INCENDIOS

Investigan cómo apagar incendios con explosivos

Científicos australianos buscan una forma de atajar los grandes incendios forestales utilizando la onda expansiva de una explosión. Los experimentos muestran que el sistema funcionaría de un modo parecido a como se apaga una vela y podría ayudar a los bomberos a ganar tiempo.

Experimento de Doig en Nuevo México para comprobar su sistema de extinción de incendios
Experimento de Doig en Nuevo México para comprobar su sistema de extinción de incendios UNWS

El violento aumento de las temperaturas en verano deja cada año un reguero de incendios en Australia. Estos fuegos, que a menudo solo queman hierba y matorrales bajos, se llevan por delante cientos de hectáreas y la vida de decenas de personas. En la Universidad de Nueva Gales del Sur están investigando nuevas formas de atajar este tipo de desastres mediante nuevas estrategias, y una de ellas  - que parece surgida de la imaginación de Cocodrilo Dundee - incluye lanzar explosivos desde helicópteros sobre el terreno.

El promotor de esta idea no es un personaje de cine, sino el científico Graham Doig, de la Escuela de Ingeniería Mecánica, quien está tratando de averiguar las características que debería tener una explosión para extinguir un fuego. El proceso, asegura, no sería muy diferente de apagar una vela y consistiría en aprovechar el choque de aire provocado por la explosión para separar la llama del combustible que la mantiene viva.

Hasta ahora solo se ha aplicado esta técnica en incendios de pozos petrolíferos

Para probar su idea, Doig viajó hasta las instalaciones del Centro de Investigación y Pruebas con Materiales Energéticos, en Nuevo México (EEUU), y diseñó varios experimentos. Para ello utilizó un tubo de acero de cuatro metros en cuyo interior se provocaba la explosión de modo que dirigiera una onda expansiva muy direccional hacia el objetivo. La diana era una llama de un metro alimentada con una bombona de propano. En este primer vídeo se puede ver un adelanto del resultado:

"El cambio repentino de presión a lo largo de la onda expansiva, y el impulso posterior del aire detrás de ella, empujaron la llama hasta apartarla de su fuente de alimentación", explica Doig. "Tan pronto como la llama deja de tener acceso al combustible, deja de arder". la idea de Doig es aplicar esta estrategia a gran escala en un futuro para controlar incendios en zonas remotas del mundo. Si consigue apartar las llamas de las copas de los árboles, donde el fuego avanza a mucha más velocidad, conseguirá mantenerlo en el suelo, donde su avance se ralentizaría.

"El fuego se mueve muy rápido si alcanza las copas de los árboles", asegura Doig. "Si el fuego sigue ardiendo en la superficie del bosque, se mueve a una velocidad menor, lo que da a los servicios de emergencia un tiempo extra para llegar con sus bombas de agua y los equipos de extinción de extinción". Su idea es materializar el sistema lanzando un explosivo junto al incendio desde un helicóptero, que llegaría a zonas donde los equipos de tierra no llegan.

Los equipos de emergencia tendrían un tiempo extra para llegar al incendio

Hasta ahora, este método poco convencional de apagar fuegos con bombas solo se ha empleado en incendios de pozos petrolíferos, pero los cálculos de Doig le hacen pensar que se podría aplicar en otro tipo de situaciones. Y de esta manera ayudar a evacuar poblaciones que en el caso de estos incendios quedan muchas veces completamente desprotegidas.

Referencia: Fighting bushfires with explosives (UNSW)

--

Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba