Innovacio a Catalunya, FCR’, cuyo nombre no hace falta traducir. No hay la menor información de este fondo en Internet o al menos no la he encontrado, pero si la innovación va por esos derroteros…

Podemos hablar de Catalana D´Iniciatives, otro vehículo promovido por el Institut Català de Finances y en el que están desde el primer momento como inversores Telefónica, La Caixa, Repsol, Sabadell, BBVA, la CAM, FIATC...

"Toca poner"

Tampoco se sabe demasiado de ese vehículo, salvo que partió con un capital inicial de 41 millones y que lo impulsó con fuerza el tripartit. Una persona que ha estado involucrada en dicho instrumento desde una de las empresas accionistas me comentaba que “llegaron desde la Generalitat y nos dijeron que 'tocaba poner’. Nosotros, 10 kilos, otros 5… y así, cada uno lo que le correspondía. Un día te daré su cartera, te explicaré los criterios de selección y analizaremos los éxitos en la inversión”. Promete. 

Eran otros tiempos, claro, porque hasta hace no tanto el dinero fluía que era un escándalo y ahora 5 o 10 millones de euros son un dineral. Con ellos se pueden hacer muchas cosas en estos días de zozobra y penalidades. Pero entonces se trataba de dinerito fácil aportado por los excedentes de las compañías que tenían que llevarse bien con los poderes locales. A partir de ahí, a mangonear desde el fondo, ¿o sino por qué son cambiados los ejecutivos de estos instrumentos cada vez que han variado los gobiernos regionales? Porque son ideales para los políticos: reparten dinero de manera conveniente a grupos afines con la excusa del desarrollo local y el impulso del sentir nacional. Eso, si no hay casos más flagrantes de cobros de comisiones, tráfico de influencias etcétera. 

En el sur, peor

No hay que centrarse exclusivamente en Cataluña, aunque como la región es ahora un hervidero de tensión es donde más 'cantan' estos asuntos.

Más al sur, hace poco menos de un año estalló el escándalo de Invercaria, sobre el que parece haberse echado un estúpido velo. Las elecciones andaluzas han pasado, el PP no ha ganado y parece que ya no hay tanto interés con ese asunto, como también parece haberse enfriado el asunto de los ERE de la Junta y la Trama de la Sierra de Sevilla.

Podría decirse que esto son rescoldos de un pasado que todavía no terminan de apagarse, pero a finales del pasado año, es decir, hace dos semanas, Extremadura registró otro fondo autonómico. ¿Otro más? ¿Los fondos profesionales no consiguen levantar dinero pero siguen aflorando estos instrumentos? Quiero creer que se trata de un viejo proyecto aparcado, que aparece por cuestiones burocráticas más que otra cosa. 

No quiero poner en duda la honorabilidad de nadie a priori, pero sinceramente, ver que en 2012 siguen apareciendo este tipo de vehículos promovidos desde instituciones públicas me parece un festival.

Constituyen un ejemplo más de lo que ha sido la política autonómica en todas partes: un invento manejado por politicastros profesionales que han hecho y deshecho a su antojo, amparados en reivindicaciones autonomistas o nacionalistas. Resulta vergonzoso ver cómo es imposible que se reduzcan los gastos en las CC AA pese a las eternas proclamas y la insistencia de los organismos internacionales.

Revisar lo importante

Es cierto que hay que revisar el sistema de financiación autonómica, pero para investigar las tropelías que se han hecho en las 17 CC AA. ¿Cómo se deben sentir los trabajadores de Telemadrid (80% a la calle) viendo cómo, sin embargo, sus compañeros de TV3 mantienen sus puestos, porque ERC no está dispuesta a quedarse sin corporación y ya le ha dicho a CiU que nada de despidos ni mucho menos cierres? El govern tendrá que pagar unos 250 millones de euros cada año o más para mantener ese coloso, aunque conviene recordar que Catalunya ha apelado al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) estatal y seguirá haciéndolo. Mientras tanto, siguen televisando los partidos del Barça, aunque los emita a la vez también Telecinco. ¿No hay algo que falla aquí?

Estos instrumentos no han sido más que vehículos políticos con factura a cargo de las empresas, en una prueba más de esa relación lamentable entre lo público y lo privado. Las CC AA otorgan favores a las grandes corporaciones, pero de vez en cuando pasan el sable y toca retratarse. Luego, aparecen invercarias, itv´s, etcétera… Esto sí que hay que revisarlo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba