Política

Iceta tiende la mano al centro y la izquierda desde su "coalición 'Junts pel Seny'"

El secretario general del PSOE ensalza a Iceta como "el estandarte de la izquierda sensata" y defiende que el PSC será "la salida al final del túnel" en Cataluña

Pedro Sánchez y Miquel Iceta
Pedro Sánchez y Miquel Iceta EFE

El PSC quiere ser la opción de la centralidad y la transversalidad en las elecciones catalanas y, por ello, su primer secretario, Miquel Iceta, tiende la mano "a la izquierda y al centro" que quiera acabar con "la división y la fractura", como ya ha hecho con sus listas electorales, en las que ha incorporado "democristianos y comunistas" y que este sábado ha rebautizado como "Junts pel Seny". 

"Queremos pasar del lío a las soluciones, del radicalismo al sentido común, al seny". Éste es el mensaje que el líder de los socialistas catalanes ha lanzado en la apertura del Comité Federal del PSOE, en la que el secretario general de este partido, Pedro Sánchez, le ha cedido parte del protagonismo, al darle la palabra ante sus miembros en abierto.

Iceta, que ha sido el más aplaudido, ha avisado que el PSC va a estar en contra de cualquier "frentismo" y ha insistido en que va a buscar acuerdos, porque quiere ser el presidente "de todos" en Cataluña.

Antes, Sánchez ha tenido grandes elogios para el líder del PSC y para todos los socialistas catalanes por "su sacrificio y su dignidad" en estas semanas de crisis, que ha pedido a sus compañeros que tengan muy presentes. El líder del PSOE ha insistido en que su partido hermano es el que ocupa la centralidad en Cataluña y ofrece concordia frente a la confrontación: "Entre el 'España nos roba' y el 'A por ellos" habita la mayoría de la ciudadanía de Cataluña".

Sánchez elogia la "sensatez" de Iceta, frente a la "desidia" de Rajoy y la "triste izquierda" de Podemos, que se ha situado junto "al secesionismo de las élites"

Por eso, se ha mostrado convencido de que este partido será "la salida al final del túnel". La única, ha dicho, frente a la "desidia" del PP, cuyo líder, Mariano Rajoy, ha dicho, no hizo nada para evitar" el choque final "y cuando pudo respaldar, construir, proponer y razonar, prefirió enfrentar, destruir, callar y dividir".  

Y ha avisado de que sus dos legislaturas van a dejar un "legado de cenizas" en España, que ha resumido en cuatro hitos: el rescate bancario por la mala gestión de Bankia que le ha costado a los españoles 40.000 millones de euros, su comparecencia ante la Audiencia Nacional por la 'Gürtel', la crisis territorial y la "terrible desigualdad" social.

Pero este sábado Sánchez también ha sido especialmente crítico con Podemos: "Triste izquierda la que acompaña en este viaje al secesionismo de las élites frente a la solidaridad de los pueblos".

Además, ha cargado contra el partido de Pablo Iglesias por hablar de "presos políticos" en Cataluña y por recelar de la defensa de España, una bandera que este sábado Sánchez ha blandido sin complejos. "A esta izquierda de gobierno jamás le van a arrebatar el derecho a invocar el nombre de nuestro país", ha dicho.

Eso sí, ha defendido que la España que el PSOE quiere es "radicalmente opuesta" a la que defiende el PP, porque los socialistas apuestan por su "diversidad cultural, territorial y lingüística". Y así lo van a defender desde este mismo momento en el que Sánchez ha señalado la hoja de ruta que tienen por delante: después de las elecciones catalanes, el líder del PSOE ha puesto ya su vista en las elecciones municipales, autonómicas y europeas y, después, en las generales. 

El "nuevo PSOE" que surgió del 39 Congreso, ha dicho, estará preparado y lo hará siendo "coherente" con su historia, como ha hecho en esta crisis catalana, en la que el partido se ha mostrado "unido". 

"¡Pon orden, Susana!"

U "ordenado", como ha dicho la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a su llegada al Museo Arqueológico Regional, donde el PSOE celebra su primer Comité Federal de etapa. "¡Pon orden, Susana", le ha gritado un espontáneo a la líder del PSOE andaluz cuando entraba al edificio, rezagada de la comitiva de 'barones' que caminaba junta. "Estamos ordenados", ha respondido ella, muy sonriente.

Antes del Comité Federal, los presidentes y secretarios generales, con la sola ausencia del asturiano Javier Fernández, se han reunido en el Consejo de Política Federal, a puerta cerrada. Allí, han hablado sobre la crisis catalana y la posición del PSOE, por primera vez juntos, ya que Sánchez ha decidido no convocar estos órganos hasta que ha terminado todo el proceso de renovación interna.

Ya finalizados todos los congresos, los 'barones' se han reencontrado por primera vez desde la victoria de Pedro Sánchez, con la nueva fotografía que dejan las primarias en las federaciones, muy favorable a la dirección federal. Pero hasta los históricos críticos con el secretario general han cerrado filas con su gestión de la crisis en Cataluña y su respaldo al Gobierno en la aplicación del 155. Quieren dejar atrás, al menos de momento, las batallas internas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba