Mercado abierto

Para tocar el cielo…

Aena quiere tocar el cielo y para despegar, en lugar de un billete, necesita una confort letter (o eso nos quieren hacer creer). En países como Estados Unidos por ley esa carta de conformidad antes de una salida a bolsa la firma el propio auditor. En España es larga la lista de OPVs en las que el auditor abajo firmante también se responsabilizaba de dicha carta: caso de KPMG con las colocaciones de GrifolsDía y Vueling, de Deloitte con Corporación DermoestéticaLogista o Edreams,  o de PWC con Técnicas ReunidasAxiaRentaCorporaciónRovi… y podríamos seguir.

Otra cosa es que en la mayor salida a bolsa en España en más de una década se recurra al auditor histórico sin pasar por concurso. Yo que soy bien pensada creo que detrás de la que se ha montado con la salida a bolsa de AENA está la intención del ministro de Economía de dejar un expediente impoluto antes de irse a Bruselas (porque se iba ¿no?).

En el peor de los casos Aena se valorará en algo más de 6.000 millones de euros. En el mejor, en 8.200 millones

Dejo de lado la lucha de egos entre políticos y ministerios (Aena depende de Fomento, Economía parte el bacalao pero es Hacienda el que se lleva los cuartos (¡ay la política económica!) mientras Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica de Moncloa dice que no hay marcha atrás en la salida a bolsa. Claro que Nadal dice muchas cosas, como que el precio de la horquilla orientativa de la colocación (de 41,5 euros a 53,5 euros) “es el correcto”. Supongo que eso lo tendrán que decidir los inversores, los que al final acudan o no a la Oferta Pública de Venta de Acciones. Y tampoco creo que ellos estén muy pendientes de la polémica generada con PWC y la confort letter.

Digo yo que los inversores extranjeros estarán más preocupados por revertir la situación de pérdidas de 37 de los 49 aeropuertos en España (datos de 2013) y por la estrategia para reavivar la eficiencia y rentabilidad de los mismos. Otra cosa es que si se echase a atrás la mayor privatización desde finales del siglo XX en España, los internacionales (fondos de infraestructuras, por ejemplo) decidiesen irse con un billete a otro destino (que buscasen otras OPVs por el mundo, vaya). Y convengamos que la economía española no está como para perder pasajeros (de los de chequera).

En el peor de los casos Aena se valorará en algo más de 6.000 millones de euros. En el mejor, en 8.200 millones. Y, ¿qué hay del pequeño, del minorista? Todos queremos un aeropuerto a la vuelta de la esquina. ¿Quiere eso decir que también queremos todos acciones de AENA? Si al final se pide pista, que cada uno estudie lo que le cuesta tocar el cielo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba