SEÍSMO EN NEPAL

El terremoto que todos predijeron

Especialistas y autoridades de Nepal llevan años trabajando ante la posibilidad de que se produjera un seísmo como el que el sábado costó la vida a miles de personas. Hace solo un mes, un equipo predijo un gran terremoto justo en la zona en que se ha producido la tragedia.

Imagen de los daños provocados por lel terremoto en Nepal
Imagen de los daños provocados por lel terremoto en Nepal EP

Si pudiéramos hacer un corte en la Tierra y echar un vistazo bajo la ciudad de Katmandú veríamos que se encuentra sobre la espalda de una especie de monstruo geológico, el lugar donde la placa India empuja progresivamente a la Euroasiática y eleva la cordillera del Himalaya a un ritmo de varios milímetros por año. El terremoto de magnitud 7,9 que dejó más de 2.000 muertos el pasado sábado es el último de una serie de grandes seísmos cuyo peor precedente se produjo en 1934, con más de 17.000 víctimas mortales y que ha mantenido a Nepal en los primeros puestos de la lista internacional de lugares vulnerables a este tipo de catástrofes.

El precedente de 1934 dejó más de 17.000 muertos.

El seísmo del sábado se produjo a unos 80 km de la capital nepalí y ha sido especialmente destructivo porque se ha producido cerca de la superficie, por las características del terreno y por las condiciones de vida de los habitantes de la zona. El valle donde se encuentra Katmandú es la única zona fértil y plana en kilómetros a la redonda, pero los mismos sedimentos que la hacen tan atractiva son los que transmiten las ondas sísmicas a mayor velocidad en caso de seísmo. La migración del campo a las ciudades en las últimas décadas ha hecho que la densidad de población en las ciudades fuera un factor de riesgo más, junto con la débil estructura de los edificios. Casas altas con materiales muy baratos y muy pegadas entre sí que en caso de terremoto se convierten en una trampa mortal. "La gente cuyas casas sobrevivieron al terremoto de 1934 todavía confía en ellas, pero se han olvidado del mantenimiento", aseguraba el geólogo local Bijay Upadhyay, en un profético artículo hace unos meses. "No se dan cuenta de que añadir plantas de cemento extra y hacerlas cada vez más estrechas las debilita".

Por este motivo había varios programas en marcha para minimizar el impacto de uno de estos grandes terremotos en escuelas y hospitales, pero los esfuerzos ni han sido suficientes ni han llegado a tiempo. Cambiar la estructura de las ciudades es una tarea que requiere mucho tiempo y grandes inversiones y en el caso de Nepal se da la paradoja de que los habitantes se han instalado en las zonas donde se encuentra la falla, pues sus características las hacen más accesibles y se sitúan cerca de las zonas donde fluye el agua.

Unos científicos advirtieron del riesgo hace solo dos semanas

"Sabíamos que iba a pasar", asegura Susan Hough, geóloga con amplia experiencia en Nepal, en The Washington Post. "Los terremotos que esperas que sucedan, suceden". La carrera de los geólogos era por entender mejor cómo funciona el sistema de fallas y poder predecir cómo se iba a comportar la tierra en esta zona. Las características del terreno, en la zona más abrupta del mundo, y las lluvias monzónicas han dificultado el estudio de la zona hasta el punto de que durante años se consideró que el gran terremoto de 1934 había sido 'ciego' y no había dejado marcas en la superficie. Desde el año 2008, el equipo de Paul Tapponnier, del Observatorio de la Tierra de Singapur, utiliza imágenes vía satélite y trabaja sobre el terreno para localizar estas fallas. Durante estos trabajos descubrieron unos extraños cambios en zigzag en el río Sir Khola y localizaron una de las zonas de ruptura. Y hace solo un mes, según publica la BBC, un equipo dirigido por una de sus colaboradoras, Laurent Bollinger, descubrió el patrón que siguen estos movimientos geológicos y predijo que habría un gran terremoto justo en la zona en que la tierra tembló el pasado sábado.

Imagen: Cosmos

Bollinger y sus colegas exploraron la principal falla sísmica que cruza el país de oeste a este con unos 1.000 km de longitud. Gracias a la datación del terreno, los científicos pudieron determinar que esta falla no había sido responsable del terremoto más reciente, el de 1934, sino de otros anteriores como los de 1833 y 1505. Estudiando otra falla vecina, más cercana a Katmandú, determinaron que estas podían ser producto de los grandes movimientos de tierra, incluido el más destructivo y reciente y con estos datos establecieron un patrón. La energía que se desata durante un seísmo en una de las fallas se acumula temporalmente en la falla adyacente y la hace más propensa a provocar un terremoto. Por eso los científicos expresaron su preocupación y presentaron sus resultados ante la Sociedad Geológica de Nepal hace solo dos semanas.

La falla no ha soltado toda la energía, aún podría producirse otro gran seísmo

"Pudimos ver que tanto Katmandú como Pokhara estaban ahora particularmente expuestas a terremotos producidos por la ruptura de la falla principal, donde se produjo la última vez en 1344, entre las dos ciudades", explica Tapponnier en la BBC. A pesar de todo, el terremoto del sábado no parece haber alcanzado la magnitud que ellos esperaban, por lo que puede que la falla no haya soltado aún toda la energía. "Esto hace probable que haya más presión acumulada", asegura Bollinger, "por lo que deberíamos esperar otro gran terremoto en el oeste o sur de éste en las próximas décadas".

Pase lo que pase, y cuando se recuperen de este brutal impacto, las autoridades nepalíes y la comunidad internacional deberían ponerse a trabajar para reaccionar ante el próximo terremoto, un destino inevitable para el país. Brian Tucker, presidente de la asociación no gubernamental GeoHazards International, recordaba en The Washington Post una conversación que mantuvo en los años 90 con un ministro nepalí. "Ya no tenemos que preocuparnos por los terremotos, porque ya hemos tenido uno", le decía en referencia al de 1934.  "Le llevé a la ventana", recuerda Tucker, "le hice mirar y le dije: ‘Mientras vea esas montañas del Himalaya ahí, puede estar seguro de que seguirá teniendo terremotos’".

Referencias y fuentes: Estimating the return times of great Himalayan earthquakes in eastern Nepal: Evidence from the Patu and Bardibas strands of the Main Frontal Thrust(Journal of Geophysical Research) | Kathmandu's earthquake nightmare (Cosmos) | Experts had warned for decades that Nepal was vulnerable to a killer quake (The Washington Post) | Experts long feared Nepal buildings couldn't survive big quake (LA Times) | Nepal quake 'followed historic pattern' (BBC) 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba