QUÍMICA

Una proteína humana para potabilizar el agua

Un grupo de investigadores de la Universidad Chuo (Japón), encabezado por Shuta Yuge, ha conseguido eliminar la bacteria Escherichia coli del agua, potabilizándola, usando microtubos de seroalbúmina humana (SAH). Estaríamos ante una forma ecológica de tratamiento de aguas, especialmente para países subdesarrollados. Publican sus resultados en Chemical Communications.

Las bacterias quedan atrapadas en los nanotubos
Las bacterias quedan atrapadas en los nanotubos Yuge et al.

La E. coli es una bacteria muy común y muchas de sus cepas no sólo no son dañinas, sino que forman parte de la flora intestinal, siendo capaces de sintetizar algunas vitaminas. Sin embargo, otras cepas, como la E. coli enterohemorrágica O157, son capaces de matar a un humano. Esto es especialmente problemático en países subdesarrollados donde, al no haber agua corriente tratada, la fruta y las verduras se lavan en agua contaminada, lo que puede provocar intoxicaciones severas e, incluso, la muerte.

Algunas cepas de E. coli son capaces de matar a un humano

El elegante método desarrollado por Yuge et al. evita la incorporación al agua de productos que deban permanecer en ella indefinidamente. Comienza depositando microtubos hechos con capas alternas de SAH  y poli-L-arginina sobre un molde hecho de policarbonato. Una vez depositadas las capas el molde se disuelve para dejar un tubo hueco una micra de diámetro exterior y 425 nanómetros de diámetro interior, justo el tamaño para que encaje la E. coli.

La clave para el éxito del método a la hora de eliminar la bacteria del medio está en la enorme afinidad que tiene la E. coli por la SAH. Es tan efectivo que sólo 1,5 millonésimas de gramo de microtubos añadidas a un litro de agua que contiene 100.000 bacterias es capaz de eliminarlas prácticamente al 100%. El toque final está en que los microtubos incorporan una capa de nanopartículas de óxido ferroso-férrico (Fe3O4), lo que permite retirar los microtubos de la disolución usando un imán, quedando un agua libre de E. coli y de microtubos.

Como los microtubos son perfectamente biocompatibles con los humanos sería incluso posible buscarles aplicaciones médicas, ampliando el espectro a otras bacterias.

Referencia: S. Yuge, M. Akiyamaa and T. Komatsu (2014) An Escherichia coli trap in human serum albumin microtubes Chem. Commun., Advance Article doi: 10.1039/C4CC03632H

* Este artículo es parte de ‘Proxima’, una colaboración semanal de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV con Next. Para saber más, no dejes de visitar el Cuaderno de Cultura Científica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba