CIENCIA

La ciencia que viene en 2015

El año que entra será especialmente interesante en astronomía y física de partículas. Llegaremos a Plutón y Ceres y el LHC se pondrá de nuevo en marcha, pero eso son solo algunas de las grandes citas de la agenda científica.

Un ingeniero trabaja en los ajustes del LHC
Un ingeniero trabaja en los ajustes del LHC Anna Pantelia/CERN

El 2014 quedará en nuestro recuerdo como el año en que la humanidad se posó sobre un cometa o en el que supimos cuál es nuestro lugar en el universo, ¿podrá superarlo 2015? Aunque es imposible predecir cuál será el gran anuncio científico del año, de momento ya hay algunas fechas clave en el calendario. Por poner algunos ejemplos, en 2015 conoceremos el aspecto de dos planetas enanos, viviremos un eclipse total y echaremos un vistazo al genoma de los primeros humanos. Este es el resumen de la agenda científica del próximo año que ofrece la revista Nature a sus lectores.

A la búsqueda de nuevas partículas

Después de dos años parado, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) de Ginebra ya está listo para volver a ponerse en marcha y hacer colisionar nuevas partículas en un rango mayor de energía. Los trabajos de ajuste y remodelación permitirán detectar colisiones al doble de energía que las que permitieron detectar el bosón de Higgs. La intención de los físicos es intentar rellenar los últimos huecos del Modelo Estándar y comprobar si hay alguna pista de la Supersimetría. (Más info

Un pacto por el clima

Estados Unidos y China, los dos mayores emisores de CO2 del planeta, tienen una cita con el resto del mundo en diciembre de 2015, una nueva reunión de Naciones Unidas en la que se negociará la reducción de emisores para después de 2020. Mientras los políticos siguen peleando por los detalles, la media anual de dióxido de carbono podría superar las 400 partes por millón por primera en los últimos millones de años.

El final de la epidemia de ébola

Los médicos y especialistas de salud implicados en la lucha contra el ébola esperan frenar este año la epidemia que afecta a Guinea, Liberia y Sierra Leona. Los primeros ensayos de vacunas están programados para principios de año y los primeros resultados se conocerán en junio. Si los tratamientos se muestran efectivos, podrían distribuirse rápidamente de la zona para tratar de detener la enfermedad. 

La hora de los planetas enanos

Aunque en verano seguiremos hablando de cometas (Rosetta acompañará a 67P hasta las cercanías del Sol), en 2015 será el gran momento de los planetas enanos. En marzo, la sonda Dawn llegará hasta Ceres, el mayor asteroide entre Marte y Júpiter, cuya corteza podría albergar agua helada. En julio, y tras recorrer 5.000 millones de kilómetros, la sonda New Horizons se acercará a Plutóny nos dará la primera imagen del planeta helado y destronado. (Más info

Nuevos y flamantes laboratorios

Durante 2015 se estrenarán algunas instalaciones científicas muy prometedoras, como el Instituto Francis Crick, que abrirá en noviembre en Londres y albergará a más de mil investigadores en un edificio en forma de cromosoma. También en Reino Unido, la Universidad de Manchester inaugurará el Instituto Nacional del Grafeno, subvencionado parcialmente por el gobierno británico. En Seattle (EE.UU.) se abrirá el Instituto de Ciencia de la Célula sufragado por el multimillonario de Microsoft Paul Allen. 

Medicamentos contra el colesterol

Algunas farmacéuticas llevan años diseñando una nueva línea de medicamentos contra el colesterol que podrían ver la luz en 2015. Los ensayos clínicos para atacar la proteína PCSK9 se han mostrado muy prometedores. En verano tendremos noticias. 

A la caza de ondas gravitacionales

Igual que sucede con el LHC, el experimento llamado LIGO se ha puesto a punto para este año. Se trata de una serie de detectores diseñados para obtener pruebas de algo que predijo Einstein: la existencia de ondas gravitacionales que sacuden el espaciotiempo. 

Respuestas a un viejo acertijo

El equipo de investigadores de Atapuerca espera publicar este año la secuencia completa del genoma de un individuo que vivió hace 400.000 años en la Sima de los Huesos. En 2013 se publicó el genoma mitocondrial, pero decodificar el resto del genoma es mucho más complejo, debido a la escasez de ADN procedente del núcleo. El resultado podría ayudar a clarificar la relación entre sapiens, neandertales y el misterioso grupo de los Denisovanos.(Más info)

Ver también: Lo mejor de Next en 2014


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba