Análisis

La “indefensión” de Faina Zurita, una niña mimada por las altas instancias

La presidenta del Hipódromo de la Zarzuela lamenta su "indefensión" ante los medios y considera una "manipulación" las revelaciones sobre el enfrentamiento judicial que mantiene con el regulador del sector.

Faina Zurita.
Faina Zurita.

Faina Zurita, la presidenta del Hipódromo de la Zarzuela (HZ), considera una “provocación” y una “manipulación” la información de Vozpópuli que destapó el pasado miércoles el enfrentamiento judicial entre la empresa pública y el regulador del sector, la SFCCE, a cuenta de los derechos de imagen de las competiciones hípicas.

Zurita utilizó ayer su cuenta de twitter para desahogarse. “Esta noticia debería estudiarse en periodismo como ejemplo de desinformación”, dijo primero sobre una información cuyas fuentes cuestionó después: “¿Han comprobado algún dato? ¿Saben algo de lo que hablan? Qué fácil y barato sale mentir”, espetó.

Este diario intentó ponerse en contacto con Zurita para tratar de precisar a qué “manipulación” se refería exactamente. La única respuesta de esta teórica experta en comunicación llegó, de nuevo, vía twitter, dos horas después: “He cometido un error de principiante: contestar a una provocación. Mañana @vozpopuli me despellejará”, escribió en otro tweet en el que lamentó su “#indefensionantelosmedios” (sic).

Sin ánimo de despellejar a nadie, lo cierto es que el enfrentamiento entre HZ y SFCCE, que los asesores jurídicos de la propia Zurita reconocen abiertamente y que habrá que ver en qué termina, ha ido in crescendo y está plasmado negro sobre blanco en la abundante documentación presentada al Juzgado de lo Mercantil que tramita el concurso de acreedores del regulador hípico y a la que ha tenido acceso este diario.

Los detractores de Zurita, que no son pocos, sitúan el origen del conflicto en una carta que envió a finales de 2012 el alcalde de Mijas (Málaga), el popular Ángel Nozal, al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quejándose del desigual reparto que estaba haciendo HZ del dinero proveniente de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) para las carreras. La carta tuvo escasos frutos y las carreras en el Hipódromo de Mijas son historia desde el año pasado.

Pero a raíz de esa misiva, y para evitar este tipo de reclamaciones, HZ tuvo la brillante idea de cambiar a su favor el contrato que suscribía periódicamente con Loterías. Sin embargo, la guerra estalló cuando, tras el concurso de acreedores de SFCCE, el administrador concursal decidió incluir en el activo de esta entidad los derechos de imagen de la competición.

En ese momento, principios de este año, la presidenta de HZ cayó en la cuenta del lío en el que se había metido, tras vender por una importante cantidad de dinero (5,5 millones fijos por año, más una cantidad variable) un activo cuya titularidad está en discusión, con el agravante de haber falsificado, según SFCCE, las condiciones generales de la competición.

De ahí el empeño de Zurita, dicen sus críticos, en conseguir la disolución del regulador. En febrero pasado, la presidenta del hipódromo se puso en contacto con casi todos los propietarios de caballos y reunió en asamblea a jinetes y preparadores para informarles de que SFCCE se había quedado sin funciones tras la denuncia, por parte de la Real Federación Hípica (RFHE), del convenio que ambas tenían suscrito y que le confería su papel de árbitro de las carreras.

Sin embargo, todo se hizo “con tanta precipitación que nadie cae en la cuenta de que el Convenio denunciado exige que la denuncia se haga con 30 días de preaviso y que, además, en caso de que la SFCCE no esté de acuerdo con las causas de denuncia puede acudir al arbitraje del Consejo Superior de Deportes”, como efectivamente ocurrió.

Tras no prosperar ese frente, HZ optó por personarse en el procedimiento concursal presentando su oposición al dictamen del administrador concursal y al plan de viabilidad de la SFCCE, que destapó la existencia del polémico contrato con LAE, en el que algunos ven incluso indicios de delito.

En principio, parece difícil que el regulador de las carreras supere su situación concursal, teniendo en cuenta que su principal acreedor es la administración pública (Seguridad Social y Hacienda), el gran paraguas de Zurita. La sobrina de la infanta Margarita de Borbón, la hermana del Rey Juan Carlos, que fuera (de la mano del actual presidente de SEPI, Ramón Aguirre) presidenta de la Fundación ICO sin haber cumplido los 30, tiene el decidido apoyo de las más altas instancias del Estado. Zurita, sin experiencia previa en el negocio del turf, fue colocada al frente de HZ (un puesto que tiene muchísimas novias, en un mundo tan peculiar y elitista como el del turf) de la mano del propio Aguirre, que ya ha dicho que estará "siempre a su lado".

Zurita, la sobrinísima, que se precia de ser una gran relaciones públicas y tiene por costumbre invitar cada semana a pequeños grupos de propietarios de caballos al hipódromo para trasladar sus mensajes, tiene mucho camino andado en su pretensión de crear un nuevo regulador afín, aunque las voces en contra de su labor al frente del Hipódromo son crecientes y variopintas. Su gestión económica del recinto, con un aumento de las pérdidas de 25% el año pasado y un rescate forzoso de sus accionistas, dice poco en su favor. Zurita tiene, pues, mucho que aprender, aunque, escoltada por tantas y tan altas amistades, a lo mejor ni lo necesita.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba