ASTRONOMÍA

El agua de nuestro Sistema Solar es más antigua que el Sol

Un equipo de astrónomos soluciona el rompecabezas del origen del agua del sistema solar. El análisis indica que el disco protoplanetario no fue suficiente para generar las cantidades de hielo presentes hoy día y que el agua tuvo que llegar de alguna manera desde el exterior.

Interpretación artística de la formación del sistema solar con agua exterior
Interpretación artística de la formación del sistema solar con agua exterior Bill Saxton, NSF/AUI/NRAO

Si uno se para a pensarlo, da hasta un poco de vértigo. El agua presente en nuestro Sistema Solar (no solo en la Tierra sino en los anillos de Saturno, en las lunas de Júpiter o la que corrió algún día por Marte) procede de algún lugar del medio interestelar, a muchos millones de años luz de nuestra estrella. Y es más, puede que algunos otros sistemas solares en el universo más cercano tenga la misma 'marca' de agua que nosotros.

La clave ha sido el análisis de la composición del hidrógeno en nuestro Sistema Solar.

Llegar a esta conclusión ha sido para el equipo de Lauren Cleeves como jugar a los detectives, un largo camino en el que acumular pistas de muy diverso tipo. Las posibilidades que se manejaban hasta ahora eran que el agua se hubiera formado dentro del propio disco protoplanetario que dio lugar al sol, o que éste hubiera comenzado con un aporte extra de hielo de alguna nube del frío espacio interestelar.

La principal y más importante pista que ha seguido el equipo de Cleeves, que publican su trabajo en la revista Science, está en los isótopos del deuterio, un isótopo del hidrógeno también conocido como ‘hidrógeno pesado’ porque tiene un neutrón.  Analizando la composición del hidrógeno en nuestro Sistema Solar, presente desde su formación y con una huella muy concreta, los científicos han hecho una serie de cálculos y simulaciones y concluyen que la formación del sistema solar no podría haber producido la cantidad de deuterio presente en el agua que sobrevivió a la formación del sistema solar, de modo que hubo de incorporarse de manera previa.

En este escenario, explican, lo que pudo ocurrir es que el disco protoplanetario que dio lugar al Sol entrara en contacto con estas nubes de hielo en la región interestelar y sobrevivieron a los violentos procesos que dieron lugar a la formación del Sol. Los astrónomos también creen que si este tipo de proceso es típico, debería producirse en otros muchos sistemas solares durante su formación.

Referencia: The ancient heritage of water ice in the solar system (Science)  

--

Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba