GEOLOGÍA

El 'fracking' y la inyección de agua provocaron los terremotos de Texas

Un estudio geológico indica que la técnica de extracción de gas e inyección de agua está detrás de los movimientos sísmicos registrados en la zona en 2013. La presión del agua puede activar determinadas fallas con poca energía.

Análisis de las zonas de mayor presión en la roca
Análisis de las zonas de mayor presión en la roca Hornbach et al.

En noviembre de 2013 se registraron una serie de terremotos a lo largo del sistema de fallas cerca de la localidad de Azle, en Texas (EE UU). Ahora, un equipo de geólogos liderado por Matthew Hornbach ha culminado un estudio de varios meses en el que concluyen que la inyección de agua y salmuera en la roca está detrás del fenómeno y pudo activar el movimiento de las fallas.

“Es poco probable que aumentos naturales del estrés de la placa provocaran estos eventos”

El trabajo, publicado en Nature Communications, se basa en un sofisticado modelo de 3D que analiza el cambio de presiones en la roca del área afectada como consecuencia de la inyección de fluidos. El estudio se centra en el impacto de dos pozos de recarga de acuíferos y más de 70 infrastructuras para la extracción de gas e inyección de salmuera. Los científicos llevan tomando datos en el norte de Texas desde 2008, cuando se produjeron una serie de pequeños temblores junto al aeropuerto de Dallas /Fort Worth. Los temblores se repitieron en distintas zonas cerca de Azle en los siguientes años y las miradas se centraron en el centro de extracción de gas de Newark (NEGF), donde se realizan tareas de fractura hidráulica (o 'fracking') para extraer el gas atrapado en una zona del subsuelo formada hace unos 350 millones de años.

Aunque el estudio se centra principalmente en los efectos de la inyección y depósito de grandes cantidades de salmuera resultantes de la extracción de gas, menciona explícitamente el uso de estos residuos en la fractura hidráulica, cuyo papel también contribuye a la excitación de las fallas y los movimientos sísmicos.

Las conclusiones del estudio indican que estas instalaciones, junto a los acuíferos recargados artificialmente, pueden hacer aflorar a superficie cantidades significativas de agua de capas inferiores que presionan la roca junto con el líquido inyectado. El propio Departamento de Energía de EE UU reconoce que esta inyección de fluidos en las rocas puede provocar presiones que den lugar a "terremotos ocasionales".

La orientación y la estructura de la falla influye la pueden hacer más sensible

"El modelo muestra que se produce una tensión diferencial a lo largo de las fallas como resultado de una combinación de inyección de fluidos en grandes cantidades y la retirada de grandes volúmenes de agua en la zona oriental", asegura Hornbach. Sus predicciones indican que en largos periodos este tipo de actividad puede producir cambios suficientemente significativos como para activar una falla que ya estaba estresada. "Lo que nosotros denominamos como sismicidad inducida, o los terremotos producidos por algo distinto a las fuerzas naturales", explica Heather DeShon, profesor de la SMU, "se asocia a menudo con cambios de presión subterráneos. "Aunque aún tenemos algunas incertidumbres", añade, "es poco probable que aumentos naturales del estrés de la placa provocaran estos eventos".

En otro artículo publicado hoy en Nature se analizan los terremotos producidos en el estado de Oklahoma por la actividad relacionada con la extracción de petróleo y gas. Como en los casos anteriores, las compañías inyectan grandes cantidades de salmuera para fracturar la roca y esto podría estar activando algunas fallas y provocando los seísmos.

Aún así, los científicos se muestran prudentes a la hora de interpretar los resultados y recuerdan que en el mundo hay miles de instalaciones de este tipo que no provocan terremotos. Un factor importante, concluyen, son las características de las fallas afectadas, ya que algunas - en función de su estructura u orientación-  son más susceptibles que otras a alcanzar un punto crítico de estrés y activarse con cambios muy pequeños de energía.

Referencia: Causal factors for seismicity near Azle, Texas (Nature Communications) DOI: 10.1038/ncomms7728


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba