Paridad en Acción

Activista accionarial = ¿preguntas molestas en las juntas generales?

Estimados señores, formo parte de una iniciativa cuya herramienta es el activismo accionarial. Hasta hace muy poco, no sabíamos que la definición de nuestra iniciativa fuera esta: "Agitador político, miembro que en un grupo o partido interviene activamente en la propaganda o practica la acción directa". Definición extraída de la Real Academia de la Lengua.

Al principio, nos molestó la connotación negativa del término en cuestión, ya que no cuadraba con el mensaje que queremos difundir en las juntas generales de accionistas de las grandes empresas españolas que cotizan en el Ibex 35.

Pero con el tiempo nos dimos cuenta de que, por lo menos en la prensa española, la información positiva sobre el activismo accionarial está aumentando. Una definición con mayor acierto es: "El diálogo directo de los inversores (generalmente accionistas) con el equipo directivo de las empresas, haciendo uso de su derecho de participar en la toma de decisiones de la compañía a través de su voto con el fin de mejorar el comportamiento ético, social o medioambiental de la organización".

Otros lo ven como medida de la responsabilidad social corporativa (RSC), para influir cada vez más los consejos de administración. La semana pasada, The Economist dedicó un artículo entero al activista accionarial más famoso, Carl Icahn. Parece que la afición de este señor consiste en la compra de acciones suficientes para luego poner a su gente como consejeros en los órganos de administración.

No tenemos intención alguna de seguir los pasos de Icahn, ya que nuestra iniciativa únicamente alberga el objetivo de que los mejores formen parte en los consejos de administración, tanto de las empresas cotizadas como aquellas que no lo están. El apoyo a nuestra causa es unánime, y adicionalmente secundado por el Código de Buen Gobierno, estableciendo que solo los más capacitados deben ser nombrados consejeros.

Causa estupor y decepción percatarse de que hasta ahora, las mujeres casi no formaban parte de esta élite. Por el simple hecho de esta deducción lógica, estamos interviniendo como accionistas, o en representación de los accionistas, desde hace más de un año. Desde entonces, nos limitamos a acudir a las juntas generales de las empresas del Ibex 35, haciendo preguntas al presidente del consejo de administración sobre la presencia femenina en dicho órgano de gobierno, y sobre el plan de igualdad en la empresa.

Es de suponer que para algunos consejeros y accionistas, las preguntas y la iniciativa en su conjunto sean calificadas y percibidas como una 'molestia', nada más lejos de la realidad. En cuanto a los consejeros, podemos entender su preocupación a la hora de percibir un mayor número de competidores por los puestos de las consejerías, aunque no la compartamos. De los accionistas, desde luego que no solo no lo entendemos, sino que buscamos la manera de hacer llegar la realidad de nuestra campaña.

Nuestro objetivo es trasladar, a todos los protagonistas, que hacemos las veces de auditores que únicamente aspiran a mejorar el comportamiento social de las grandes empresas de nuestro país, que proporcionalmente influirán sobre el Código de Buen Gobierno, así como en los beneficios directos para el accionariado, cada vez mayores, creando estabilidad y seguridad en los beneficios empresariales. Las cosas bien hechas perduran.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba