Mercado abierto

El tamaño importa

Hay variables que importan más que otras. Y el tamaño es una de ellas. Y es precisamente el tamaño la primera gran incógnita del QE que este jueves podría desvelar el Banco Central Europeo. El mercado descuenta que Mario Draghi va a anunciar compras de deuda soberana por hasta 550.000 o incluso 600.000 millones de euros. Si se queda corto, podríamos ver en el mercado una caída de las bolsas y una subida del euro; si rebasa esa cantidad, el movimiento al alza del mercado podría prolongarse junto a la caída de la moneda europea. Como pueden leer, todo son “podrías”, porque con el mercado nunca se sabe, y con Draghi, tampoco (no sorprende tanto como el Banco Nacional de Suiza, pero en ocasiones nos ha cogido con el pie cambiado). El consenso de economistas apunta en una proporción de 70%-30% a que este jueves se anunciará un Quantitative Easing en la eurozona, así que no quiero ni plantearme cuál sería la reacción del mercado si no se produjese tal anuncio, porque a lo mejor hay promesa de QE pero sin QE… Pero sigamos con el tamaño. ¿Qué porcentaje de deuda soberana se comprará de cada país? Si seguimos la lógica de las proporciones, se compraría deuda de cada país en base a su peso en el PIB de la eurozona, es decir: un 10% de deuda de España, un 18% de la de Alemania… ¿Y tiene esto sentido cuando los bonos alemanes están en precios máximos?

El tamaño importa, pero no es lo único. Hay más incógnitas, a las que algunos llaman matices. ¿La deuda soberana la va a comprar directamente el BCE o la medida la ejecutarán los bancos centrales de cada país? Sepan que el balance del Banco de España asciende a 360.000 millones de euros, por lo que podría crecer hasta superar los 400.000 millones… Otra duda radica en el tipo de bonos que va a comprar, y es aquí donde los economistas apuntan a que adquirirá aquella que tenga grado de inversión (lo que dejaría fuera a la griega mientras esperamos a las elecciones de este domingo). Pero las dudas no acaban aquí. ¿Quién asume el riesgo ante un posible impago: el BCE o esos bancos nacionales? ¿Cuándo empezará a comprarse la deuda? Porque no se va a poner el dinerito encima de la mesa el mismo jueves, ¿verdad? Además, ¿el QE será solo para adquirir deuda de los países? ¿Estará condicionado?

El caso es que el dinero llegue al sistema y cree la sensación de riqueza suficiente (vía bolsa o vía crédito) como para que nos animemos a consumir, a gastar, a invertir

Una vez que resolvamos todas estas cuestiones (y eso parece que va a suceder el jueves) las preguntas continuarán: ¿los bancos darán más crédito una vez que hayan sacado de su balance los bonos? ¿Cuánto dinero ganarán las entidades en esa venta tras la espectacular subida del precio de muchos bonos en mercado? Y cuando el dinero llegue a la economía real, ¿generará inflación (medida por el IPC) como pretende el BCE? ¿Y si el dinero no va a crédito y va a los mercados financieros llevando a máximos históricos a índices bursátiles que todavía no lo están tal y como ha sucedido con Wall Street tras los sucesivos QE de la Reserva Federal? El caso es que el dinero llegue al sistema y cree la sensación de riqueza suficiente (vía bolsa o vía crédito) como para que nos animemos a consumir, a gastar, a invertir. No lo digo yo, lo dicen los economistas defensores de la política monetaria expansiva. Una política monetaria que hasta la fecha en la Europa del euro ha tenido más palabras que billetes, pero que ahora parece contar con el visto bueno, aunque sea a regañadientes, de una Alemania en la que ya circulan encuestas que aseguran que por primera vez en años los ciudadanos perciben una sensación de deflación.

Hace dos años y medio, Mario Draghi le dijo al mercado que haría todo lo que fuera necesario, y que sería suficiente. Pienso que fue suficiente porque ha permitido que los estados nos financiemos a tipos de interés históricamente bajos, pero fíjense, si dos años y medio después de aquella frase que encumbró a Draghi, estamos como estamos, es que algo no fue suficiente. Y el reproche no es hacia él.

Para crear inflación, para que fluya el crédito, para facilitar el crecimiento. Para eso se va a anunciar un QE el jueves, o eso descuenta el mercado. Pero para crecer, que es lo que me importa porque es así como se crea empleo, un QE no es suficiente. Lo sabe Draghi, que cada mes pide reformas estructurales a los países. Y confío en que el presidente del BCE lo repita el jueves, haya o no haya QE, porque súper Mario sabe que el tamaño importa, pero no es suficiente. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba