NEUROCIENCIA

La ilusión de tener un cuerpo invisible reduce la ansiedad social

Un equipo de neurocientíficos genera la ilusión de invisibilidad en sujetos mediante realidad virtual y comprueba cómo afecta a situaciones de interacción social. Nuestra mente no solo se adapta enseguida a la situación, sino que se estresa menos ante una audiencia.

Un momento de los experimentos
Un momento de los experimentos Guterstam et al.

La posibilidad de ser invisibles es un viejo sueño de la humanidad. Desde que H.G. Wells popularizara la cuestión con su la novela "El hombre invisible", en 1897, la tecnología ha avanzado lo suficiente como para pensar que en un futuro próximo se podrán construir trajes que reflejen la luz de tal manera que nuestra presencia pase desapercibida. ¿Cómo afectaría esto a nuestra percepción corporal y qué efectos cognitivos tendría?

La ilusión se genera mediante estímulos táctiles y visuales simultáneos

Arvid Guterstam y su equipo del Instituto Karolinska acaban de publicar una serie de experimentos en los que se adentran en esta cuestión. El trabajo, que se publica en Scientific Reports,  se realizó con la ayuda de 125 voluntarios mediante un sistema de realidad virtual. Los sujetos portaban unas gafas a través de las que veían un espacio vacío sobre el que el investigador movía un objeto, en este caso una brocha. Al hacer coincidir el estímulo visual con un estímulo táctil real (les tocaban simultáneamente con la brocha en el abdomen), los voluntarios interiorizaban sin dificultad que su cuerpo se había vuelto transparente.

A continuación los participantes fueron sometidos a diferentes pruebas, una de las cuales consistía en ser expuestos a una situación social estresante, tanto con el cuerpo normal, con cuerpo de maniquí o con cuerpo invisible. Al cabo de 60 segundos de la ilusión de invisibilidad, los sujetos levantaban paulatinamente la mirada para descubrir que estaban delante de una audiencia de 11 científicos que les miraban con cara seria o de enfado. Al tiempo, los investigadores controlaron el ritmo cardiaco y los niveles de sudoración de los voluntarios y se dieron cuenta de que los niveles de estrés eran significativamente inferiores en la condición de invisibilidad que en el otro escenario.

Estos resultados, según los autores del estudio, "sugieren que la ilusión de poseer un cuerpo invisible reduce la ansiedad social asociada con la experiencia de estar de pie delante de un auditorio".

Referencia: Illusory ownership of an invisible body reduces autonomic and subjective social anxiety responses (Scientific Reports) DOI 10.1038/srep09831


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba