Paridad en Acción

Por fin: ¡una cuota alemana! O el final de un largo amor-odio

Ya es oficial: la cuota de un 30% ha llegado a los consejos de supervisión alemanes. Sé que hay muchos hombres que comparten la alegría y esperanza de poder cambiar la transparencia en los órganos de administración alemanes, y estamos ante una colaboración de ambos sexos, en el sentido del magnífico discurso HeForShe, por Emma Watson .

Se acuerdan que una cuota es importante porque, según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (C-409/95, Marschall), "existe la tendencia a promover preferiblemente a los candidatos masculinos, en perjuicio de las candidatas femeninas, debido particularmente a determinados prejuicios, ideas y estereotipos sobre el papel y las capacidades de la mujer en la vida activa, y al temor, por ejemplo, a que las mujeres interrumpan más frecuentemente su carrera, debido a las tareas del hogar y familiares, y que organicen su jornada laboral de forma menos flexible o a que se ausenten más a menudo debido a embarazos, partos y períodos de lactancia"Pero "no es oro todo lo que reluce".

La cuota alemana sólo tiene impacto en 108 empresas alemanas y seis sociedades anónimas europeas: afecta a unn 71,25% de las cotizadas en Alemania

En primer lugar, la cuota alemana sólo tiene impacto en 108 empresas alemanas y seis sociedades anónimas europeas(entre ellas BASF, ALLIANZ, SAP, E.ON, FRESENIUS), en total 114 empresas. En comparación con las 160 empresas que cotizan en los índices DAX, MDAX, SDAX y TEC-DAX, la cuota afecta a un 71,25% de las cotizadas en Alemania. No obstante, la cuota se aplica solamente para los Consejos de Supervisión.

Las Sociedades Anónimas alemanas poseen un sistema de gestión dual. La Junta Directiva dirige la empresa bajo responsabilidad propia, donde sus miembros asumen colectivamente la responsabilidad de la dirección de la empresa, y el Presidente coordina el trabajo de los miembros. El Consejo de Supervisión nombra, controla y asesora a la Junta Directiva y está directamente involucrado en la toma de aquellas decisiones que sean de importancia fundamental para la empresa. A su vez, el Consejo de Supervisión posee un Presidente que ejerce las veces de coordinador.

Los miembros del Consejo de Supervisión son elegidos por los accionistas en la Junta General de Accionistas. En el caso de empresas con más de 500, o en su caso, 2.000 trabajadores en el territorio nacional, éstos también están representados en el Consejo de Supervisión, de forma que un tercio o, en su caso, la mitad de los miembros son representantes elegidos por los trabajadores. En el caso de empresas con más de 2.000 trabajadores, el Presidente del Consejo de Supervisión, que prácticamente siempre es un representante de los accionistas, tiene un voto dirimente en la toma de decisiones.

Actualmente, hay un 18,9% de consejeras en los Consejos de Supervisión de las 160 cotizadas alemanas. En la parte de los accionistas el porcentaje de mujeres consejeras está en un 9,4%, en el de los empleados en un 9,5%. Y si hablamos del centro de poder, la Junta Directiva, nos encontramos con un 5,9% de mujeres consejeras.

Sólo hay una única Presidenta en un Consejo de Supervisión: la española Eva Castillo Sanz, que preside el órgano de Telefónica Deutschland Holding AG

Las 30 empresas que cotizan en el índice DAX (el homólogo alemán del Ibex35) tienen una representación de un 24,7% de mujeres en sus Consejos de Supervisión y un 7% de mujeres ejecutivas en la Junta Directiva. Anecdóticamente, sólo hay una única Presidenta en un Consejo de Supervisión: la española Eva Castillo Sanz, que preside el órgano de Telefónica Deutschland Holding AG.

Teniendo en cuenta dichas cifras, la llegada de la cuota es una buena señal. Ello implica que a partir del próximo año, las empresas tienen la obligación de seleccionar y nombrar a una mujer si no cumplen con el 30% de presencia femenina en los órganos competentes.

Y aquí es importantísimo recordar que una cuota sólo queda aprobada por el abogado general y los jueces del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, si "garantiza a los candidatos masculinos con igual capacitación que las candidatas femeninas que las candidaturas serán objeto de una apreciación objetiva que tenga en cuenta todos los criterios relativos a la persona de los candidatos de ambos sexos e ignore la preferencia concedida a las candidatas femeninas cuando uno o varios de esos criterios hagan que la balanza se incline a favor del candidato de sexo masculino. No obstante, debe recordarse, a este respecto, que tales criterios no podrán ser discriminatorios en perjuicio de las candidatas femeninas".

La debilidad de la cuota consiste en el hecho de que no afecta al centro del poder, a la Junta Directiva, donde sólo hay un 5,9% (o un 7% entre las cotizadas en el DAX) de representación femenina.

Estamos convencidas que la cuota alemana tiene el efecto contagio con respecto a la directiva europea que propuso Doña Viviane Reding, que actualmente se discute en el Consejo de la Unión Europea. Y que dentro de muy poco se discutirán cuotas de hasta un 40% en las empresas de los 28 estados miembros de la Unión Europea. Será un momento glorioso ya que por fin llegarán el compromiso empresarial y la transparencia a los órganos de administración de la Unión Europea.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba