NEUROCIENCIA

Los cerebros de todos los mamíferos se pliegan como bolas de papel

Un equipo de científicos halla la fórmula que subyace en el desarrollo de las circunvalaciones y pliegues de todos los cerebros, algo que hasta ahora había sido imposible. 

El cerebro y las bolas de papel siguen los mismos patrones al plegarse
El cerebro y las bolas de papel siguen los mismos patrones al plegarse Bruno Mota y Suzana Herculano

Los cerebros más grandes tienden a estar más plegados

La manera en que se desarrolla el cerebro de los mamíferos es una incógnita que mantiene entretenidos a los neurocientíficos desde hace décadas. Las especies con cerebros más grandes, como nosotros o las ballenas, tenemos una mayor cantidad de pliegues cerebrales y por tanto mayor cantidad de corteza, que es la zona donde se desarrollan las funciones superiores. Pero existen algunas contradicciones, como animales que tienen la misma superficie pero menos pliegues y variaciones del grosor a medida que aumenta la superficie expuesta y plegada.

El equipo de Bruno Mota y Suzana Herculano presenta esta semana en la revista Science la aparente solución a este viejo dilema en un estudio en el que demuestran que la manera en que se pliega el cerebro sigue los mismos patrones que una hoja de papel al arrugarse y formar una bola. Básicamente, aseguran, el área de corteza expuesta es igual al área total multiplicada por la raíz cuadrada del grosor de la corteza. O dicho de otro modo, los cerebros más grandes tienden a estar más plegados pero estos pliegues se producen más rápido en las cortezas más finas, que es exactamente lo mismo que han medido al arrugar decenas de bolas de papel.

Los pliegues se producen por la tensión interna generada por los axones.

El estudio se basa en el análisis de grandes bases de datos con medidas de los cerebros de las más variadas especies de mamíferos y el aspecto más interesante es que esta propiedad es intrínseca del sistema y no depende del número de neuronas ni de cómo se distribuyen éstas dentro del cerebro. Aún así, hay algunas diferencias con la manera en que se pliega el papel, como apuntan Georg F. Striedter y Shyam Srinivasan en un artículo complementario. En el caso de la bola se trata de un proceso que empieza y termina, mientras que en la corteza cerebral los pliegues se producen por la tensión interna generada por los axones y la materia gris y sigue produciéndose a lo largo del tiempo.

Aún así, el trabajo aporta datos muy interesantes para comprender mejor la fisiología del cerebro y enfermedades como la ausencia de pliegues o la anormalidad de estos en personas con malformaciones genéticas.

Referencias: Cortical folding scales universally with surface area and thickness, not number of neurons (Science) | Knowing when to fold them (Science)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba