Análisis

El 'macho alfa' y la argucia de alargar una semana la votación clave

La elección entre las dos principales corrientes de Podemos ha sido estirada a siete días por decreto del grupo organizador -juez y parte-. Sin embargo, si los votos se hubiesen emitido este fin semana, en la gran Asamblea fundacional, tal vez otro gallo cantaría. El equipo del politólogo, que hasta presentará libro este viernes, gozará del tirón de la pequeña pantalla.  

El equipo organizador de la Asamblea Podemos, cuya designación ya creó polémica dentro la formación, ha fijado por decreto que la elección de la futura organización del partido entre las dos principales opciones ('Claro que Podemos', de Pablo Iglesias, y 'Sumando Podemos', de Pablo Echenique) se prolongue durante toda una semana (desde las diez de la noche de este lunes hasta la medianoche del domingo). ¿Qué hubiera pasado si la votación se hubiese reducido a los dos días de la Asamblea 'Sí se puede', celebrada el pasado fin de semana en el Palacio Vistalegre (Madrid)? Esta es la pregunta del millón. En Podemos hay 150.000 inscritos, según los últimos datos (sumó 19.000 durante la Asamblea), listos para votar en este proceso interno y 1,2 millones de potenciales participantes que ya expresaron su simpatía por este partido en las elecciones europeas. Dicho esto, en la cita de Vistalegre se congregaron alrededor de 7.000 personas y el ambiente habló por sí sólo.

El equipo de los eurodiputados Pablo Echenique y Teresa Rodríguez-Rubio se llevó los mayores aplausos tanto en su entrada en el foso como en sus respuestas a Iglesias. Con este pronunciamiento de las gradas sería muy fácil hacer el símil taurino --el acto fue en una plaza de toros cubierta-- de quién cortó dos orejas y quién se llevó una, pero no hay que seguir por aquí, que Podemos tiene círculos antitaurinos. Con el gesto contrariado por las ovaciones que recibió la facción 'Sumando Podemos', Iglesias subió al escenario y desplegó su estrategia de choque, escenificación política de vanguardia, pura maestría sobre el albero de cemento. El profesor de la Complutense, que tuvo que decir "no soy imprescindible, soy un militante, no un macho alfa", pidió al público que no le aclamaran con palmas, sino con aplausos silenciosos, manos arriba y girando, y así fue. La comparación con Echenique, Teresa Rodríguez y compañía ya estaba neutralizada.

Iglesias recurrió una vez más a su carisma, el mismo que desplegará toda esta semana, coincidiendo con la votación, en televisiones y ruedas de prensa. Aquí, de momento, gana por goleada a los miembros de 'Sumando Podemos'. Tal es así que este lunes, a escasas horas de abrirse la 'urna online' de la formación, el politólogo y uno de sus más estrechos colaboradores, Iñigo Errejón, jefe de campaña en las europeas, copaban dos de las tertulias televisivas del mediodía que marcan tendencia. Iglesias también aparecerá el domingo en otro programa 'estrella', Salvados, de Jordi Évole, junto al presidente de Ecuador, Rafael Correa. El encuentro fue grabado a finales de septiembre durante la gira que portavoces de Podemos realizaron por Latinoamérica. Y por si fuera poco, el excolaborador de IU presentará el viernes un libro titulado Disputando la democracia. Política para tiempos de crisis en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.  

Mucho más comedidos que Pep Guardiola en su andanada contra José Mourinho, ni Echenique ni nadie de su equipo han espetado a Iglesias que es "el puto jefe, el puto amo" cuando el debate se mantiene en el terreno mediático. Desde 'Sumando Podemos' han evitado el cuerpo a cuerpo y hasta le han pedido al politólogo que siga siendo el líder del partido, pero eso sí, junto a otros dos portavoces, dentro de una dirección más plural. Esta propuesta se llevó los aplausos el domingo, pero parece difícil que consiga los votos. El próximo lunes, el resultado. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba