MEDIOAMBIENTE

Por qué el día nacional de Gibraltar acabará en un drama ambiental

Activistas medioambientales advierten de que la tradicional suelta de 30.000 globos este miércoles día 10 causará daños irreparables en la fauna que cruza el Estrecho. Los animales engullen el plástico al confundirlo con presas naturales.

Suelta masiva de globos el año pasado por el día nacional de Gibraltar
Suelta masiva de globos el año pasado por el día nacional de Gibraltar Wikimedia Commons

El miércoles 10 de septiembre centenares de gibraltareños se reunirán en la Explanada (Casemates Square) y celebrarán con orgullo su día nacional. En torno a las 12,30 h del mediodía, y después de un discurso político, las autoridades soltarán al aire 30.000 globos con los colores de la bandera de Gibraltar y el público aplaudirá entusiasmado. Pero este pequeño acto de exaltación patriótica puede provocar un drama en el océano.

Buena parte de los globos que suban al cielo ese día terminarán flotando en aguas del Estrecho de Gibraltar, uno de los lugares más ricos en fauna marina y por el que transitan decenas de especies animales. Y muchos de esos globos serán engullidos por peces y pájaros.

Suelta de globos del año pasado en Gibraltar.

"La suelta de globos es un acto de vandalismo ambiental", aseguran los ecologistas.

La asociación ecologista la Blue Planet Society trata de impedir que las autoridades gibraltareñas incluyan una suelta de globos masiva en su celebración y evitar el daño ambiental. "No es exagerado decir que la suelta de globos del Día Nacional de Gibraltar es un acto irresponsable de vandalismo ambiental", aseguran desde esta asociación con sede en Londres. "Delfines, ballenas, tortugas y aves han muerto por culpa de los globos. Confunden los globos con comida y una vez ingeridos bloquea su sistema digestivo y se mueren de hambre". Sobre la alegación de que estos globos están hechos de material biodagradable, John Hourston, portavoz de Blue Planet, asegura que incluso así un globo tarda años en desaparecer en el mar.

"Delfines, ballenas, tortugas y aves han muerto por culpa de los globos".

Philippe Verborgh lleva más de una década estudiando el comportamiento de los cetáceos en el Estrecho desde la asociación CIRCE que ahora preside. Entre la basura que encuentran con frecuencia flotando en el océano están los plásticos de todo tipo y también los globos que llegan volando desde tierra y que en ocasiones escapan de la mano de un niño. Desde hace unos años estudian el comportamiento de los calderones, que cazan a sus presas por ecolocalización y para quienes resulta indistinguible una bolsa o un globo de un calamar.

 Imagen: Blue Planet Society.

"El eco que recibe de un calamar es el mismo que recibe de una bolsa de plástico", explica Verborgh. "Ahí está el problema, no es que el calderón sea tonto, es que piensa que es un calamar". La secuencia de caza de estos animales comienza con una inmersión hasta el fondo, a varios cientos de metros de profundidad. Una vez allí, la ballena piloto se pone panza arriba y comienza a emitir unos clics intermitentes para localizar a sus presas. A medida que se acerca a un objeto los clics aumentan su frecuencia hasta convertirse en una especie de chirrido continuo. Cuando cesa, es que ha atrapado a su presa. "Está cazando calamares", nos explica el presidente de CIRCE en su oficina en Tarifa (Cádiz). "No se mueve y es una presa fácil, pero desafortunadamente si es un plástico no lo pueden regurgitar. Y la acumulación le termina matando, llega un momento en que no puede comer".

En Almería se encontró recientemente un cachalote con 18 kg de plástico en el estómago.

La acumulación de plásticos en los océanos es un problema cada vez más acuciante y cada año acaba con la vida de miles de ejemplares, además de alterar la cadena trófica. En el Estrecho ya se han encontrado ejemplares de calderones y otros cetáceos que han muerto como consecuencia de la acumulación de plástico. "Y pasa lo mismo con los cachalotes", añade Verborgh, "de hecho tenemos un ejemplo de un cachalote que varó hace dos años en Almería y tenía 18 kilos de plástico en su estómago".

Hay un 70% de posibilidades de que tu globo acabe en el mar (NOAA)

Desde Next hemos intentado sin éxito ponernos en contacto con la oficina de medioambiente de Gibraltar y su ministro John Cortes, a quien la asociación Blue Planet invita a escribir un correo electrónico para pedirle que impida la suelta de globos.  Existen maneras alternativas de celebrar el día nacional, insisten, sin dañar el medioambiente y sin poner en peligro la vida de los animales que viven en el Estrecho.

-- > En Next: Vigilantes de cachalotes en el estrecho.

--

Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba