NEUROCIENCIA

Cómo enseñar a las moscas a contar calorías

Un estudio con moscas del vinagre identifica los genes clave en la "memoria metabólica" por la que estos insectos regulan la ingesta de alimentos. El hallazgo da pistas sobre las áreas del cerebro que podrían causar una propensión a la obesidad.

Una mosca del género Drosophila como las del estudio
Una mosca del género Drosophila como las del estudio John Tann (Flickr, CC)

Las moscas del género Drosophila pueden recordar el contenido calórico de un alimento y aprender a elegir la comida con valores nutritivos normales, según un estudio publicado este martes en Nature Communications. Sin embargo, no es esto lo más relevante del trabajo de Dongsheng Cai y su equipo, pues han conseguido localizar los genes que activan las áreas cerebrales que regulan esta memoria metabólica y la ingestión de alimentos.

Para el estudio, los científicos siguieron varias etapas, la primera de las cuales consistió en entrenar a diferentes grupos de moscas en habitáculos donde había dos tipos de alimentos, uno con contenidos calóricos normales y otro con valores muy altos de calorías. Todas las moscas aprendieron enseguida a ingerir los alimentos normales y preservar la salud, lo que indica que existe un mecanismo de memoria fundamental para la supervivencia ante cambios ambientales drásticos y que permite mantener el equilibrio homeostático de estos animales.

Podían hacer que las moscas se sobrealimentaran y desarrollaran diabetes

Una vez superada esta fase, los investigadores bloquearon determinados genes para comprobar qué resultados producían en el comportamiento de las moscas, lo que les ha permitido localizar qué factores son los que determinan esta memoria metabólica y qué regiones del cerebro son claves en este comportamiento. Mediante pequeños cambios, explican, los autores del estudio eran capaces de hacer que las moscas se sobrealimentaran y desarrollaran síntomas parecidos a la diabetes. Asimismo, descubrieron que también eran capaces de mejorar la memoria metabólica y prevenir la sobrealimentación bloqueando determinados canales genéticos en el cerebro de las moscas.

Los científicos creen que estos resultados, y otros parecidos obtenidos en ratones, indican que el hipotálamo tiene  un papel crucial en la regulación del peso de los mamíferos y confían en obtener más datos que puedan ayudar a desarrollar terapias para prevenir la obesidad y otros trastornos alimentarios.

 Referencia: Metabolic learning and memory formation by the brain influence systemic metabolic homeostasis (Nature Communications) DOI 10.1038/ncomms7704 | Imagen: John Tann (Flickr, CC)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba