Mercado abierto

El dinero infiel

El Fondo Monetario InternacionaI nunca acierta. Quizás exagero, pero con esto quiero decirles que no se tomen sus previsiones económicas al pie de la letra porque en unos meses las volverá a revisar. Sirven de guía y es cierto que a modo de ejemplo gusta que para España se mejore el escenario (ahora el FMI apunta a un crecimiento de, 1,3% en 2014 y del 1,7% en 2015); pero poco más. La economía es cambiante y aunque el fondo use modelos econométricos para establecer sus previsiones, cualquier imprevisto puede dar al traste con ellas.

El sector pide prudencia y transmite el mensaje de que el caso de ébola no tiene porqué convertirse en una barrera de entrada para los extranjeros

A estas alturas desconocemos el impacto real que el caso de ébola detectado en España va a tener en las cifras de nuestro país. Es el turismo, junto a la automoción, uno de los sectores estrella este año en la economía española, de hecho vamos camino de cerrar un año récord en recepción de turistas extranjeros (más de 9 millones de entradas solo en agosto según Frontur). El sector pide prudencia y transmite el mensaje de que el caso de ébola no tiene porqué convertirse en una barrera de entrada para los extranjeros. El problema es que las empresas turísticas españolas bien saben que el turista es infiel por naturaleza, que quiere sol y playa, pero que si en España se va a exponer a algún riesgo, otras latitudes pueden ofrecer soluciones válidas para el tiempo de ocio.

De momento todo es ruido. Pero ruido molesto. Este martes se han desplomado en la bolsa española las empresas ligadas al turismo: aerolíneas como IAG, empresas de viajes como EdreamsOdiego y cadenas hoteleras como NH. Me he pasado toda la tarde del martes preguntando a expertos en mercados financieros si las caídas en bolsa obedecían al temor a que se extiendan los casos de ébola por nuestro país. Ha sido complicado encontrar unanimidad en la respuesta, porque cuando hablamos de bolsa, es habitual que alguien responda “a lo mejor ha sido solo una excusa para bajar”.

Yo creo que es todo muy sencillo: el turista es infiel ¿verdad? Pues creo que el dinero también. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba