Mercado abierto

Contamos ovejas

Cualquier noche de estas dejaré de contar ovejitas para entretenerme mientras intento dormir en medio de tanto calor y me pondré a contar Eurogrupos. Llevan ocho en tres semanas y este miércoles toca otro, esta vez telefónico, no vaya a ser que no se avance. Si somos benevolentes, que con estas temperaturas ya andamos bastante calientes, digamos que Tsakalotos (nuevo ministro de Finanzas de Grecia) lleva pocas horas en el cargo y se le puede perdonar lo de que este martes haya llegado con las manos vacías o con garabatos en servilletas, pero lo de Tsipras es para darle de comer aparte. Y si es verdad eso que dicen de que defiende su postura a capa y espada porque si no, su mujer le dice adiós, pues qué quieren que les diga, que se vaya a disfrutar del amor.

La bolsa de China ha bajado más de un 30% desde mediados de junio. Solo este martes, de las 1.106 empresas de la bolsa de Shanghai, cerca de 200 fueron suspendidas de cotización y a 650 empresas se les limitó la caída

La verdad es que Grecia empieza a no quitarme el sueño, si es que alguna vez lo hizo. China tampoco, pero su menor crecimiento económico y sus caídas en bolsa, me mantienen alerta. La bolsa de China ha bajado más de un 30% desde mediados de junio. Solo este martes, de las 1.106 empresas de la bolsa de Shanghai, cerca de 200 fueron suspendidas de cotización y a 650 empresas se les limitó la caída. En la bolsa Shenzhen, con cerca de 1.800 empresas cotizando, tan solo 16 cerraron al alza. Además una treintena de empresas han suspendido sus planes de salida a bolsa y no esperamos estrenos en el mercado en el corto plazo. El gobierno Chino ha puesto encima de la mesa medidas (como el compromiso de que desde algunos fondos o brokers se compren acciones) para sostener el mercado, pero la gran duda es si aquí hay algo más. La bolsa de China había subida tanto en los últimos 12 meses (de hecho había más que doblado su valor) que una gran corrección como la que vivimos ahora, no debería ser alarmante.

El problema y la duda es que la caída de la bolsa china esté anticipando algo más y que ese algo más sea un frenazo económico mayor a lo deseado. Sumen a esta incertidumbre que la calidad de las estadísticas de China no es la calidad que ofrecen en sus cifras los países que la occidentales (¿recuerdan que así empezó el problema griego?). La verdad es que siempre me ha llamado la atención que apenas dos semanas después de cerrar un trimestre, China ya publique los datos de PIB cuando en Estados Unidos se tarda un mes en ofrecer la primera lectura y el dato se revisa hasta en dos ocasiones.

La caída del petróleo en los últimos días obedece más a la desaceleración de China que a la incertidumbre sobre Grecia

Dicen los economistas que están encima del mercado, en el día a día, que la caída del petróleo en los últimos días obedece más a la desaceleración de China que a la incertidumbre sobre Grecia. China ha bajado en cuatro ocasiones los tipos de interés desde noviembre para ayudar a estimular el crecimiento, y tiene margen para seguir esa línea porque si de algo viene acompañado el menor crecimiento en el país es de menos tensión en los precios (la inflación medida por el IPC). Los más optimistas dicen que tenemos China para rato y que no exageremos la preocupación. “Ni siquiera han empezado a fabricar dinero como la FED o el BCE” me dicen unos. “China se está transformando en una economía de servicios, y eso tendrá sus consecuencias y ya no será la China de antes”, me explican otros. Como les decía, China no me quita el sueño. Pero nunca se sabe, como con los Eurogrupos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba