Podemos Bescansa marca su propio perfil frente al 'hiperliderazgo' de Iglesias en Podemos

La diptuada gallega establece una agenda al margen de la línea oficial y despliega su propuesta para reformar la Carta Magna tras ser apartada de la comisión constitucional del Congreso

REUNIÓN GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS
REUNIÓN GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS Sergio Barrenechea

Carolina Bescana lleva semanas marcando un perfilpropio tras ser apartada de la Comisión Constitucional del Congreso, el espacio parlamentario donde debe abordarse una posible reforma de la Carta Magna. La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, ocupó su sillón echando en cara a la diputada gallega haber vertido en público sus críticas a la postura de la formación morada ante la crisis catalana. "Me gustaría un partido que le hablase más a España y a los españoles y no solo a los independentistas", dijo Bescansa.

La estrategia de Podemos en el asunto catalán ha servido para que haya decidido que es el momento de poner en marcha una agenda propia al margen de la actividad oficial del partido. La socióloga de la Complutense abandonó la Ejecutiva tras la Asamblea de Vistalegre II a comienzos de este año. Junto a Juan Carlos Monedero y al propio Pablo Iglesias, estampó su firma en el acta fundacional del partido que nació al calor del 15-M. 

En plena precampaña para las elecciones catalanas, Bescansa apostó por desplegar su estrategia adelantándose a los tiempos de la formación morada y proponiendo su propia teoría de cómo debe abordarse el cambio constitucional. Primero lo hizo a través de un documento de 16 páginas difundido a través de la red social Telegram y este mismo martes mediante una tribuna en El País en la que ahondaba en sus tesis. "Seguir invocando la reforma de la Constitución sin aportar propuestas concretas es una falta de respeto a la inteligencia y al país", advertía en el texto.

La primera propuesta de Bescansa llegó antes al cónclave organizado por Podemos en Córdoba hace dos semanas, que debía sentar las bases de la propuesta de reforma de la Carta Magna que verá la luz en breve, según fuentes de la secretaría de Organización del partido. La politóloga no estaba invitada y decidió contraprogamar también en Andalucía con su presencia en un acto universitario en Sevilla. 

"Empecemos a poner las cartas sobre la mesa", dijo días después en la presentación de un libro en el Club Siglo XXI, donde confrontó opiniones con miembros del PSOE, PP y Ciudadanos. Antes había pasado por Ávila y había participado en Madrid en un acto donde expuso sus ideas ante un público exiguo. Este lunes participará de nuevo en un foro en la Facultad de Filosofía de la Complutense junto a otros expertos como Luis Alegre o el catedrático José Luis Villacañas.

El conjunto de propuestas de la exsecretaria de Programa y Proceso Constituyente de Podemos surge de los debates internos celebrados entre juristas y constitucionales de manera informal a lo largo de 2016. Defiende por un lado reformar el Senado para convertirlo en una verdadera cámara de representación territorial. Por otro, delimitar las competencias del poder ejecutivo frente al legislativo y judicial. En tercer lugar, propone celebrar un referéndum para renovar de forma "democrática la legitimidad del marco constitucional español". 

Pero Bescansa no es como Íñigo Errejón, que guarda silencio y permanece en un segundo plano desde que su corriente cayó derrotada en la asamblea estatal de febrero. El exnúmero dos del partido optó por retirarse mediante un acuerdo no escrito con Iglesias, para centrar todos sus esfuerzos en disputar la Comunidad de Madrid al PP de Cristina Cifuentes en las autonómicas de 2019. Fuentes del partido evitan pronunciarse sobre el camino adoptado ahora por su compañera de filas. "Carolina siempre ha sido Carolina", se limitan a comentar. 

Desde la dirección, sin embargo, no quitan ojo a sus movimientos, aunque insisten de puertas para afuera en que sus propuestas no suponen un reto al liderazgo de Pablo Iglesias, cuya renovación deberá debatir la organización de aquí a 2020. Sin embargo, erigirse en verso suelto en un momento de especial debilidad para el partido en las encuestas supone una nota discordante ante el cierre de filas reclamado por las bases tras la guerra abierta en Vistalegre. 

La dirección no quita ojo a sus movimientos aunque insisten en que sus propuestas no suponen un reto al liderazgo de Iglesias

Por lo pronto, el secretario general de Podemos -que situó la propuesta de Bescansa al nivel de la del resto de militantes- es consciente de la dificultad que implica abordar una reforma en profundidad de la Carta Magna con la actual configuración del Parlamento. Por eso, este miércoles limitó su propuesta a algo que considera que está al alcance de la formación morada durante esta legislatura con el apoyo del PSOE y Ciudadanos; la reforma de la Ley electoral. 

En cambio, Iglesias ha rechazado que su grupo participe en la comisión para la evaluación y modernización del Estado Autonómico impulsada precisamente por los socialistas en la Cámara Baja y que echará a andar tras los comicios del 21-D.

Podemos concurre en coalición con el partido de Ada Colau y Xavier Domènech. El coqueteo con el independentismo de ERC respecto a un posible tripartito fue uno de los detonantes de las críticas de Bescansa. Ahora, los diputados de Unidos Podemos han respaldado con sus firmas el recurso impulsado por los 'comunes' contra la aplicación del artículo 155 en Cataluña ante el Tribunal Constitucional. Los pactos postelectorales que decida Colau marcarán el futuro de la organización en el resto de España.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba