Punto de equilibrio

Botín & cía pelearán por los convertibles

La banca española, lo que en los últimos tiempos parece equivaler a ‘Emilio Botín y los demás’, peleará que los convertibles computen como capital, una vez que parece que han logrado que no haya ‘tabla alta’ con los ratios de solvencia. Es cierto que en los últimos días todas las entidades se han movilizado públicamente contra las exigencias de la autoridad bancaria europea, pero también que lo han hecho después de que el presidente de Santander montara un buen pollo en su ciudad financiera delante de toda los prebostes regulatorios bancarios.

Un asunto capital, nunca mejor dicho, que afecta a la práctica totalidad del sistema español (aunque a Santander más), ya que todos emitieron en su momento para reforzar su solvencia, de acuerdo con las exigencias de Basilea III. Desde las filas santanderinas reconocen que si los 7.000 millones emitidos para comprar ABN Amro dejaran de computar, el ratio de solvencia del 9,1% (aprobado raspadillo) les caería en un punto más o menos... lo que les forzaría, probablemente, a otra ampliación de capital. Y están los mercados como para apelar más a ellos. 

Algo parecido, aunque en menor medida, puede decirse de los demás, empezando por BBVA, siguiendo por Bankia etcétera. Por ahí venían los tiros cuando Botín dijo que había exceso de regulación y de cambios, y que había que dejar que las leyes recientes surtieran su efecto. Vamos, que se dejara de marear la perdiz durante un rato. 

Claro, ¿ahora resulta que Basilea III no vale? Pues los bancos se movilizaron para adaptarse a ese marco. Seguramente, si no hubiera sido por eso, Santander no habría emitido esos convertibles, que precisan ahora que la acción doble (y aun más) para que el bonista recupere el principal. Además de ese problema, ¿resulta que ahora no le va a valer ese dinero para que compute?

Surge aquí de nuevo ese concepto que se usa más en el sector energético que en otros, que es el de inseguridad jurídica. No se pueden cambiar las normas de juego cada cuarto de hora, porque así no hay quien juegue.

Por eso, permanezcamos atentos a la pantalla, ya que la anulación de los convertibles es una cosa que no gusta nada a la banca española, empezando por Santander. Aunque se quieran cambiar las normas del juego, el partido no ha terminado todavía y si juega Botín habrá sorpresas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba