Elecciones en Cataluña

Puigdemont rechaza pedir asilo en Bélgica y acepta las elecciones del 21-D

“No vamos a escapar a la acción de la Justicia”, ha declarado Carles Puigdemont en su comparecencia en Bruselas en las que se comprometió a respetar el resultado de las elecciones del 21-D y ha animado a los catalanes a luchar por la independencia.

Puigdemont no se exilia en Bélgica pero, de momento, no vuelve a España. "No se dan las garantías". En su atropellada conferencia de prensa en Bruselas, arremetió contra la presunta 'vilencia' empleada por el Gobierno español contra la causa de la independencia, ofreció la iamgen de un pacifista obligado a salir de su país y se comprometió a respetar el resultado de las elecciones convocadas por Mariano Rajoy para el 21D. Pidió a Europa que comprenda la buena fe de los sepratistas y demandó a la sociedad catalana paciencia, prudencia y moderación porque "este camino va a ser muy largo"

El expresidente de la Generalitat, en tono severo y preocupado, hizo una recapitulación de lo ocurrido desde el pleno del 'Parlament' del viernes hasta su aparición en Bruselas el pasado lunes. Denunció que que el Gobierno español desató entonces una "ofensiva sin precedentes" contra los políticos, los funcionarios de la administración catalana, al tiempo que se conoció la presentación de una querella del fiscal con penas que podrían sumar 500 años de cárcel contra los mimebros de su 'Govern'. En este sentido, ha dicho que "acordamos unánimemente que el Gobierno priorizaría prudencia y moderación"

Rodeado por varios de sus ex 'consellers', señaló que, a pesar del 155, no renuncia a su condición de presidente del Gobierno catalán y puso especial énfasis en subrayar la agresividad del Estado, con ejemplos como los 600 alcaldes demandados, la violencia contra los manifestantes el 1-O, los ataques a gente de edad para impedirles el derecho a voto, la presentación de demandas del fiscal. Todo esto “nos ha obligado a adoptar un plan de trabajo en el que se priorizaba evitar la violencia, porque siempre hemos apostado por la paz y el diálogo”. El victimismo fue, en efecto, el hilo conductor de su mensaje que puede ser entendido como el primer acto electoral de su formación.

"No se puede construir la república desde la violencia"

Con la mirada puesta en las cancillerías europeas, Puigdemont recitó, una y otra vez, su apuesta por la paz y el diálogo, porque “no se puede construir la república desde la violencia. Si lo quiere el Estado, será su decisión. No nos puede arrastrar a nosotros a ello, todo el espectro soberanista lo ha rechazado.  No hemos obligado a los funcionarios a tomar partido como colectivo. Si esta actitud tiene como precio ralentizar la república es un precio razonable”. En suma, que no ha sacado adelante la declaración de independencia y que no la ha llevado a la práctica para evitar males mayores, dada la agresiva violencia con que se ha manejado el Gobiernod e Rajoy.

No aclaró por cuánto tiempo se mantendrá en Bélgica, pero por ahora no se dan las condiciones. Será la justicia o la policía española quien deba ir a buscarles, dio a entender. La estrategia es mantenerse en Bélgica, sin límite de tiempo.  El expresident  señaló que la querella del fiscal Maza se basa en "hechos políticos, persiguen ideas no delitos, pide 30 años de cárcel para cada uno de nosotros, con fianzas abusivas o cárcel preventivos como vimos en los dirigentes de las entidades soberanistas".

Cuatro ámbitos de actuación

Describió más adelante, a modo de esquematico resumen, cuales son los cuatro puntales en los que se va a baser su actuación desde ahora. Lejos de dar un paso al costado, dio la sensación de que pretende seguir ejerciendo como presidente de la Generalitat hasta nueva orden. Es decir, hasta las elecciones.

-Viajaron a Bruselas para que, desde el corazón de Europa, "se pueda comunicar y comprobar el problema que se vive en Cataluña, con un Estado actuando en forma agresiva contra un pueblo".

- Señaló que la parte de su 'Govern' que no ha viajado a Bruselas, con el vicepresidente Junqueras al frente, continúa realizando actividades políticas, como miembros legítimos del Ejecutivo catalán. “No hemos abandonado nuestras acciones de gobierno pese a las limitaciones que nos marca nuestra voluntad de no confrontación. No vamos a evitar de la acción de la Justicia, no queremos eludirla”.

-“Vamos a apoyar las iniciativas para que el 155 dictado por el Gobierno central no se lleve a la práctica", y animó a los sindicatos y entidades soberanistas para que hagan lo posible para que no se consume "la demolición del proyecto político  catalán coronado en el referéndum de octubre.".

-“Recibimos la convocatoria electoral del 21-D como un reto democrático, no nos da miedo". Aseveró que si el Estado español "quiere hacer de esas elecciones un plebiscito para reforzar el 155, le daremos la respuesta en las urnas, votando se resuelven los problemas y no encarcelando políticos". Y añadió que as elecciones son un reto que tomamos con todas nuestras nuestras fuerzas”.

Aceptan las elecciones

Puigdemont aseguró que van a respetar el resultado de las urnas, porque siempre lo han hecho así. “Quiero preguntarle al Gobierno español si va a hacer lo mismo. ¿Va a respetar el resultado de las urnas?", y reclamó un compromiso claro sobre si respetará la victoria de los soberanistas”.

Al concluir, pidió a Europa que apoye la causa de la independencia de Cataluña, que respalde su comportamiento democrático. Al pueblo de Cataluña le pidió que se prepare para un camino largo, “tenemos enfrente a un Estado que utiliza la violencia y la presión, pero no van a conseguir que abandonemos nuestro camino político”

La comparecencia de Puigdemont se celebró en el Club de Prensa de Bruselas, cerca de las instituciones comunitarias, dado que la oficina del primer ministro belga había denegado la posibilidad de alquilar unas dependencias oficiales, de mayor aforo. Profusión de medios internacionales en unas dependencias angostas, sin cobertura para los medios electrónicos excepto una wifi que funcionaba en forma intermitente.

El expresidente se había dado a la fuga el pasado domingo, vía Marsella, acompañado de cinco exconsejeros, Comín, Serret, Bassa, Forn y Borrás, amen de Ponsatí y Puig, incorporados en la mañana del martes, en una maniobra que sorprendió a su propio partido así como a otras fuerzas independentistas que  no tenían conocimiento alguno de sus propósitos. “Estamos sumidos entre la perplejidad y el desconcierto, aunque hay gente muy cabreada”, comentaba hace unas horas uno de los diputados autonómicos de la ex Convergencia. “Las cosas no se hacen así”, añadía con cierta indignación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba