independencia de Cataluña

Puigdemont asegura que conseguiría cinco diputados más en unas nuevas elecciones

El expresidente de la Generalitat sigue convencido de que la mejor salida para sus intereses es una nueva convocatoria electoral, que le daría a los independentistas una mayoría reforzada

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, en Bruselas.
El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, en Bruselas. EFE

El presidente fugado en Bruselas sigue convencido de que la mejor salida al actual bloqueo que padece Cataluña serían unas nuevas elecciones, que propiciarían al secesionismo una mayoría más amplia de la que obtuvo el 21D.  Entre cinco y diez escaños, mantiene. Una teoría que repite como una desgastada letanía a todo aquel que le quiere escuchar. Este viernes en Bruselas, algunos de los diputados de su plataforma recibieron explicaciones sobre esta teoría, en la que tan sólo su impulsor, y alguno de sus lugartenientes, cree.

Carles Puigdemont renunciara a promover un boicot a la constitución del Parlament. En la cena de Bruselas, la número dos de ERC apalabró con el expresidente de la Generalitat un compromiso para la formación de la Mesa de la Cámara, con Ernest Maragall al frente, y de un nuevo Gobierno, cuya conformación se desconoce.

El jefe de filas de JxCat acariciaba la idea de que su grupo parlamentario se abstuviese de acudir a la Cámara el día 17, y así impedir la puesta en marcha de la nueva etapa surgida de las elecciones del 21D. Su designación como nuevo presidente de la Generalitat está en el alero, dada su negativa a regresar a España por miedo a ser detenido.

La investidura 'por poderes'

El dirigente fugado en Bruselas transmitirá a sus diputados este viernes, en una reunión en la capital belga, sus instrucciones para el ‘día D’, por ahora secretas. Ni habrá investidura vía Skype, a la que todo el mundo se niega, y parece muy complicada la fórmula del candidato ‘por poderes’, aunque ya se prepara a Josep Rull y Jordi Turull para ejercer esa función si fuera necesario.

Los letrados del Parlament han elaborado un informe en el que se tumban ambas alternativas. No es posible designar a un ‘president’ en ausencia. Los grupos constitucionalistas y el propio Gobierno central elevarían su recurso al TC, que frenaría drásticamente la intentona. La solución no se adivina sencilla.

En este escenario de ‘impasse’, el expresident ha comentado a alguno de sus interlocutores  que el camino que más favorece al secesionismo sería concurrir a unas nuevas elecciones, algo que no quiere ni su partido, el PDECat, ni ERC, ni por supuesto, el bloque democrático.

La teoría de las urnas

Puigdemont ve en esta opción enormes ventajas, de acuerdo con las confidencias que ha transmitido a algún visitante. Aplaza la solución al problema de la investidura, consigue ganar tiempo en su carrera sin rumbo y sobre todo, da por seguro que unos comicios a finales de mayo o primeros de junio.

Según su teoría, calificada de ‘delirante’ por uno de sus interlocutores,  el bloque secesionista superaría las divisiones internas que ahora le sumen en la zozobra, los constitucionalistas habrían perdido el tirón electoral del que ahora gozan y colocaría al bloque de la independencia por encima de los 75 diputados (ahora suma 70, contando los 4 de la CUP). Una mayoría cómoda que le permitiría asumir la presidencia con el respaldo absoluto de la Cámara y le pondría muy difícil al Estado proceder a su futura detención. ¿Cómo van a meter entre rejas a un ‘president’ respaldado por una mayoría tan aplastante?, argumenta. Para el ex jefe del Gobierno catalán no existe división de poderes y el Supremo funciona a las órdenes de Rajoy, tal y como subraya con insistencia en sus intervenciones.

Cualquier cosa, menos acatar las leyes, como están haciendo cuantos declaran estos días ante el Supremo. Cualquier cosa, menos renunciar, como han hecho Mas, Gordó, Fordacell y algún otro que seguirá la línea de las deserviones. "Se muestra reacio a asumir la realidad", dicen en fuentes independentistas.  

La celebración de nuevas elecciones le permitiría mantener ese protagonismo de holograma en las brumas de Flandes, y seguiría enarbolando su supuesta legitimidad emanada de las urnas. Cuenta con el control de los medios públicos, en especial TV3 y Catalunya Radio así como de los medios digitales nacionalistas, que han recuperado la inyección financiera que en su momento le había suprimido el 155, según se asegura en fuentes separatistas. “Nuestra maquinaria sigue engrasada, no se ha tocado a la ANC ni a Omnium, sus líderes siguen en la cárcel, lo que agita la propaganda del lazo amarillo”, comenta el expresident para fundamentar su estrategia. Y, sobre todo, no hay otro camino posible, remata. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba