Análisis

El referéndum de Pepe Gotera y Otilio

El esperpento nacionalista ha alcanzado sus máximas cotas. El procés ha devenido en un timo y, sobre todo, en una chapuza cuya guinda la pone la web Participa2014.cat, donde cualquiera puede inscribirse para votar, resida en Cataluña… o en la Luna.

Sorprende y mucho que la previsible decisión del Tribunal Constitucional de suspender la ley de consultas y el decreto de convocatoria del 9-N pillara a contrapié a los líderes nacionalistas. Que no tenían un plan B al que echar mano, porque todo en Cataluña funciona desde hace tiempo a golpe de improvisación, de acuerdos de última hora, lo atestiguan las apresuradas reuniones celebradas posteriormente al dictamen del TC, cónclaves interminables que sólo han servido para exacerbar la lucha por el poder, quién sabe si por la supervivencia, en que andan enzarzados CiU y ERC; Artur Mas y Oriol Junqueras.

Mas y Junqueras han decidido descargar sobre los hombros del catalán de la calle la responsabilidad de mantener viva la impostura, la algarada, mientras ellos buscan la manera de salir con bien de este lío

Transcurridas casi dos semanas desde que el presidente de la Generalitat dijera aquello de “tenemos que engañar al Estado” y, acto seguido, se sacase de la manga un referéndum de plástico, podemos asegurar sin miedo a equivocarnos que el esperpento nacionalista ha alcanzado sus máximas cotas. Y es que los dos aspirantes a heredar el título de padres de la patria catalana del defenestrado Jordi Pujol, los dos gallos del Principat, Mas y Junqueras, tan recios ambos, no es que se nieguen en redondo a derramar por la causa de la independencia una sola gota de su valiosísima sangre, sino que ni tan siquiera están dispuestos a pasar por el calabozo, como antaño solía ocurrir con los héroes populares. Así que, sin vergüeza alguna, han decidido descargar sobre los hombros del catalán de la calle la responsabilidad de mantener viva la impostura, la algarada, mientras ellos buscan la manera de salir con bien de este lío. Bien sea retrocediendo hasta posiciones anteriores sin que cante demasiado. Bien haciendo que sea el común el que se eche al monte.   

En definitiva que, con tanto valiente echando el resto, “el procés”  ha devenido en un timo y, sobre todo, en una chapuza, cuya guinda la pone la web oficial, Participa2014.cat, donde han de escribirse quienes deseen participar en la consulta. De hecho, quien escribe estas líneas, residente en la Comunidad de Madrid y, a todos los efectos, empadronado en un municipio madrileño, pudo obtener la correspondiente inscripción sin mayores problemas, puesto que el único requisito era introducir una dirección y un apellido, fueran ambos datos reales o ficticios (para jolgorio de las redes sociales). Y es que en este remedo de referéndum ni siquiera hay un censo disponible. Lo cual, si me permiten la broma, lo convertirá en el referéndum más universal de todos los celebrados en el mundo, porque cualquiera podrá votar, resida en Cataluña… o en la Luna.

Anécdotas al margen, cuanto más se empeñan los líderes nacionalistas en construirse una identidad propia y demostrarnos al resto que no sólo son diferentes sino que, además, son mejores, más europeos, más modernos, más eficientes… resulta que más españoles parecen. Y entiéndase “españoles”, por supuesto, en su acepción más casposa, trasnochada y, sobre todo, chapucera. Porque visto hasta dónde está llegando el vodevil del referéndum, cabe preguntarse si la España de Pepe Gotera y Otilio, la de la apoteosis de la chapuza, no sería en realidad fiel reflejo del genio nacionalista.

Sea como fuere, lo de menos es si quienes se inscriben para votar el 9-N son catalanes, madrileños, asturianos, indios o pakistaníes, porque a estas alturas la única forma de que Artur Mas y Oriol Junqueras salven la cara es mediante la convocatoria anticipada de elecciones. Pero no en clave de plebiscito, sino como salida de emergencia. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba