Análisis

Equipo Económico, ¿por qué Montoro es sospechoso y Guindos inocente?

Equipo Económico, uno de cuyos contratos investiga Anticorrupción, tuvo como socio cofundador a Luis de Guindos, ministro de Economía. Su departamento tutelaba el organismo que adjudicó dicho negocio.

Equipo Económico ha sido puesto bajo una doble lupa. La de la fiscalía Anticorrupción que investiga la legalidad de la adjudicación de un contrato por el Consejo Superior de las Cámaras de Comercio. Y la de la prensa y la oposición, que relacionan la contratación del tal bufete con uno de sus fundadores, el hoy ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, al amparo de sus posibles esferas de influencia.

Esta investigación selectiva en busca de sombras de tratos de favor o tráfico de influencias omite que este bufete fue cofundado por otro actual ministro del PP no menos poderoso: Luis de Guindos, titular de Economía.

No es un hecho oculto en el registro mercantil, pero curiosamente sí opacado en las informaciones y en las acusaciones políticas. Guindos, según personas que han estado vinculadas a dicho despacho, llegó a tener funciones directivas y se apartó del mismo en 2008, al igual que Montoro. Ambos deberían ser sospechosos o ambos, inocentes.

A partir de ahí, a tenor de las propias inquinas empresariales o políticas, es fácil tejer un territorio de sospechas sobre el ministro escogido. Y cerrar el círculo escogiendo víctima: desde que Montoro es ministro Equipo Económico facturó x millones más. O, por el contrario, desde que Guindos es ministro el bufete incrementó sus ventas. Juguemos.

Cabría leerlo al revés: que la firma gana más porque ambos eran unos pésimos activos intelectuales del bufete. O porque el bufete se ha enriquecido, entre otros, gracias a los masivos eres que ha propiciado este Gobierno y en los que ha intervenido habitualmente de la mano del despacho de Iñigo Sagardoy, autor de limpiezas laborales de reconocidos diarios.

Pero no, la sospecha tiene que ser que este despacho factura más porque alguno de sus exsocios hoy ministros les ayuda entre bambalinas. En esta novela negra basada en el periodismo de sospecha se puede buscar un asesino distinto. Pongamos que hablamos de Guindos, no por probar que es culpable, que no me consta, pura invención mía, sólo por jugar a demostrar lo fácil que es construir que tenía un móvil en este crimen financiero tan plausible como el de Montoro. Veamos los pasos del otro ministro sospechoso el día de autos.

El contrato que investiga Anticorrupción tiene los siguientes hitos:

 Esta investigación selectiva en busca de tratos de favor o tráfico de influencias omite que este bufete fue cofundado por otro actual ministro: Luis de Guindos, titular de Economía.

-Lo otorgó en 2012 el Consejo Superior de Cámaras de Comercio. Y resulta que dicha entidad está tutelada por un ministerio. ¿Por cuál? ¿Hacienda? Error. Por el ministerio de Economía que dirige el cofundador de dicho bufete, Guindos.

-El ministerio de Economía, y no Hacienda, supervisa los presupuestos y las liquidaciones del Consejo Superior de Cámaras de Comercio. Por tanto, todo malgasto sobre tal contrato pudo o debió ser advertido por el departamento de Guindos.

-El informe de marras facturado por Equipo Económico, junto con el de otros bufetes contratados por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, fue elevado al ministerio de Economía como una propuesta global legislativa para el Gobierno. Por esta vía, el departamento de Guindos pudo haber tenido pistas sobre el origen del informe que recibía: venía de su exempresa.

La ley es clara sobre el control de Economía sobre el organismo que contrató el polémico informe a Equipo Económico: "la función de tutela sobre esta Corporación corresponderá a la Administración del Estado, a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo", competencias que estaban bajo el control de Guindos en 2012 cuando se firmó el contrato.

Economía fiscaliza presupuestos y liquidaciones

La ley refleja, igualmente, que las cámaras y su consejo superior "elaborarán y someterán sus presupuestos ordinarios y extraordinarios de gastos e ingresos a la aprobación de la Administración tutelante, que fiscalizará sus liquidaciones y podrá establecer las instrucciones necesarias para la elaboración de los presupuestos y de las liquidaciones tipo".

Y le da armas al ministerio de Guindos para prevenir irregularidades contractuales: "En todo caso, las liquidaciones deberán presentarse acompañadas de un informe de auditoría de cuentas.Las personas que gestionen bienes y derechos de las Cámaras quedarán sujetas a indemnizar los daños y perjuicios que puedan causarles por acciones u omisiones realizadas por dolo, culpa o negligencia grave con infracción de la normativa vigente, con independencia de la responsabilidad penal o de otro orden que les pueda corresponder."

Nada de esto prueba que la larga mano de Guindos haya actuado activamente sobre su antiguo bufete (favoreciendo su contratación) o pasivamente (no fiscalizando una eventual anomalía en dicho contrato de una entidad tutelada por Economía). Sólo apunta que lo tenía más a tiro que Montoro. O, al menos, nada le hacía más inocente que a Montoro.

Sin datos de testaferros o tráfico de influencias

Por otro lado, por el momento no ha aflorado ninguna prueba que demuestre que Guindos o Montoro mantengan un testaferro en Equipo Económico ni de que hayan mediado para favorecer a dicho bufete.

Sin probarse alguno de estos extremos, la irregularidad sólo puede recaer en el órgano contratante. Y el Consejo Superior de Cámaras de Comercio se mantiene en que cumplió la ley porque contrató como privado por usar fondos privados.

Lo hiciera legal o ilegalmente la culpa nunca afectaría al bufete, como no salpica al empresario privado cuando cada año el Estado adjudica ilegal o irregularmente cientos de contratos. Salvo que se demostrara tráfico de influencias, cohecho, falsedad documental, inexistencia del trabajo facturado... algo que, a fecha de hoy, no está denunciado.

Las dos familias de Equipo Económico

Equipo Económico surge como un despacho formado por gente procedente del Ministerio de Economía y Hacienda que encabezó Rodrigo Rato. En sus fases más embrionarias el despacho está formado por dos grupos, uno vinculado a Montoro y otro ligado a Guindos con nombres como los del exsecretario de Estado de Hacienda, José Manuel Fernández Norniella, los consultores Lorenzo Bernaldo de Quirós y Javier Esparza. Estas dos familias no se llevaban bien y pronto se escindieron, quedándose con el cascarón del despacho Montoro y compañía. 

Entre ellos destacó el hermano de Montoro, Ricardo, que fue presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas. Y otra gente de la confianza del actual ministro de Hacienda como Pilar Platero, que en la actualidad es subsecretaria del Ministerio de Hacienda, Francisco de Asís Piedras Camacho, exjefe del gabinete de Montoro, o los hermanos Martínez Rico. El mayor, Ricardo, alcanzó el cargo de secretario de Estado de Presupuestos y dirige en la actualidad el despacho mientras que el pequeño ocupa la jefatura del gabinete del ministro, un puesto de mucho poder en el Ministerio.

En la actualidad también trabajan en el despacho Mariano Ruiz Gallud, quien fue el director general de la Agencia Tributaria cuando Montoro fue por primera vez ministro de Hacienda, y su entonces jefe de gabinete, Manuel de Vicente Tutor.

Con todos estos datos, ¿qué ministro le gusta más como sospechoso? Pues hágale un traje.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba