BIOLOGÍA

Cómo 'cazar' ballenas desde el espacio

Un nuevo método permite identificar a los cetáceos con imágenes del satélite WorldView2 tomadas a 700 km de altura. Los científicos localizaron hasta 55 ejemplares de ballena franca en una extensión de 113 km2. El sistema podría servir para ayudar a la conservación de esta especie amenazada.

Imágenes de ballenas francas desde el satéite
Imágenes de ballenas francas desde el satéite Fretwell et al.

Si alguien le hubiera contado al capitán Ahab que un día podría perseguir a la gran ballena blanca desde el espacio, el personaje de Herman Melville le habría tomado por loco. Pero lo cierto es que el equipo de Peter Fretwell, del British Antarctic Survey, podría gritarle hoy día la famosa frase de "¡Por allá resopla!" mirando únicamente las imágenes del satélite.

En un estudio publicado esta semana en la revista PLOS ONE, Fretwell y su equipo han demostrado que han sido capaces de utilizar las imágenes de alta resolución del satélite WorldView2 para identificar hasta 55 ballenas francas y otros 23 objetos que podrían ser cetáceos. El análisis, mediante un software de detección automática y revisión manual, se basa en la inspección de un área de 113 km2 en las aguas argentinas de Golfo Nuevo, en Península Valdés, donde estos animales se reúnen para criar. Las imágenes del satélite están tomadas de una distancia de unos 700 km y no solo tienen una resolución de 50 cm, sino que gracias al análisis de la parte azul del espectro pueden visualizar una pequeña parte de lo que está sumergido bajo el agua.

El recuento de la población de ballenas sigue siendo un asunto algo impreciso para los biólogos que se dedican a su conservación. Hasta ahora, los métodos que se utilizan siguen siendo la visualización desde zonas de costa, desde barcos o desde aviones, pero resulta difícil determinar con precisión la cantidad de cetáceos que pueblan un área. En el caso que nos ocupa, los científicos fijaron su atención en esta zona de Argentina por la alta mortalidad de crías de ballena franca (hasta 420) que se han registrado en los últimos años, lo que indica que este ecosistema podría estar presentando algún tipo de problema o amenaza para la fauna marina.

Hacia 1920 la población de ballenas francas se redujo a 300 ejemplares

Los científicos aseguran haber elegido a las ballenas francas australes (Eubalaena australis) por los mismos motivos por los que los balleneros las eligieron como sus principales víctimas. Se trata de animales de gran tamaño, de hasta 15 metros de longitud, que nadan lentamente y a menudo por la superficie, especialmente las hembras cuando van acompañadas por sus crías y se las puede detectar con facilidad. La población de ballenas francas fue especialmente diezmada entre los siglos XVII y XX, hasta tal punto que se cree que en la década de 1920 llegaron a quedar únicamente 300 ejemplares. La población actual se estima en unos 155.000 individuos, que viven en el hemisferio sur del planeta y empiezan a reponerse de las encarnizadas persecuciones.

Pero la pregunta que lanzan los propios científicos en su estudio es: ¿cómo sabemos que eso que vemos en la imagen es una ballena franca? Para identificar a los animales, los autores siguen un triple criterio. En primer lugar el objeto debe tener el tamaño y la forma adecuadas (entre 5 y 15 metros de longitud), en segundo lugar, el objeto debe estar en una zona donde uno espera encontrar ballenas y, por último, que no haya otros objetos que se puedan llevar a confundirlos con un cetáceo. El peligro de confusión más frecuente es el que presentan las rocas que sobresalen de la superficie, grupos de aves que se arremolinan en torno a bancos de peces que provocan espuma y burbujas y embarcaciones. Para descartar todas estas  posibilidades, el equipo de Fretwell introdujo una serie de factores de corrección que limiten el número de falsos positivos.

El objetivo de los científicos es ahora establecer un protocolo que les permita conocer con más exactitud la relación entre número de ballenas detectadas y número de ballenas existentes en la población. Las herramientas para su búsqueda desde el espacio son cada vez más rpecisas y ya adelantan que la siguiente versión del satélite, el Worldview3, se lanzará este mismo año y tendrá una resolución aún mayor, de hasta 34 cm, por lo que la 'caza espacial' de ballenas de la próxima temporada puede ser aún más provechosa.

Referencia: Whales from Space: Counting Southern Right Whales by Satellite(PLOS ONE)

--

Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba