Análisis

Real Madrid: tres porterazos... y la portería vacía

Lo que podía ir mal ha salido peor. En cuestiones de fútbol todo puede desmadejarse o arreglarse en un instante, pero la realidad actual es que el Real Madrid tiene un gravísimo problema en una zona única y especial: la portería.

El asunto no necesita mucha explicación porque es de sobra conocido. A los dos excelentes porteros con los que Ancelotti contaba la temporada pasada, Casillas y Diego López, se les ha unido desde este martes un tercero también de categoría superior: Keylor Navas.

Con la afición en plena guerra civil a favor de Casillas o de López, con la prensa deportiva hasta ayer mayoritaria y escandalosamente 'casillista' y hoy reculando y con Florentino Pérez desbordado, ahora mismo la portería del Real Madrid está huérfana. Qué paradoja.

Olvidada, al parecer, la alternancia salomónica impuesta por el técnico italiano el curso 2013-14, los voceros del presidente ya habían pregonado que Casillas jugará la inminente Supercopa de Europa y, sobre todo, que estaba confirmado como portero titular indiscutible.

Los canales oficiosos de Florentino habían abierto de par en par la puerta de salida a Diego López, dándole por amortizado.

Hasta que, todavía con el recuerdo de su nefasto Mundial, Casillas exhibió su inseguridad y baja forma en el amistoso americano ante el Manchester United.

Los aficionados mostraron su desconfianza hacia el portero de Móstoles en todas las encuestas de Internet, la prensa del régimen hizo entrar de nuevo en casa a Diego López y, de postre, apareció Keylor Navas con su camiseta número 13 oficial.

Cada día se publica un rumor, se pergeña una teoría o pronóstico sobre el futuro de Casillas y Diego López, pero la única verdad es que este martes los tres cancerberos coincidieron por primera vez en Valdebebas y participaron en el entrenamiento del Real Madrid. Según los testigos, la tensión ambiental se corta. ¿Hasta cuándo?

ABANICO DE SOLUCIONES

Buena: El Real Madrid se desprende de Casillas y de Diego López. Keylor Navas sería titular indiscutible y podría afianzarse con confianza desde el primer día. El suplente, una vez traspasado Jesús al Levante, sería Pacheco (22 años), guardameta del Castilla y visto con buenos ojos por Ancelotti y su equipo técnico. Teóricamente, el vestuario volvería a ser una balsa de aceite, al menos en lo que a la portería se refiere.

Regular: Iker Casillas se va y Keylor Navas, que cuenta con el consenso más o menos tácito de todas las facciones del madridismo, es titular. Los casillistas, generalmente poco beligerantes, lamentarían la marcha de Iker pero no montarían excesivo follón. Los partidarios de Diego López, muy guerreros, celebrarían el adiós de Casillas y en primera instancia aceptarían la suplencia 'deportiva y honesta' del guardameta gallego.

Mala: Diego López se va y Keylor Navas es titular. Los antiCasillas clamarían al cielo durante días por la marcha de López, pero la suplencia de Iker les iría apaciguando. Los casillistas mostrarían su disconformidad con el trato a su ídolo, pero sin hacer demasiado ruido. Pero, ¿cómo se tomaría Casillas la prolongación de su calvario?

Muy Mala: Diego López se va y Casillas es titular. Los antiCasillas harían de la temporada un campo de batalla eterno en las redes sociales e incluso en el Bernabéu. Y Krylor Navas, ¿aguantaría la suplencia sin estropearse ni rechistar?

Nefasta: No se va ninguno. Ni que decir tiene el papelón de Ancelotti para elegir un portero titular -o dos, si decide alternarlos como el año pasado- y mandar a la grada al tercero. Cualquiera de los tres que no se vistiera sería objeto de debates y polémicas mil. Un terremoto cada siete -o cada tres- días.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba