Referéndum en Cataluña Moncloa arremete contra el balance de heridos del 'Govern' por las cargas policiales

El Gobierno considera que la cifra de 893 heridos ofrecida por Puigdemont no se corresponde con la realidad. Interior replica que 431 policías y guardias civiles también necesitaron asistencia sanitaria.

Agentes antidisturbios de la Policía Nacional forman un cordón de seguridad en los alrededores del colegio Ramón Llull de Barcelona.
Agentes antidisturbios de la Policía Nacional forman un cordón de seguridad en los alrededores del colegio Ramón Llull de Barcelona. EFE

La cifra de heridos por las cargas policiales de la Policía y la Guardia Civil para impedir el referéndum ilegal del domingo ante la pasividad de los Mossos d'Esquadra se triplicó a medida que pasaban las horas. Si el portavoz del Govern, Jordi Turull aseguraba a las dos de la tarde que eran cerca de 300, pasó a 465 a las seis y el presidente Carles Puigdemont recalcó este lunes que la cifra casi alcanza los 900. 

En Moncloa creen que este 'abultado' balance de heridos no es para nada fiable. Fuentes del Ejecutivo señalan que lo razonable sería diferenciar entre los atendidos por los servicios sanitarios de emergencia y los heridos que tuvieron que ser trasladados a los centros hospitalarios. Además, creen que la Generalitat debería haber especificado "qué tipo de lesiones tuvieron y la gravedad de las mismas".

En cualquier carga policial reina el caos y no todas las heridas son provocadas por los agentes con sus defensas o con las pelotas de goma. Sin perjuicio de la fuerza con la que se emplearon los agentes en algunos colegios electorales -como ha quedado de sobra demostrado-, lo cierto es que la situación de máximo estrés o un simple tropiezo con la pata afilada de una valla generan cuadros de ansiedad y rasguños sangrantes que son atendidos y anotados por los servicios sanitarios. 

En una de las cargas que recogió este periódico en los alrededores del colegio Ramón Llul de Barcelona, un joven pretendía subirse a una ambulancia porque le temblaba la mano. Ante la negativa de los sanitarios, se conformó con ver que una manada de cámaras se concentraba a su alrededor para filmar su extremidad. 

A pesar de que desde la Generalitat se insistió desde primera hora en que todos aquellos ciudadanos agredidos por los policías en las concentraciones frente a los colegios debían acudir a su centro médico para recoger el parte e interponer denuncias, sólo 73 ciudadanos decidieron presentarse ante los Mossos d'Esquadra.

El Gobierno sale en tromba

A lo largo de este lunes, el Gobierno desplegó a varios de sus ministros para defender la actuación de los agentes, desplegados muchos de ellos de manera extraordinaria en Cataluña desde otros destinos. Permanecen alojados en cruceros amarrados en el puerto de Barcelona sin fecha aún para su repliegue. 

Para más inri, al titular de Interior, Juan Igancio Zoido, le tocó presidir la celebración en Sevilla del Día del Patrón de la Policía Nacional. "Os han llegado a llamar fuerzas opresoras y fuerzas de ocupación cuando lo único que hacíais era defender y proteger los derechos de todos los españoles, cumplir y hacer cumplir la ley y los mandatos de los jueces", lamentaba ante decenas de agentes. Según el balance hecho por su departamento, hubo 431 agentes que necesitaron ser atendidos por contusiones, arañazos, patadas e incluso mordiscos.

"No se puede dar valor a las cifras que da la Generalitat"

Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguraba en una entrevista que "por mucho que alguien haya tratado de poner el foco en lo contrario, yo miro cómo se comportan ante desórdenes públicos las policías de Estados cuyos medios de comunicación se alarman ahora y creo que hubo respeto a los ciudadanos, mesura, proporcionalidad y que no se usó la fuerza salvo en casos extremos".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores Alfonso Dastis trató de lavar la cara de España ante la opinión pública internacional y aseguró también en una entrevista con la cadena estadounidense CNN que los agentes desplegados en Cataluña para evitar el referéndum "no eran policías antidisturbios". Restó valor también a las cifras de heridos ofrecidas por la Generalitat. En este mismo sentido se pronunció el coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez-Maíllo: "Todo es una gran farsa. Una manipulación como la de los 800 heridos".

En previsión de más cargas

Hacia las seis de la tarde del domingo, los Comités de Defensa del Referéndum (CDR) enviaron numerosos mensajes a través de las redes sociales en los que instaban a formar "muros humanos" frente a las escuelas que no habían sido clausuradas para proteger así el recuento de votos. Todos estaban convencidos de que los antidisturbios aparecerían de un momento a otro para requisar las urnas repletas de papeletas.

Ante la sorpresa de muchos, no llegó ningún agente. El Gobierno prefirió no repetir las sangrientas imágenes captadas por las cámaras de medio mundo durante la mañana. El referéndum estaba técnicamente desarticulado y lo que quedaba era una votación sin ningún tipo de garantía democrática, pensaron. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba