No siempre lo peor es cierto

Por qué temen a Nicolás Maduro

Poco importa que en Venezuela se detenga y encarcele a un político incómodo, que se haga lo propio con un alcalde opositor, que se silencie a la prensa no adicta al régimen o que la policía abra fuego contra los manifestantes, al final nadie más allá de los infelices que menudeamos por las redes sociales y de unos cuantos –no muchos– periódicos occidentales dirá esta boca es mía. La impunidad de la que goza el Gobierno de Nicolás Maduro es tan absoluta que bien podría mañana cerrar a cal y canto las fronteras –algo así ha hecho ya con el cepo cambiario–, poniendo a la Armada a patrullar la costa para que nadie escape y no pasaría nada. Reconozcámoslo, es así, pase lo que pase en Venezuela, y ya ha pasado mucho, ningún Gobierno de ninguna parte del mundo va a dar gemido alguno

El mundo debe respetar al Gobierno cubano y sus desmanes pero, al tiempo, ha de indignarse y armar el cristo cuando los franceses, los austriacos o los holandeses votan a quien no debiesen de votar

Los mandarines de Caracas saben que algo muy superior a ellos mismos y a su triste miseria de ladrones de tres manos les protege de la crítica. Han sabido situarse en el lado bueno, el mismo en el que moraron los sátrapas soviéticos, el mismo en que felizmente sestea su apoderado habanero desde hace más de medio siglo, el mismo en el que terminan parando todos los bribones que aspiran a perpetuarse en el poder. Basta con colocarse a la izquierda de la izquierda, hacer continuos alardes revolucionarios y añadir a todo lo anterior la violenta verborrea que es tan cara a toda esta gentuza para blindarse de por vida. La sacrosanta soberanía, ya sabe. El mundo debe respetar al Gobierno cubano y sus desmanes pero, al tiempo, ha de indignarse y armar el cristo cuando los franceses, los austriacos o los holandeses votan a quien no debiesen de votar.

El totalitarismo siempre ha ejercido una inexplicable fascinación en los líderes del mundo libre. Sucedió en el periodo de entreguerras, cuando nazis, fascistas y bolcheviques chuleaban a Occidente, que permanecía callado y agachaba la cabeza por no se sabe bien que complejo de culpa. Con estos antecedentes es normal que Maduro y su gente se lo tomen con tanta tranquilidad. Estados Unidos y España guardan un espeso silencio con algún que otro quejido aislado al que inevitablemente le sucede una arenga televisiva del déspota y la llamada a consultas de los embajadores en Washington y Madrid.

El Gobierno de Obama trata de extremar la suavidad. Primero por el petróleo, y ahora que están cerca de la autosuficiencia porque algún geoestratega del departamento de Estado ha persuadido al presidente de que el animal de bellota ese de la boina roja tiene los días contados, que es todo cosa de sentarse y esperar a que caiga por su propio peso. En España la idea viene a ser la misma. Durante los años dorados de Chávez, que coincidieron con el zapaterato, la simpatía que inspiraba el experimento bolivariano entre algunos miembros del Gobierno –al ministro Moratinos me remito– desembocó en una pequeña luna de miel entre socialistas españoles y venezolanos. En el delirio aquel de la Alianza de Civilizaciones la Venezuela de Chávez, que lleva años a partir un piñón con el Irán de los ayatolás, era un complemento exótico y caribeño que vestía mucho en las cumbres mundiales.

Lo que temen en Moncloa es que Maduro tome represalias si se le incomoda. Temen que se líe la manta a la cabeza y se ponga a expropiar empresas españolas a diestro y siniestro. Así de lamentable

Hoy ya no existe esa sintonía. Rajoy es un desastre, pero al menos carece de las devociones altermundistas y bananeras que tanto excitaban la imaginación de Zapatero y sus pajinas. Lo que temen en Moncloa es que Maduro tome represalias si se le incomoda. Temen que se líe la manta a la cabeza y se ponga a expropiar empresas españolas a diestro y siniestro. Así de lamentable. Esos empresarios sabían donde se metían y debieron descontarlo antes de invertir un solo euro en un país en el que su presidente, alegre y jaranero, expropia empresas por televisión. La revolución bolivariana no es cosa de ayer, los “rojos rojitos” llevan más de quince años enredando a su antojo y pasándose por el arco del triunfo la seguridad jurídica más elemental. Una parte considerable de las inversiones españolas en Venezuela se han hecho a sabiendas de lo que había allí. Si temen a una más que posible confiscación de sus activos en el país ya saben lo que tienen que hacer: desinvertir y largarse. Una vez se haya consumado el saqueo el Gobierno español que tome las medidas oportunas y denuncie el robo ante el tribunal internacional que corresponda.  

La cobardía es general. Los países hispanos están callados como tumbas y, por lo que se ve, tienen intención de perseverar en su silencio cómplice. Y para uno que salió valiente, Panamá hace un año, se quedó solo y tuvo que recular al cabo de pocos meses tras la ruptura de relaciones diplomáticas por parte de Caracas. Los palmeros de Maduro –Ecuador, Bolivia y Nicaragua– ejercen toda la presión posible en los órganos de la región sin que nadie se les plante. Que tres republiquillas de chichinabo dobleguen a gigantes como México o Colombia y les marquen la agenda es para replantearse desde cero para qué demonios sirven todos esos foros latinoamericanos, que ni son foros ni son latinoamericanos ni son nada más que reuniones de politicastros hipnotizados por la charlatanería y el alboroto de los nietos de Fidel Castro.

Cuando todo esto termine, que terminará más pronto que tarde porque el desbarajuste en Venezuela es absoluto, habrá que empezar a pedir explicaciones. ¿Por qué se dejó hacer a esta horda de bárbaros? ¿Por qué aceptamos como mal menor en Venezuela lo que nos parecería inaceptable para nosotros mismos? Tal vez los venezolanos tengan lo que se merecen, pero eso no quita para que los que creemos en una América próspera y libre deseemos que merezcan algo mejor. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba