ARTE

El arte se ha hecho más colorido y brillante en los últimos 800 años

Un estudio con más de 9.000 cuadros de diez periodos históricos desde la Edad Media indica que las pinturas han ganado en contraste y complejidad.

Una de las tablas del análisis estadístico de las obras de arte
Una de las tablas del análisis estadístico de las obras de arte Jeong et al.

Los humanos llevan expresando sus ideas de forma plástica desde los tiempos en que pintaban bisontes en las cuevas. Estas pinturas están construidas con tres bloques fundamentales (puntos, líneas y planos) y el equipo de Hawoong Jeong se ha planteado qué ocurriría si sometemos a estas obras a un análisis estadístico desde una perspectiva temporal.

En un trabajo publicado esta semana en Scietific Reports los científicos han analizado cerca de 9.000 pinturas de diez periodos históricos diferentes que abarcan 800 años de historia del arte, desde la Edad Media hasta el arte de mediados del siglo XIX. El sistema les permite  analizar la evolución de los colores, las texturas y las técnicas y les lleva a la conclusión de que el arte occidental se fue haciendo más colorido y complejo a medida que nos acercamos a la actualidad, con mayores niveles de brillo y contraste en las obras.

La herramienta matemática permite distinguir la aparición de nuevos estilos pictóricos.

El estudio analiza la expansión de la paleta de colores desde el Medievo en Europa, un periodo en que se introdujeron todo tipo de nuevos pigmentos, y distingue la evolución posterior hacia obras más brillantes durante el Renacimiento, con la aparición de técnicas como el sfumato y el claroscuro. Lo interesante del asunto es que una herramienta matemática permite distinguir la aparición de nuevos estilos pictóricos, desde el barroco al romanticismo.

"Hemos descubierto que nuestras mediciones matemáticas describen cuantitativamente el nacimiento de nuevas técnicas de pintura y el incremento de su uso", escriben los autores. Para un mejor análisis estadístico, apuntan, se podrían utilizar herramientas más masivas, como el proyecto Google Art, que registra miles de obras de arte y podría ayudar a entender mejor cómo evolucionan las tendencias y qué pistas se pueden encontrar desde el análisis de los grandes datos. En cualquier caso, concluyen los investigadores, la intención es que este tipo de análisis ayude a cubrir el hueco que se ha abierto desde hace tiempo entre la ciencia y el arte.

Referencia: Large-Scale Quantitative Analysis of Painting Arts (Scientific Reports) DOI: 10.1038/srep07370

Ver también: Este algoritmo quiere ser crítico de arte (Next)

--

Next es la nueva sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba