Juicio caso Gürtel Las declaraciones de dos testigos propuestos por Bárcenas perjudican al extesorero del PP

Los testimonios del economista que regularizó la fortuna del exsenador y de la hija de Naseiro siembran más dudas sobre la versión de Bárcenas, que alega que su dinero procede del negocio del arte.

El extesorero del PP Luis Bárcenas, este lunes a su llegada a la Audiencia Nacional.
El extesorero del PP Luis Bárcenas, este lunes a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

La declaración ante el tribunal que juzga la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) de dos testigos propuestos por Luis Bárcenas ha trastocado los planes de la defensa jurídica del extesorero del PP, que afronta una petición de 42 años y seis meses de cárcel por parte de la Fiscalía Anticorrupción. Se trata en concreto de los testimonios de Paz Naseiro, hija del extesorero de Alianza Popular Rosendo Naseiro; y del economista Pedro Piza, que fue el artífice de la regularización fiscal de la fortuna que Bárcenas escondía en Suiza.

Fuentes de las defensas, que aseguran por el contrario que estos dos testimonios sí apuntalan la versión de Bárcenas, reconocen sin embargo que las respuestas de los testigos han podido ser "farragosas", sobre todo durante los interrogatorios de las fiscales y de las acusaciones.

La declaración del economista Pedro Piza, que fue el encargado de realizar la regularización fiscal de 10,9 millones de euros de la empresa Tesedul, cuyos fondos se encontraban en el banco suizo Dresdner Bank, ha socavado la versión de Bárcenas sobre su patrimonio en la Confederación Helvética, que llegó a superar los 47 millones de euros.

Bárcenas no regularizó otros 25 millones de euros que guardaba en el Lombard Odier, por lo que Hacienda anuló la declaración tributaria por contener datos "inveraces". El extesorero del PP siempre ha sostenido que su fortuna tiene su origen en la compraventa de obras de arte, sobre todo al extesorero de Alianza Popular (AP) Rosendo Naseiro, pero también en sus exitosas inversiones financieras.

El economista Pedro Piza comenzó su intervención este lunes, a preguntas del letrado de Bárcenas Joaquín Ruiz de Infante, llegando a asegurar que el exsenador del PP por Cantabria incluso pudo haber salido perdiendo al realizar la regularización de su dinero en Suiza. Piza también rechazó que el extesorero del PP hubiera tratado de ocultar su patrimonio, tal y como considera la Fiscalía Anticorrupción.

Pero entonces tomó la palabra la fiscal Concepción Sabadell, que consiguió que el testigo, cuya declaración propuso el propio Bárcenas, reconociera que en un principio pensó que tanto Tesedul como Granda Global, las empresas con las que el extesorero se habría acogido a la amnistía fiscal, eran del exsenador del PP por Cantabria, y no del presunto testaferro Iván Yáñez.

Un testaferro de Bárcenas

Este testimonio despertó el interés de la responsable del Ministerio Público, que interpeló al testigo por el motivo por el que pensaba que las dos empresas eran de Bárcenas, cuando los imputados han atribuido la firma Granda Global y Rumagol a Iván Yáñez, que es el hijo del exempleado de la tesorería del PP Francisco Javier Yáñez, fallecido en plena instrucción del caso Gürtel.

El hecho de conocer quién es el propietario de Granda Global es importante porque las fiscales consideran que en realidad Yáñez no era más que un mero testaferro de Bárcenas. Es decir, aunque cualquiera de las empresas estuvieran a nombre de Yáñez, en realidad eran propiedad del extesorero del PP.

Luis Bárcenas regularizó 10,9 millones de euros abonando poco más de un millón de euros a Hacienda. Sin embargo, el extesorero del PP siempre ha negado que Granda Global o Rumagol sean también suyas, ya que asegura que formaban parte del patrimonio de Iván Yáñez, que regularizó en la amnistía fiscal otros 1,3 millones.

En la declaración de Yáñez como imputado durante la instrucción, el considerado testaferro reconoció que el propio Bárcenas le había prestado los 132.000 euros que abonó posteriormente a la Agencia Tributaria española para saldar las deudas fiscales de Granda Global.

Creo que regularicé otra sociedad, que en un principio pensé que era de Bárcenas y después supe que era de Yáñez”

Yáñez era apoderado de determinados actos del señor Bárcenas. Creo que regularicé otra sociedad, que en un principio pensé que era de Bárcenas y después supe que era de Yáñez”, contestó el testigo Pedro Piza a preguntas de la fiscal, a la que también explicó: "En efectivo esta segunda empresa era Granda Global. Las regularizaciones se hicieron conjuntamente o paralelamente. Pensé que era de Bárcenas, ya que parecían que eran idénticas. Como Yáñez vino con el señor Bárcenas, parecía que eran todas de Bárcenas", ha reconocido el economista Pedro Piza al tribunal de Gürtel.

Pero la fiscal Concepción Sabadell volvió a interesarse por la propiedad de Granda Global, consciente de la importancia de este hecho, ya que la versión del economista de que ambas empresas eran de Bárcenas va en sintonía con las conclusiones del Ministerio Público, que no son otras que en realidad todas las empresas eran del extesorero del PP, y que Iván Yáñez era su testaferro

Imagen de archivo del juicio de Gürtel.
Imagen de archivo del juicio de Gürtel. Europa Press

"En el momento de la regularización, que se hizo de forma rápida, me di cuenta de que las empresas las manejaba el señor Yáñez, que era el apoderado, tanto de una como de otra. Para mí estaba claro que Tesedul y Granda Global eran de Bárcenas, aunque después he visto que era de Yáñez", ha completado Pedro Piza.

Además, el economista ha reconocido errores en la regularización del dinero de Bárcenas, y en este sentido ha asegurado: "Digamos que se presentó algo defectuoso, admitámoslo, pero la Agencia Tributaria podía haber enviado una carta reclamando en 15 días y diciendo esto no es así, pero no lo hizo", ha apostillado, al tiempo que ha reconocido que tuvo dos citaciones en las que se le requirieron datos sobre Tesedul y que después no volvió "a saber nada".

Venta de arte

El segundo testigo que ha trastocado los planes de la defensa de Bárcenas fue Paz Naseiro, hija del extesorero de Alianza Popular Rosendo Naseiro. En su declaración del pasado 15 de junio, también comenzó su intervención apoyando la versión de Bárcenas, pues reconoció la veracidad de dos de la operaciones de compraventa de cuadros realizadas con su padre.

Paz Naseiro recordó que su padre vendió a Bárcenas un cuadro de Giuseppe Recco por 24.000 euros, y que, posteriormente le prestó dinero para comprar otras dos obras en la feria de arte Feriarte de 2002.

Sin embargo, rechazó que el resto de operaciones que Bárcenas ha aportado al procedimiento como origen de su fortuna se hubieran realizado, tal y como asegura la defensa del extesoro del PP.

Paz Naseiro relató que no tenía conocimiento de que su padre comprara a la mujer de Bárcenas, la también acusada Rosalía Iglesias, un cuadro de Antonio Ponce por 270.000 euros. "Nunca hemos comprado ningún cuadro a la familia Bárcenas", destacó la testigo.

"No entiende de cuadros"

El propio Rosendo Naseiro ya había desmontado ante el tribunal que juzga la explicación de Luis Bárcenas de que parte de la fortuna que tenía en Suiza procedía de operaciones de compraventa de arte, algunas de las cuáles realizaba con éste, según dijo en su declaración.

"Bárcenas ni es marchante, ni entiende de cuadros", espetó Naseiro, que especificó que no compró al extesorero cuadros de gran valor.

De los 47,1 millones que Suiza tiene bloqueados a los implicados en Gürtel, 21,3 millones estaban a nombre de Bárcenas y 1,5 millones al de su presunto testaferro Iván Yáñez. Las fiscales del caso consideran que los 22,8 millones pertenecen en realidad a Bárcenas. Otros 22,2 millones eran de Francisco Correa y 1,7 de su número dos Pablo Crespo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba