Mercado abierto

Empleo de calidad

“Datos, más datos” pedía el robot Jonnhy de la película Cortocircuito de 1986. Pues vamos con datos y después nos planteamos qué es y qué no es calidad. En el mes de noviembre los Servicios Públicos de Empleo registraron 1.385.351 contratos. Un 11,5% más que en el mismo mes de 2013. Hasta ahí bien. Ahora desglosemos. Los contratos indefinidos crecieron un 25% a 117.568 para suponer el 8,5% del total de contratos. Y el resto, 1.250.000 contratos, pues son temporales (de obra 427.586, temporales a tiempo parcial 423.515, y los eventuales ascienden a 316.665). Por desgracia los contratos de formación son residuales, 17.670.

Un empleo de calidad es más que un contrato indefinido: es, por ejemplo, un empleo en el que si te contratan por cuatro horas (indefinidas o no) no te hagan trabajar seis

¿Abrumado con tanta cifra? Pues ahora vamos a poner cara a los números: el de una prima, el del nieto que tiene dos hijas, el del sobrino, el del nuevo camarero del bar donde tomamos el aperitivo del domingo… Para ellos, ¿el contrato del mes de noviembre solo ha sido de calidad si ha sido indefinido?  Dice la ministra de Empleo Fátima Báñez que cada vez en España se crea más empleo de calidad porque se firman más contratos indefinidos. Eso es buenísimo. Claro que para esa prima, ese nieto, ese sobrino o para el nuevo camarero del bar también es importante el volver a incorporarse al trabajo, sentirse reconocido por un trabajo bien hecho, recibir un salario acorde con su actividad y formación, trabajar de facto por las horas por las que se le hace un contrato…

El Nobel de Economía 2010 Cristóbal Pissarides explicaba en Capital Radio este martes (en una entrevista con Alexandre Mato) que es importante que intentemos que los parados no estén en desempleo mucho tiempo para que no se conviertan en desencantados e incluso para que no acaben saliendo del mercado laboral oficial y dedicándose a actividades en negro. La calidad en el empleo también es eso, crear las condiciones propicias para evitar los parados de larga duración. Un empleo de calidad es más que un contrato indefinido: es, por ejemplo, un empleo en el que si te contratan por cuatro horas (indefinidas o no) no te hagan trabajar seis. Y ya de paso, un empleo de calidad también es el que crea una pequeña empresa después de haber comprobado que el trabajador es productivo. 

Es verdad que puede acomodarse y encadenar contratos basura que le ahorren el despido. Pero también es cierto que otra manera de procurar la calidad de un  mercado laboral consiste en abaratarle los costes de contratación a la empresa. Porque igual que cuando pensamos en parados o en recién contratados recordamos a una prima, al nieto que tiene dos hijas, al sobrino o al nuevo camarero del bar donde tomamos el aperitivo del domingo, cuando pensamos en empresas que contratan podemos poner rostro a personas que se deciden a montar una empresa e intentan levantar la economía. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba