Punto de equilibrio

El Gobierno debe dar un giro a la derecha

Palabras políticamente poco aceptables, ya que en este país está bien visto decir que se es de izquierdas, pero no al contrario. El PP se ha pasado de frenada en los últimos tiempos y sin duda lo saben.

El discurso de Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy de proteger del débil y al desprotegido es magnífico. En serio. No por ser de derechas se tiene que desmontar un sistema de solidaridad y cohesión social que durante tantos años ha sido más o menos eficaz. Estamos en el Siglo XXI y el liberalismo debe estar basado en la libertad de oportunidades y el menor intervencionismo posible, no en convertir el mundo en una jungla donde impere la ley del más fuerte y los débiles caigan sin más. Entre otras cosas, porque al final suele imperar la ley del más corrupto.

Pero hay una cuestión que no entiendo cómo no aborda un Ejecutivo en el que Luis de Guindos y Cristóbal Montoro son los hombres fuertes de lo económico: potenciar el ahorro.

Debido a la crisis, a los españoles nos han metido la mano en la cartera, con una subida de impuestos que, probablemente, era inevitable. De acuerdo. Se puede aceptar, ante el panorama desolador recibido. Conviene no olvidar, además, que nada más ganar las elecciones Rajoy, la UE estuvo a punto de irse al garete por un colapso financiero que obligó a una intervención concertada de los bancos centrales, tras la que llegó el ya famosísimo LTRO.

Eso ha arreglado más o menos las cosas por el momento: las subastas del Tesoro se han colocado de manera aceptable e incluso el Gobierno ha preparado una línea ICO para facilitar a los Ayuntamientos los pagos a proveedores. Se ha ganado tiempo, pero los problemas estructurales permanecen.

¿Por qué no fomenta el ahorro el Gobierno? Si tiene que apretarnos el irpf, que lo haga pero ¿no se dan cuenta del efecto positivo que tendría facilitar la fiscalidad de los depósitos, fondos de inversión y de pensiones?

Si la gente se animara a tener el dinero en la cuenta corriente porque así aligeraba algo su factura fiscal, los bancos respirarían algo sin tener que emprender guerras de pasivo kamikazes. Sus cuentas mejorarían y el crédito iría mejor. El dinero estaría en vena de la economía. 

España sufre un problema monumental de deuda, que sólo se saldará con ahorro, no con chutes de liquidez ni fusiones bancarias atropelladas.

Resulta un poco penoso ver cómo los bancos están echando cuentas a toda prisa para ver quién tiene que ser su próxima pareja. Este mes puede acabar como los periodos de fichajes de fútbol en invierno: con negociaciones in extremis 10 minutos antes de las 0,00 horas. No es muy serio, ¿no?

En cambio, fomentando el ahorro, el PP habría tomado también una medida de derecha moderna, sensible con la economía (la economía de las fortunas, pero también la de la pyme o la del asalariado) y realmente estructural. En cambio, le ha metido un rejoncillo al ahorro del 19% al 21%. Fue justo lo contrario que hicieron en el 96.

En serio, si consiguieran que subiera con fuerza el dinero colocado en depósitos, fondos de inversión y de pensiones, las cosas mejorarían. Y eso casa perfectamente con un sistema público de protección social. Sería bueno que los populares no olvidaran tanto sus raíces.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba