Psiconomía

La nueva guerra europea: yihad 3.0

Los atentados ocurridos en Francia este viernes permiten extraer ya conclusiones sobre el nuevo modo de actuar del yihadismo en Europa. Los expertos anti-terroristas definen la que se ha inaugurado en París como la “tercera yihad”, tal y como la plasmaba Abou Moussad al-Souri en un manifiesto titulado “Llamada a la resistencia islámica mundial”. En ella se plantea superar la emprendida contra la Unión Soviética en Afganistán y contra Estados Unidos tras Irak, con una cabeza centralizada en Osama Bin Laden. La nueva “guerra santa” en Europa va a parecerse de ahora en adelante mucho más a la que viven países como Siria o la que vivió Bombay, India, en el año 2008.

Al menos tres nuevas características definen el nuevo tiempo que abren en Europa los atentados de París.

  • En primer lugar, los terroristas han dejado de apuntar a un símbolo nacional sino que han lanzado un ataque contra la población en general, distribuida por tres escenarios diferentes y mucho más difusa. La respuesta a ese tipo de violencia hace la prevención mucho más difícil ya que, hasta ahora, las fuerzas de seguridad se habían reforzado en aeropuertos, estaciones de tren e iconos nacionales ante la amenaza terrorista. A partir de ahora, esa amenaza es más difusa.
  • En segundo lugar, el terrorismo ha dejado de perseguir los objetivos habituales: periodistas blasfemos (como en el caso de Charlie Hebdo), judíos (como el atentado de Hypercacher) o fuerzas del orden para pasar a atacar a un objetivo mucho más amplio: el de la sociedad en su conjunto.
  • En tercer lugar, ya no son lobos solitarios los que atentan de manera más o menos aficionada y más o menos desafortunada. Los que han actuado en esta ocasión son operativos típicos de zonas de guerra similares a los que golpearon Bombay en 2008, cuando durante 4 días atacaron restaurantes, museos, hoteles y zonas turísticas. Los tres equipos de terroristas que han golpeado en esta ocasión estaban equipados con el mismo tipo de armas y con los mismos chalecos explosivos con idéntica composición de peróxido de nitrógeno e iguales baterías y detonadores.

Esos tres cambios significativos marcarán el corto plazo para los expertos en seguridad y contra-terrorismo a los que se vuelve a ofrecer el atajo de recortar de nuevo las libertades. Ese atajo lo recorre ya Nicolas Sarkozy que apuesta por romper la unidad política y por impulsar una “Patriot Act francesa” que incluya la prohibición de visitar webs yihadistas o la prohibición de viajar a ciertos destinos. Su argumento es que uno de los sospechosos, Ismaël Omar Mostefaï, un francés de 29 años, viajó a Siria entre el otoño de 2013 y la primavera de 2014 antes de integrarse en una célula salafista. Sin embargo, puesto que el objetivo terrorista es el de atacar a la sociedad en su conjunto, achicar el perímetro de las libertades actuales parece más bien alimentar su objetivo que solucionar el problema.

El MAPA DEL ISIS

La clave para combatir el nuevo terrorismo está en su financiación: son necesarios más controles financieros

Tampoco parece razonable el cierre de fronteras a los refugiados sugerido por algunos responsables de la derecha europea con el argumento del pasaporte sirio que portaba uno de los terroristas y cuya autenticidad todavía está por confirmar. Los refugiados no son terroristas sino víctimas que huyen, precisamente, de los mismos atentados ocurridos en París. Ésta es una cuestión de seguridad, no de inmigración ni de refugiados.

La solución, pues, pasa por un aumento de la presencia policial y militar a corto plazo. Pero, sobre todo, la nueva era que inauguran estos ataques exige una respuesta mucho más urgente: el control de la financiación de ese nuevo terrorismo. ¿Quién ha financiado las actividades de este fin de semana? ¿Cómo ha entrado ese dinero en Europa y cómo pueden las autoridades económicas no haber detectado su rastro? Desde ahora mismo, mucho más urgentes que las tropas en la calle son necesarios refuerzos en los controles contra el blanqueo de capitales, la evasión de divisas y los circuitos de financiación paralelos. Sólo así se controlará el cambio de paradigma de un terrorismo que ha dejado de buscar en Siria o Irak el califato o el Estado islámico mediante atentados en Beirut o Líbano como los de los últimos meses para convertir Europa en el nuevo campo de batalla.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba