Desafío independentista

Rajoy busca el apoyo del PSOE para echar a Puigdemont de la Generalitat con el 155

El presidente del Gobierno recibió ayer a Rivera, que ya le ha garantizado su respaldo, y a Pedro Sánchez, quien sigue sin pronunciarse sobre "escenarios" para no romper los equilibrios territoriales socialistas.

Rajoy recibió a Sánchez ayer a las puertas de La Moncloa
Rajoy recibió a Sánchez ayer a las puertas de La Moncloa Efe

Desde los sucesos del domingo en Cataluña, Mariano Rajoy y su equipo tienen cada vez más claro que al Gobierno no le va a quedar más remedio que activar el artículo 155 de la Constitución, si quieren parar la secesión, sustituyendo a Carles Puigdemont al frente de la Generalitat. Y para ello el presidente del Gobierno se ha puesto manos a la obra con todos los partidos, pero especialmente con el segundo y el cuarto del arco parlamentario, PSOE y Ciudadanos, dispuestos a brindarle apoyo si se consuma el desafío esta semana en el Parlamento de Cataluña.

Ayer, Rajoy recibió a Pedro Sánchez y a Albert Rivera con un resultado desigual. Sánchez no quiere hablar en público del escenario de la posible Declaración Unilateral de Independencia (DUI) el viernes, coincidiendo con el 83 aniversario de la declaración del Estat Catalá (1934), porque eso le abre un debate interno entre el PSC y el resto de las federaciones que no le conviene; de hecho, no compareció ni en La Moncloa ni en Ferraz tras el encuentro y lo despachó con una nota informativa en la que reclama al jefe del Ejecutivo que "abra una negociación de forma inmediata" con Puigdemont.

Y es que los dirigentes del PSOE, una caldera en ebullición en estos momentos, hacen verdaderos equilibrios para evitar una imagen "represiva". Apoyan al "Estado, no al Gobierno", como matizó ayer Patxi López, y preferirían que sea el Tribunal Constitucional quien inhabilite a Puigdemont y no el Senado el que ponga el marcha el mecanismo de sustitución. Otra cosa es lo que ocurra si finalmente Rajoy activa el botón nuclear. En ese caso, el propio Pedro Sánchez es consciente de que no le quedará otra que apoyarle.   

Pero de momento no quiere agitar el avispero socialista, en el que por un lado están el PSC y Miquel Iceta, muy críticos con Rajoy y abanderados del diálogo con Puigdemont, igual que el PSPV de Ximo Puig, y por otro las federaciones andaluza, aragonesa y extremeña, entre otras, partidarias abiertamente de aplicar el artículo 155 antes que ver una Cataluña independiente.

Rivera reveló anoche que Rajoy le ha confesado que "está estudiando vías para parar" la Declaración Unilateral de Independencia de (DUI) de Cataluña

Con quien no va a tener ningún problema el jefe del Ejecutivo para garantizarse ese apoyo es con Albert Rivera. Es más, el presidente de Ciudadanos va un paso por delante del PP y querría aplicarlo ya para evitar que el Parlamento Catalán consume "el golpe a la democracia" de los pasados 6 y 7 de septiembre, que tuvo su continuidad el domingo en el referéndum ilegal.

Rivera pidió ayer en La Moncloa que el Gobierno de Puigdemont sea sustituido por uno constitucionalista y que sea el propio Gobierno central el que convoque inmediatamente unas elecciones autonómicas en Cataluña para acabar con la situación de inestabilidad que vivimos. 

El líder de C's reveló anoche que Rajoy le había dicho que está "estudiando vías para parar la declaración de independencia", algo que en el ambiente político se da por descontado. Por eso, además de verse con Sánchez y Rivera, Rajoy habló ayer por teléfono con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; con el de la Comisión, Jean Claude Juncker; y con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Asimismo, Rajoy empleó el día de ayer para hablar con el presidente de turno de la UE, el estonio Jüri Ratas, después de desayunar con la unánime crítica de la prensa europea por las imágenes de violencia vividas el domingo en toda Cataluña.

Tras esas conversaciones, la UE hizo un comunicado en el que insta a las partes acabar con la "violencia", pero respetando la "Constitución Española"; es decir, alejándose de cualquier signo o gesto de apoyo a los secesionistas. Lo mismo que ha transmitido al presidente francés, Emmanuel Macron, su más firme apoyo en estos momentos de crisis.

El presidente del Gobierno dijo a todos ellos, según un comunicado hecho público anoche por La Moncloa, que defiende la actuación de Policía y Guardia Civil, y que "la determinación del Gobierno a la hora de impedir el referéndum ilegal contribuye a mantener la estabilidad y la democracia en el conjunto de la UE".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba