ANIMALES

El enemigo no está en el espejo

Un estudio pone en cuestión centenares de experimentos sobre la agresividad de los peces al reaccionar frente a su reflejo. Los científicos creen que se ha subestimado la capacidad de estos animales. 

La creencia de que los peces no se reconocen en el espejo podría ser errónea
La creencia de que los peces no se reconocen en el espejo podría ser errónea Quinn Dombrowski (Flickr, CC)

El cíclido convicto (Amatitlania nigrofasciata) es un pececillo de unos 10 cm de longitud cuyo nombre pendenciero hace justicia a su carácter territorial y agresivo. Estas características han servido al equipo de  Robert Elwood, de la Universidad de Queen, en Belfast, para estudiar una cuestión clave que se ha utilizado para estudiar decenas de especies de peces: ¿de verdad reaccionan ante su propio reflejo como si fuera un rival?

Los experimentos con espejos y peces son muy comunes en biología entre otras cosas, como explican en Nature, porque permite simular una agresión de manera cómoda y reduce el número de ejemplares que se necesitan para la prueba. "Ha habido una larga tradición de estudios con espejos solo porque es muy fácil de manejar", asegura Elwood. Pero el trabajo que acaban de publicar en la revista Animal Behaviour pone en duda la premisa fundamental.

Analizaron la reacción de los peces ante rivales de verdad y rivales fantasma.

Hasta ahora se asumía que los peces de estas características, como los cíclidos y muchas otras especies de pecera, son incapaces de reconocerse a sí mismo en el espejo y reaccionan ante el reflejo como si se tratara de un rival. En su trabajo, analizaron la forma de reaccionar de los cíclidos convictos ante rivales de verdad y rivales fantasma, reflejados en el espejo, y se dieron cuenta de que algo no encajaba.

Esta especie tiene una característica ideal para estudiar este comportamiento. Los machos enseñan siempre su lado derecho del cuerpo al rival y se alinean con el otro desde la cabeza a la cola en una configuración muy concreta. Si el reflejo activaba la misma señal que el rival, el pez se habría sacudido a un lado y a otro hasta encontrar la manera de acoplarse con él en el ritual de duelo, pero fue exactamente lo que no ocurrió.

En otro estudio reciente, liderado por Valentina Balzarini, de la Universidad de Berna, los investigadores estudiaron tres especies de peces del lago Tanganica y solo una de ellas respondía al reflejo de la misma forma que aun oponente. En 2010, Russell Fernald, de la Universidad de Stanford, analizaron la expresión genética de los peces que reaccionaban al reflejo y vieron que sus cerebros se activaban de manera diferente cuando la agresión era real.

“Los científicos infravaloramos las habilidades cognitivas de los peces”.

"Creo que los científicos infravaloramos las habilidades cognitivas de los peces", dijo el investigador a Nature. "Hemos demostrado que los cíclidos pueden realizar un razonamiento lógico. Pueden interpretar el rango social solamente por observación. Así que, ¿por qué deberían ser engañados por un espejo?

Par Elwood, el método de usar los reflejos en los experimentos como un sustitutivo de un rival no está totalmente invalidado, pero "en los trabajos en los que se estudia la agresión y las respuestas, podría estar en cuestión".

Referencias: Do mirrors reflect reality in agonistic encounters? A test of mutual cooperation in displays (Animal behavior) |  Fish fail to see reflections as rivals, Nature doi:10.1038/nature.2014.16099 | Imagen: Quinn Dombrowski (Flickr, CC)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba