Punto de equilibrio

Hablar de un escándalo del que nadie habla

Estamos todos con la cuestión financiera, la crisis de deuda, las medidas de austeridad, el corte de pelo que nos va a dar la Merkel y todo eso, y nadie habla de un asunto que es un escándalo mundial: el encarecimiento artificial de todas las materias primas, empezando por el petróleo que tanto nos estrangula a la hora de poner gasolina.

No se escuchan voces sobre el tema, aunque es uno de los graves causantes de la crisis o el estancamiento económico y, seguro, de la hambruna mundial que ha rebrotado, cuando parecía que era una cosa superada, de los años ochenta. En plena contracción económica global, con un deplorable auge de la pobreza incluso en economías desarrolladas y sin grandes vectores industriales ni de consumo en ninguna parte, ¿cómo es posible que el crudo esté a 110 dólares el barril? ¿Por qué tenemos las gasolinas en máximos históricos? Es un escándalo mundial. La ciudadanía las pasa moradas con la que tiene y encima le pisan el cuello con esto.

La explicación es bastante simple, dentro de la complejidad: hay una especulación en derivados formidable, alentada, por supuesto, por los países productores y los cárteles. O sea, en manos de Goldman Sachs y la Opep. Qué desastre.

Todavía no he encontrado a nadie que me sepa explicar por qué los precios finales de los combustibles están al mismo nivel que hace tres años, cuando en julio de 2008 el barril se fue al entorno de los 145 dólares. En aquellos momentos la especulación fue brutal y obligó a los presuntos reguladores a que se hicieran públicas las posiciones no comerciales sobre contratos de crudo. El resultado fue que en apenas cinco meses el precio bajó a casi 40 dólares, por cierto, coincidiendo por medio con la quiebra de Lehman, Bear Stearns y demás bancos de inversión que hubo que rescatar.

Calentando el precio

Dicha locura álcista provoco grandes movilizaciones de colectivos profesionales, que sofocó Rubalcaba a golpe de porra. Ahora ni eso. Me llevan los demonios cuando veo artículos como este, en el que se puede ver a los inefables Goldman calentando de nuevo el precio del crudo, anunciando la vuelta a precios de 2008 el año que viene. Quisiera saber qué posiciones propias tiene esta firma en futuros sobre el Brent.

Hay mucho dinero recalentando las materias primas, con lo que eso significa en términos de inflación diferida por doquier. Nadie habla de eso, nadie propone unos mercados de materias primas más transparentes, incluso sin componentes especulativos. El que compre a futuro, que sea porque cree que así se abastece mejor, no porque quiera calentar una cotización y revender posteriormente un simple activo financiero.

Salir de la crisis pasa por muchas cosas, no sólo por rebajarle el sueldo a los funcionarios, recortar las pensiones o ajustar el déficit. Pasa por una urgente reforma financiera que incluya estas cuestiones. ¿Cómo van a recuperarse los tejidos industriales con esta especulación sobre las fuentes energéticas?

Lo fuerte del tema es que ni la pretendida revolución en Libia, ni un Chávezhecho polvo que ha mutado hasta convertirse en un clon perfecto de King África, ni toda la conflictividad en Egipto o Turquía han tenido ningún efecto relevante en los precios. Ni la han disparado, ni la han hundido, lo que prueba el escaso efecto que tienen las cuestiones de economía real en los mercados.

Es una absoluta decepción que ni en la Eurozona ni en EE UU se escuche una palabra sobre este asunto. Será que los políticos están conformes con la situación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba