Mercado abierto

La FED y la marchá atrás

Ya se habla de que en 2016, y casi en broma, de que nunca va a suceder. Por eso lo de la Reserva Federal parece una marcha atrás, y disculpen si el término les parece grotesco. Pero tantos meses preparando al mercado y telegrafiando los mensajes acerca de la conveniencia de normalizar los tipos de interés, para que al final no pase nada. Al menos de momento y a falta de dos reuniones más de la FED este año 2015.

Ya sabemos todos que el FMI acierta poco y a menudo llega tarde, pero sus previsiones económicas publicadas este martes tampoco ayudan a pensar en una normalización monetaria. Porque si bien dibuja un Estados Unidos con una tasa de paro por debajo del 5% el próximo año (dato que lleva al error según algunos economistas porque la bajada del paro también es reflejo de un descenso de la fuerza laboral), el FMI reduce la estimación de crecimiento para Estados Unidos en 2016 en dos décimas hasta el 2,8% y establece un IPC en el 1,1% (lejos del 2% que los bancos centrales se establecen como referencia).

No deja de ser curioso que en un mundo que cambia tan rápido, la Fed lleve ya 30 meses preparando su movimiento

No deja de ser curioso que en un mundo que cambia tan rápido, la Fed lleve ya 30 meses preparando su movimiento. El flujo de datos se multiplica por días, a las economía se les pide rapidez a la hora de aplicar reformas estructurales, la manera de hacer las cosas cambia hasta tal punto que los fabricantes de coches tienen en cuenta los comentarios en redes sociales antes de determinar el diseño del siguiente vehículo… Pero el banco central más importante del mundo, prepara el terreno desde la primavera de 2013 para dejar de estimular la economía y empezar a normalizar los tipos. 30 meses, que se dice pronto. ¿Se imaginan ustedes que Inditex tardara 30 meses en llevar a la tienda un producto demandado? ¿Se imaginan que Uber tardara 30 meses en llevar a un cliente al lugar demandado? Ya sé que no es lo mismo, pero si quieren me entienden. La Fed se lo ha pensado tanto, que cuando se dispone a hacerlo, van las economías emergentes y ensombrecen el escenario. El caso más llamativo es Brasil, país para el que el FMI pronostica una contracción del 3% este año y del 1% en 2016.

Ahora la duda es si por mantener su palabra (y también su prestigio y su independencia) la Reserva Federal va a seguir adelante con sus planes y empezará de una vez la normalización monetaria. O eso, o la marcha atrás después de 30 meses preparando el terreno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba