Mi pequeño Salottino

El curioso caso de la administración de RTVE

La situación en la que ha quedado RTVE desde que el pasado mes de julio presentara su dimisión el entonces presidente, Albert Oliart, resulta de lo más curiosa y creo que no menos curioso es el hecho de que haya pasado un tanto inadvertida, sin destacable griterío político.

La Ley 17/2006, de 5 de junio, de la Radio y la Televisión de titularidad estatal, establece que la organización de la Corporación RTVE se regirá de conformidad con lo dispuesto en la legislación mercantil para las sociedades anónimas, pero con las especialidades establecidas en la propia del ente público. Además, la mencionada norma quiso que la administración y gobierno correspondiera a un Consejo de Administración, que desarrollará sus funciones de dirección ejecutiva ordinaria a través de su Presidente, que presidirá la Corporación RTVE.

Como es sabido, los miembros del Consejo de Administración son elegidos por las Cortes Generales, ocho por el Congreso y cuatro por el Senado; «de entre personas de reconocida cualificación y experiencia profesional», dice la misma Ley. Dos de los miembros del Consejo a elegir por el Congreso, lo son a propuesta de los dos sindicatos más representativos a nivel estatal con implantación en la Corporación, siendo el Congreso también quien designa, de entre los doce consejeros electos, al que desempeñará el cargo de Presidente de la Corporación RTVE y del Consejo. Designación que requiere una mayoría de dos tercios de la Cámara, con todo lo que esto conlleva.

La dimisión del singular señor Oliart y el transcurso de los acontecimientos posteriores hizo que hubiera que preguntarse por los supuestos de renuncias y vacantes, a cuyo efecto, señala el artículo 12 de la citada Ley 17/2006, que deberán ser cubiertas por las Cámaras, a propuesta de los grupos parlamentarios o de los sindicatos más representativos, según corresponda. Además, en relación a las disposiciones y régimen aplicable para el supuesto de «ceses», debe tenerse en cuenta que se establece un régimen especial de cese individual de consejeros y otro global de cese de todos los consejeros, a saber. Todos los miembros del Consejo de Administración deben cesar:

a) A causa de reducción obligatoria del capital social por pérdidas de conformidad con lo establecido en la normativa de sociedades anónimas.

b) Como consecuencia de pérdidas que reduzcan el patrimonio a una cantidad inferior a la mitad del capital social.

c) Si en la liquidación del presupuesto anual de la corporación RTVE se constata un empeoramiento del resultado presupuestado con una desviación igual o superior al 10% de la compensación aprobada por la prestación del servicio público; o la existencia de una desviación presupuestaria por exceso igual o superior al 10 % de las cifras aprobadas para el total de las dotaciones tanto del presupuesto de explotación como del presupuesto de capital, excluidos del cómputo del primero los impuestos y los resultados, y del segundo la variación del capital circulante.

Opción del administrador único

En los supuestos de cese del Consejo de Administración previstos en el apartado mencionado, establece la Ley que la Junta General de accionistas designará un administrador único al momento de la constitución de un nuevo Consejo de Administración elegido por las Cortes Generales. Es decir, para este último supuesto se prevé expresamente una posibilidad de nombramiento de un administrador único y cambio en el órgano de administración para hacerse cargo con la gestión del ente RTVE, pero la cosa se complica en caso de renuncia de la presidencia del ente público sin visos de acuerdo parlamentario de sustitución, o incluso en caso de renuncia de un número de consejeros suficiente como para dejar inoperante el consejo de administración.

Con la dimisión de Oliart, la duda se centra en si el régimen de elección del Presidente de RTVE establecido en la Ley 17/2006 podría, llegado el caso, sustituirse por las reglas de designación de presidente del órgano de administración conforme a la legislación mercantil. Es decir, si sería posible nombrar siquiera interinamente, un presidente o incluso de un administrador, desligándose así de la participación parlamentaria requerida en la Ley.

Me imagino que opiniones jurídicas habrá como colores a este respecto, pero la Ley 17/2006 nada dice con exactitud a este respecto y rectamente entendido, el régimen jurídico de RTVE a estos efectos poco o nada tienen que ver con el ordinario de las sociedades mercantiles, puesto que para RTVE se prevé un sistema específico de participación de las cámaras en el nombramiento del Presidente de RTVE como así lo indica el artículo 11.4 de la Ley 17/2006. Es decir, habida cuenta la especialidad de la norma, podríamos decir que el régimen de nombramiento de Presidente del Consejo de Administración no es sustituible por el ordinario de la regulación mercantil, sin que exista, además, habilitación normativa expresa para que el consejo de administración de RTVE nombre un presidente interino.

Comunicado del Consejo de Administración de RTVE

Ante el desaguisado creado con la dimisión de Oliart y la imposibilidad manifiesta de que los grupos parlamentarios consensuaran un sustituto por las mayorías establecida, el 20 de julio pasado, el Consejo de Administración decidió hacer público un curioso comunicado en el que se indicaba que la Presidencia del Consejo de Administración a los efectos de funcionamiento interno sería ostentada de forma rotatoria y mensual por los miembros del consejo; dejando claro al mismo tiempo que «sin perjuicio del respeto a la Ley y los Estatutos de la Corporación, el Consejo de Administración en pleno asume el control ejecutivo de la empresa, retoma las competencias delegadas en el Presidente y practicará todas las modificaciones normativas de carácter interno necesarias para garantizar el correcto funcionamiento de la Corporación». Tampoco solicitaba a los accionistas modificación alguna de los Estatutos sociales y confirmaba en sus cargos al Director Corporativo y a los directores de TVE y RNE.

Desconozco si los Estatutos de la corporación habilitan expresamente para una decisión de esta naturaleza, en cuyo caso resultaría impactante. Pero sea como fuere, este pasaje nos demuestra una vez más que vivimos en un lugar muy particular y no puedo sino concluir que este sistema de ¡! presidencias rotativas con carácter mensual ¡! en el seno del consejo de administración de un ente tan importante como RTVE, tal vez sea un homenaje a uno de los más ilustres periodistas patrios. Mariano José de Larra y su reflexión a cerca de la improvisación, arraigada en lo más profundo del carácter nacional español.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba