ANTROPLOLOGÍA FORENSE

Los huesos de Ricardo III tienen una historia que contar

Un equipo de científicos confirma con un 99,9% de certeza que los restos encontrados hace unos meses bajo un aparcamiento de Leicester pertenecen al último rey medieval de Inglaterra. Otros especialistas creen que se necesitan más elementos para estar tan seguros.

El supuesto cráneo de Ricardo III y su retrato más antiguo
El supuesto cráneo de Ricardo III y su retrato más antiguo University of Leicester

El próximo 26 de marzo de 2015 una comitiva especial trasladará un féretro de plomo hasta la catedral de Leicester, en una ceremonia seguida por miles de ciudadanos y transmitida por varias televisiones. ¿Quién viajará dentro del ataúd? Según un equipo de científicos de la Universidad de Leicester, los restos honrados pertenecen al rey Ricardo III, el último rey medieval de Inglaterra, pero otros expertos en análisis de ADN no están tan seguros.

El equipo de Turi King y Kevin Shürer ha presentado este martes el resultado del análisis del ADN de los restos encontrados en 2012 bajo un aparcamiento de la ciudad, en el lugar donde se encontraba la antigua iglesia de Greyfriars. Según los autores, los resultados publicados esta semana en Nature Communications confirman, más allá de la duda razonable, que los restos pertenecen al monarca y resuelven, 529 años después de su muerte, el caso más antiguo de identificación ADN de un sujeto individual conocido hasta el día de hoy. Lo llamativo es que los resultados se publican en una revista científica a posteriori y tras haber hecho un anuncio a bombo y platillo, en una maniobra que algunos expertos han considerado más relacionada con el marketing institucional que con la ciencia. 

Por su ascenso al poder y su corto reinado Ricardo III fue uno de los más famosos y controvertidos reyes de Inglaterra. Después de su muerte en la Batalla de Bosworth, fue enterrado en Monasterio de Frey en Leicester; pero tras la desintegración del monasterio en 1538, la localización de su tumba se perdió. En septiembre de 2012, en el lugar donde se suponía que estuvo el monasterio, se encontró un esqueleto que coincidía con el archivo de datos arqueológicos, óseos y de datación por carbono de Ricardo III. 

Para confirmar que este esqueleto, llamado 'Esqueleto 1', era el del rey, los investigadores llevaron a cabo un análisis completo de datos genéticos y genealógicos, comparando las muestras de los huesos con las de varios parientes vivos. Pero la comparación tiene un pequeño problema: por la vía materna (ADN mitocondrial) hay una "coincidencia perfecta", pero por la línea paterna (secuencia del cromosoma Y) los datos no encajan. La explicación, según los investigadores, es que no es sorprendente dado que podría haber tenido lugar una paternidad desconocida en alguna de las generaciones intermedias. 

"Incluso con nuestro análisis altamente conservador", asegura King, "las pruebas de ue estos son los restos de Ricardo III son contundentes, y cierran de paso un caso de desaparición 500 años después". “Especialmente importante la triangulación de las líneas descendentes maternas", apunta Shürer. "El salto en el cromosoma Y no es sorprendente debido a la incidencia de la no paternidad, pero pone encima de la mesa algunas interesantes cuestiones especulativas sobre la secuencia.” 

"Esto no va a solventar totalmente el debate", asegura Carles Lalueza.

Otros científicos, como Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona y uno de los mayores expertos en identificación de ADN antiguo, consideran que el asunto no está tan claro. "Yo no digo que no sea Ricardo III", explica a Next, "solo creo que esto no va a solventar totalmente el debate". La explicación de la falsa paternidad para la incongruencia de los resultados le parece "sorprendente". "Yo más bien lo veo improbable, dado el control social que se ejercía por motivos obvios sobre la reproducción de los linajes reales", asegura.  

Por otro lado, el cálculo estadístico para proclamar que la identificación tiene un 99,999% de probabilidades de ser positiva le parece un poco forzado y le extraña que los autores no especifiquen el marcador materno que les hace estar tan seguros, para que otros especialistas puedan contrastarlo. En cualquier caso, propone, lo más eficaz para despejar las dudas sería la posibilidad de “generar el genoma completo de este individuo, lo que permitiría un análisis más exhaustivo de aspectos de ancestralidad y de predicción fenotípica”, asegura. De este modo, y si se comparara el ADN con el de su hermano, Eduardo IV, que está enterrado en Windsor, la identidad del rey Ricardo quedaría fuera de toda duda. 

Referencia:  Identification of the remains of King Richard III (Nature Communications) DOI: 10.1038/ncomms6631

--

Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba