ASTRONOMÍA

El hombre que dispara meteoritos

Jens Ormö realiza simulaciones de impacto de meteorito en las instalaciones del Centro de Astrobiología, en Madrid. El disparo de proyectiles a más de 500 m/s sobre diferentes superficies sirve para conocer la historia de nuestro planeta y del Sistema Solar.

A la derecha, jens Örmo en el CAB con su cañón. Izquierda, simulación en la NASA
A la derecha, jens Örmo en el CAB con su cañón. Izquierda, simulación en la NASA CAB/INTA, NASA

Cuando Jens se encarama a lo alto del andamio y prepara el cañón para el disparo recuerda a la imagen tópica de un científico "jugando a ser Dios". La sala, de unos 100 metros cuadrados, contiene una plataforma en forma de embudo de 7 metros de altura y 3 metros de diámetro con un gran tanque con arena especial. Tras colocar las cámaras y focos, Jens se sitúa detrás de una cristalera antibalas y acciona el dispositivo. Un instante después, el proyectil sale despedido del cañón a unos 1.800 km/h e impacta sobre la arena formando un cráter de varios centímetros de diámetro, similar al que provoca un meteorito al caer sobre la Tierra u otro cuerpo celeste.

"Es como disparar la magnum de Harry el sucio".

"Es como disparar la magnum de Harry el sucio", bromea mientras nos enseña las grabaciones con cámaras de alta velocidad que le permiten analizar con todo detalle cómo ha sido el impacto y qué fenómenos físicos se desatan. Estamos en el Laboratorio de Cráteres de Impacto Experimentales en el Centro de Astrobiología (CAB/INTA) adscrito a la NASA, en Torrejón de Ardoz. Durante los últimos diez años, Ormö y su equipo han realizado pruebas con este cañón de aire comprimido de 20,5 mm y han desentrañado algunas de las incógnitas sobre la formación de cráteres en Marte, la Luna o la Tierra.

La superficie de un planeta y las huellas que han dejado los diferentes objetos que han chocado contra él son como un libro en el que se puede leer su historia. Cuando un asteroide impacta contra la Luna, por ejemplo, levanta una serie de capas internas de material que los especialistas como Jens estudian con detalle. Además de analizar los estratos sobre el terreno, los impactos en el laboratorio permiten conocer datos como el tamaño del objeto, la velocidad a la que entró en la atmósfera o la trayectoria que traía antes de chocar. Entre los descubrimientos de Jens está el estudio de los cráteres dobles, que forman esta estructura como consecuencia de un solo impacto o las pruebas de que dos cráteres que se encuentran separados por pocos kilómetros en Suecia (el Lockne y el Målingen) pudieron ser producto de un mismo evento meteorítico.

Una de sus espacialidades ha sido el estudio de los impactos oblicuos, que simulan en el laboratorio cambiando el grado de inclinación del cañón y  viendo los cortes transversales. Recientemente Örmo ha diseñado un nuevo método para estimar la oblicuidad y dirección del impacto en cráteres formados en zonas estratificadas. La diferencia de rigidez entre las capas exteriores y las internas genera un conjunto concéntrico de dos cráteres, uno en la capa superior y otro en el material inferior, más compacto. "Las eyecciones también dan pistas", asegura, "pero hemos visto que la dureza del material no afecta a la forma del cráter, en realidad es producto de la densidad y la gravedad del planeta".

Entre las pruebas que realizan en el CAB está el estudio de los impactos que pudieron ocurrir sobre el mar, como el que terminó conduciendo a los dinosaurios a su desaparición.  "Hacemos experimentos con arena húmeda y seca", asegura Örmo. "También analizamos a qué velocidad se propaga el impacto en diferentes materiales. En un material denso se propaga más rápido, éste es probablemente el motivo por el que cambian de forma". El papel de la atmósfera, sin embargo, parece residual en estas pruebas, ya que solo puede ralentizar el impacto de los objetos más pequeños.

Los grandes objetos hacen desaparecer una parte de la atmósfera durante el impacto

"Cuando se trata de cráteres tan grandes", relata Jens, "la atmósfera es tan delgada que realmente no juega ningún papel. No tenemos una idea de lo fina que es la atmósfera, si la miras desde fuera es prácticamente nada, y para un objeto realmente grande no representa ninguna resistencia". De hecho, nos explica, los objetos que provocan cráteres de más de 7 km de diámetro hacen desaparecer la atmósfera durante unos minutos, literalmente la vaporizan y el planeta queda momentáneamente "desnudo" ante el cosmos en esa zona. "Si tienes un impacto enorme como el que de los dinosaurios", asegura, "te quedas sin atmósfera y cae material resultante de la explosión por todo el planeta, que lo cubre y no deja de caer. Cuando este material golpea la atmósfera se calienta, hay científicos que han modelado estos efectos y creen que de entrada el airese calentaría por encima de los 100 C, lo que provocaría incendios por todo el globo". El problema fundamental para la vida es ese material regresa y oscurece el planeta. "Es como si recibiera millones de estrellas fugaces cayendo del cielo", insiste. "Y en los mares habría tsunamis por todo el planeta, arrasando diferentes partes del mundo".

Hay decenas de cráteres en la Tierra y la mayoría se han formado después de la época primitiva y de más impactos. "Así que estas destrucciones ocurren cada mucho tiempo, pero ocurren", asegura el investigador. Se calculan que fenómenos como el bólido de Cheliábinsk, que se desintegró sobre los Urales en 2013, ocurren cada 100 años y que otros más destructivos tienen una periodicidad menor, pero hoy por hoy no se puede predecir. "Sin ánimo de asustar", bromea Jens, "si un proyectil de más de un kilómetro golpeara en el centro de España, la consecuencia directa sería que toda la vida desaparecería de la superficie de la Península Ibérica, debido a la onda expansiva y se crearía un cráter de unos 20 km. Y estar lejos no sería mucho consuelo, porque habría consecuencias en todo el globo, en la agricultura, en los mares... Sería como una erupción de 20 volcanes a la vez".

--

Next es la sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba