¿Opinas o trabajas?

Café para todos

Me planteo una pregunta que quizás esté en mente y en boca de muchos, sobre todo últimamente: ¿es justo aplicar el criterio del “café para todos”? Creo que no, aunque en determinadas ocasiones sea lo único o lo menos malo que se puede hacer.

En el caso de las duras medidas que se están aplicando a los empleados públicos por ejemplo, hay que analizarlo desde varias ópticas, al menos tres: de impacto individual, de colectivos similares y de la sociedad en general.

A nivel individual, ¿es justo que se apliquen las mismas rebajas independientemente del nivel de ingresos y de la situación familiar y gastos mínimos de supervivencia de cada persona? Claramente no es justo.

Por colectivos, ¿es justo que se apliquen por igual al sanitario o a las fuerzas de seguridad que a servicios administrativos o de tramitación de expedientes o fundaciones de estudios varios? ¿es justo que se aplique por igual a servicios que se sostienen con los ingresos del estado (la mayoría) que a personal de organismos, entidades o empresas públicas que generan ingresos al estado? Estos últimos, aunque no son mayoritarios existen. Un ejemplo de ello son los puertos, Autoridades Portuarias de interés general. En su conjunto generan una cifra considerable de millones de euros todos los años para las arcas de Estado. ¿Es justo que se aplique a unos sí y a otros no? En algunas empresas públicas no se ha aplicado como Metro de Madrid, Renfe o Adif y en otras gemelas a las anteriores sí. ¿Por qué? parece claro que bajo estos criterios, tampoco es justo.

Al nivel de la sociedad en su conjunto, ¿es justo que se aplique a los empleados de esta macro empresa llamada Estado de la que todos los españoles somos accionistas y clientes? Cuando los accionistas no ganan, y los clientes disminuyen, cuando los ingresos caen y los gastos crecen, no queda más remedio que meter la tijera o si no el sistema quiebra. Así se viene haciendo en las empresas privadas, luego sí es justo, y además necesario.

¿Se puede hacer algo diferente en lugar de recortar empleo y salarios? Creo que no hay alternativas en estos momentos, aunque sí añadidos, medidas que pueden ayudar a corregir el exceso de gasto y la escasez de ingresos, y muchas.  

Visto desde el punto de vista de la necesidad de aplicar el “café para todos”, desde luego no es lo más apetecible y no contentará a nadie. Si pensamos en un grupito de 5 amigos sentados en la terraza de un bar, es casi imposible que coincidan todos ellos en pedir lo mismo (café). Extrapolándolo a lo que nos ocupa, es imposible.

Hay ocasiones en las que no queda más remedio o es el menos malo de los males. Qué ocurre por ejemplo con los soldados que están en zona de guerra como los españoles en Afganistan. Pocas alternativas tienen de elección en el rancho diario, luego café para todos. Es la gran diferencia entre las situaciones que conocemos como normales y las extremas. En España estamos en una situación de máxima gravedad. Entonces algunas de las medidas de café para todos son necesarias, por su inmediatez en la aplicación y en los resultados. Eso sí, hay que acertar en qué se aplican y cómo.

Lo que trae consigo aplicar medidas de tabla rasa, que normalmente no contentan a casi nadie, es que ofrece una oportunidad magnífica a la oposición para criticar duramente y ganarse a los afectados con propuestas casi siempre demagógicas e inviables. Esto es así sencillamente porque no son los que gobiernan ahora, o porque nunca gobernaron ni probablemente lo harán por ser muy minoritarios. Estos últimos son los más beligerantes. Aguantar los chaparrones de críticas forma parte del pack que asume el que gobierna, es universal.

El café para todos casi nunca es justo pero a veces es necesario.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba