NEUROCIENCIA

Tu forma de percibir la realidad deja un patrón reconocible en el cerebro

Un grupo de investigadores identifica el patrón que deja en nuestra red neuronal la percepción de determinados objetos familiares y con valor para nosotros. El sistema, dicen los científicos, puede servir para el seguimiento de trastornos de percepción y enfermedades degenerativas.

Una de las fases del experimento
Una de las fases del experimento Kriegeskorte et al.

El equipo de Nikolaus Kriegeskorte asegura que es capaz de identificar una señal en la corteza visual y temporal inferior de tu cerebro para cada objeto personal que observas. Los estudios anteriores sobre la percepción visual se habían centrado en encontrar categorías que producen ciertos estímulos, pero no en la señal de cada objeto individual y otros similares. 

Se abre una vía para conocer la representación mental única de cada individuo, dicen. 

Para el trabajo, publicado esta semana en la revista PNAS, los investigadores reclutaron a una veintena de voluntarios a los que sometieron a una serie de pruebas consistentes en observar imágenes como caras y casas. Algunas de esas fotos eran del álbum familiar de las personas, de su propia casa o de parientes cercanos. Comparando las señales de la resonancia magnética funcional de cada persona, los científicos descubrieron que cada uno de los objetos deja su propia firma en el patrón neuronal y que se repite después de muchos días cuando se visualizan objetos de ese tipo. 

Podría usarse en el seguimiento de personas con enfermedades mentales. 

Los autores del estudio dicen que es un primer vistazo a la huella que deja nuestra idiosincrasia, o manera de pensar, en el sistema visual. Según dicen, se abre una vía para conocer, mediante neuroimagen, cuál es la representación mental única de cada individuo y para entender el sustrato biológico de la experiencia mental de cada persona y su evolución. Estos indicadores, aseguran, podrían servir para hacer un seguimiento de personas con trastornos mentales o enfermedades degenerativas y comprobar, con fines diagnósticos, si el patrón se va modificando. Si una persona empieza a someterse a esta prueba a una edad de 50 años, por ejemplo, y se detectan una serie de cambios en los siguientes chequeos, se podría llegar a usar para detectar el alzhéimer de forma temprana. 

Referencia: Unique semantic space in the brain of each beholder predicts perceived similarity (PNAS)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba