Referéndum Cataluña El PSOE apunta a la vicepresidenta y pide su reprobación en el Congreso

Los socialistas creen que la número dos del Gobierno debe asumir responsabilidades por las cargas policiales del domingo.

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Margarita Robles
La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Margarita Robles EFE

El PSOE adelantó ya el domingo que pediría responsabilidades políticas por las cargas policiales durante el 1-O y este martes ha apuntado directamente a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles, ha anunciado que se pedirá su reprobación en el Congreso de los Diputados.

Los socialistas han registrado este mismo martes una interpelación urgente, que pretenden que se debata la próxima semana, y exigirán su reprobación en la moción que derive de ese debate. El PSOE cree que la "responsabilidad última" de lo que ocurrió el pasado domingo, con cartas que dejaron "centenares de heridos", corresponde a la 'número dos' del Ejecutivo. 

Por eso, consideran que la vicepresidenta debe asumir la responsabilidad por una actuación policial que estuvo "inspirada en las órdenes políticas dadas por ella" y contra la que ha "clamado" la comunidad internacional. Ella, ha dicho, es además la "ministra responsable de lo que ha ocurrido en Cataluña desde hace más de un año". 

La portavoz socialista ha insistido en que el PSOE mantiene su "apoyo más absoluto y sin fisuras" a la Policía y la Guardia Civil, que lo que hizo fue cumplir "con su obligación en unas condiciones laborales difícilmente aceptables", pero no comparte las decisiones políticas que condujeron a esas cargas policiales.  

Y por eso, quieren que Sáenz de Santamaría se explique y después sea reprobada. A partir de aquí, el PSOE no ha decidido qué hará si, como ocurrió con las anteriores reprobaciones a los ministros de Justicia, Rafael Catalá, y Hacienda, Cristóbal Montoro, esta iniciativa sale adelante sin otras consecuencias. 

De la misma manera, Robles no ha respondido en qué medida queda tocada la unidad del PSOE con el Gobierno en la respuesta al desafío independentista. Como ya hiciera ayer el responsable de Política Federal de la Ejecutiva federal, Patxi López, la portavoz socialista ha insistido en que el partido apoya al Estado de Derecho y ahí no hay cambios. 

En sus primeras, y únicas, declaraciones después de la celebración del referéndum ilegal, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ya matizó su mensaje y el apoyo al Estado de derecho y al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, pasó a ser un respaldo al Estado de derecho "a pesar del Gobierno". Con duras críticas a la gestión de la jornada. 

Ayer, Sánchez llevó esas críticas hasta Moncloa, en su reunión con Rajoy, en la que le pidió que se siente a negociar ya con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para buscar una salida política a la crisis. 

Y un día después, el PSOE ha registrado la moción con la que busca cercar a la número dos de Rajoy. Los socialistas creen que no es incompatible apoyar al Estado de Derecho y defender la legalidad con llevar al Congreso un "debate necesario" en el que exigir "explicaciones políticas". 

"Lo que no puede ser es que la Comisión Europea le diga al Gobierno de la nación que la violencia no es el camino, que el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos mande una investigación, que el Parlamento europeo se pronuncie en este sentido... No podemos mirar para otro lado", ha dicho. 

Ya tiene el apoyo de Podemos

Minutos después de anunciar su iniciativa, el PSOE ha recibido su primer apoyo. La portavoz de Podemos, Irene Montero, ha asegurado que su partido lo respaldará y ha cargado contra la vicepresidenta, pero también contra Mariano Rajoy, a quien ha pedido que "reconozca que su estrategia represiva ha fracasado".

Y, por eso, ha pedido a los socialistas que, además de reprobar a Sáenz de Santamaría, lideren una moción de censura contra el presidente del Gobierno, que Podemos también respaldará.

Desde que volvió a Ferraz, Pedro Sánchez viene rechazando esa opción de desbancar a Rajoy, y así volvió a hacerlo el pasado domingo. Los socialistas argumentan que no salen las cuentas de esa moción, que necesitaría de los votos de los independentistas. Pero para que salga adelante la reprobación de la vicepresidenta también le hace falta el apoyo del PDCaT y ERC

Además, debería sumarse el PNV, que ya ha puesto en el congelador sus votos para que el Gobierno saque adelante los presupuestos del año que viene. Los nacionalistas vascos ya están estudiando ceder su cupo de iniciativas para que la interpelación de los socialistas pueda celebrarse la próxima semana. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba