Punto de equilibrio

La Merkel empieza a hartar al personal

Países buenos y malos. Ya sólo queda Alemania como virtuosa y es ahora la encargada de afearnos a todos nuestra mala conducta y decirnos lo que tenemos que hacer, no vaya a ser que el Banco Central Europeo (BCE) no nos defienda de los ataques a la deuda y nos impida refinanciar el complicadísimo 2012 que afronta todo el mundo.

Del pelotón de los buenos se cayó primero España, abochornada por unas cifras de paro que parecían impensables, Italia, señalada por el dedo acusador de unos mercados hartos de las gracietas de Berlusconi e incluso Francia que, a la chita callando ya tiene el mismo diferencial de España antes del verano. Sarkozy ya no es digno de posar con suficiencia junto a la canciller, Ángela Merkel, para decir qué tienen que hacer los estados infectados. Más bien, debería poner sus barbas a remojar.

La alemana se ha convertido en líder de ese Matrix que nos asfixia, y que pregona que de esta crisis sólo se sale con austeridad, recortes y, en definitiva, pasándole la factura al ciudadano. Seguro que mucho hay de eso, pero se hace muy duro ver cómo se rescatan a las entidades financieras que, a su vez, esconden sus pérdidas cual tortugas metidas en sus caparazones. Con eso no se ha hecho nada serio desde la quiebra de Lehman Brothers, pero a cambio, el paro de ha disparado, los bonus e indemnizaciones de los banqueros son vergonzantes, se han tocado las pensiones, se ha bajado el sueldo a los funcionarios...

En España, es patético contemplar cómo las cajas fusionadas siguen presentando beneficios trimestrales que no hay quien se crea… CCM, hasta 10 minutos antes de su intervención, también ganaba dinero, oficialmente.  

Nadie habla de aflorar las verdaderas pérdidas del sistema financiero de una vez, incluyendo los hiperapalancamientos existentes. Ni que hay que reducir balances de la banca. Es preciso que haya  menos entidades, además: una vez afloradas todas las pérdidas, habrá que gestionar las que sean viables y cerrar las que no lo sean, con relevos fulminantes en la gestión.

Denigrante

En este sentido, ha sido denigrante ver en España cómo los ejecutivos de las cajas quebradas se han ido con los bolsillos llenos y cómo las entidades que están fusionándose no salen adelante porque están inmersas en una lucha de guerrillas, para ver qué facción se impone o, al menos sobrevive.

Hay que parcelar las áreas de actividad de la banca (comercial,corporate…) y poner coto a los derivados que, entre otras cosas, son los responsables de que tengamos las materias primas (energéticas y alimentarias) por las nubes, a pesar de que los países están en contracción económica y, por tanto, no presionan la demanda. La economía sintética es la que ha permitido este apalancamiento, que se traduce en inflación artificial.

Y ahora la Merkel sale pidiendo reformas urgentes en Italia, mientras va a tutelar las de Rajoy. Nuestro futuro presi (veremos el día 20), ya la ha tranquilizado, asegurando que recortará todo y con las pensiones tampoco se le irá la mano.

No me fastidie usted, señora. Usted está en la cima del mundo y podría tener un discurso algo más aguerrido. Cada vez existe más la sensación de que lo que quiere es presionar a todas las economías para salvar la suya, que no está nada boyante, por cierto. A las palabras de Juncker me remito. 

Y, hablando de banca, ¿no dice nada de ese Deutsche Bank mega apalancado, que tiene todo lo malo de la banca europea y la estadounidense?

No me gusta un pelo el cariz que están tomando los acontecimientos. La Merkel hace y deshace, exigiendo austeridad a todos los países y usa el Banco Central Europeo (BCE) como instrumento de presión. Al menos,Zapatero (para lo que le queda en el convento) le dijo al propio BCE que a ver si apoya algo a los países periféricos, ya que estos le han cedido la soberanía monetaria. 

Necesitamos políticos que aboguen un poco más por la sostenibilidad y rompan el actual status en el que unos pocos exprimen el limón económico, se quedan con las ganancias y pasan la factura al resto. Ya no es una cuestión de justicia social ni esas cosas, es de lógica: a la vaca no sólo puedes ordeñarla, también tienes que sacarla a pastar y dejarla que camine a sus anchas por el día. Pero mucha gente empieza a estar harta ya del papel de la Merkel exigiendo sacrificios a todo el mundo, sin proponer nada a cambio.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba